10 escenarios de cine para conocer Aragón

Te traemos 10 escenarios de cine con los que podrás conocer Aramón. ¡Algunas localizaciones te van a sorprender!

El Pirineo Oscense bien podría ser el escenario de la próxima batalla en el norte de Juego de Tronos. Y el desierto de los Monegros podría encajar sin temor a fallos de raccord en una futurible revisión de Lawrence de Arabia. Aragón es, sin duda, un escenario de cine. Los Pirineos, los Monegros o el castillo de Loarre son algunos de los lugares que han servido ya de set de rodaje para cine nacional e internacional. Sólo en la provincia de Huesca se han rodado en los últimos dos años una veintena de producciones, mientras profesionales de Hollywood recorren Aragón en busca de localizaciones para sus películas. Pero, ¿qué es lo que cautiva tanto a productores y estrellas de cine? Repasamos 10 escenarios de cine que nos enamoran en Aragón.

El castillo de Loarre saltó a las pantallas de cine internacional en 2004 gracias a la película “El Reino de los Cielos”, de Ridley Scott. El cineasta británico transformó la fortaleza en una auténtica ciudad medieval, en la que Orlando Bloom forjaba su espada y su ira. ¡No spoiler!

¿Sabías que el equipo de “Palmeras en la Nieve” cayó rendido antes los encantos de  Bielsa? La película, de Fernando González Molina, basada en el best seller de la escritora Luz Gabás, relata la historia de amor e intriga que protagonizan Mario Casas y Adriana Ugarte.

Los monegros

En los Pirineos también se han rodado escenas de “Kamikaze”, que convirtió Los Llanos del Hospital en un aeropuerto ruso (2014); “De tu ventana a la mía”, rodada en Canfranc (2011); o “Que se mueran los feos”, que llevó a los actores Javier Cámara y Carmen Machi hasta Hecho o Ansó.

En este repaso de cine, no puede faltar referencia a “La Vaquilla” (1985) de Luis García Berlanga, rodada en Sos del Rey Católico “La Vaquilla”. El municipio ha convertido esta película en una de sus señas de identidad recordando el rodaje con la colocación de doce sillas que señalas los escenarios principales del filme.

El Monasterio de Veruela se puede ver en varias escenas de “Los Fantasmas de Goya”, de Milos Forman (2006). Imaginarse al director checo paseando por el cenobio del monasterio con Javier Bardem y Natalie Portman esperando órdenes es todo un lujo.

El británico Ken Loach prefirió Mirambel para recrear en 1994 la Guerra Civil española en ‘Tierra y Libertad’. Ian Hart y las españolas Rosana Pastor e Icíar Bollaín eran las protagonistas de esta coproducción británica, española, italiana y alemana.

Hasta Belchite llegó el ex Monty Pyton, Terry Gilliam para rodar ‘Las aventuras del barón Munchausen’, en 1988. La localidad vivió un despliegue cinematográfico sin precedentes, muy similar a la locura desatada a finales de los 50 durante el rodaje de ‘Salomón y la reina de Saba’ en Valdespartera. ¡Yul Brynner y Gina Lollobrigida no eran para menos!

Castillo de Loarre

Después de todo esto, ¿te sorprendería saber que James Bond también ha estado en el Pirineo oscense? Una de las persecuciones aéreas de ‘El mañana nunca muere’, dirigida por Roger Spottiswoode, sobrevoló en 1997 la mágica pirámide del macizo de la Maladeta.

Rutas de cine y localizadores de Los Ángeles

Aragón apuesta por el cine. Lo demuestran las últimas noticias relacionadas con iniciativas para promover sus escenarios naturales como escenarios de cine y dar a conocer su riqueza y valor paisajístico. El proyecto Film-set, impulsado por la Universidad de Zaragoza, busca promover el turismo en Aragón a través de cinco películas seleccionadas en el proyecto: La vaquilla, De tu ventana a la mía, Jamón, Jamón (1992, rodada en los Monegros por Bigas Luna), Tierra y Libertad y El reino de los cielos.

Además, en octubre del pasado 2016, dos especialistas en localizaciones de Los Ángeles recorriendo los principales enclaves naturales de Aragón en busca de un acuerdo de colaboración con la Aragón Film Commission, del que por el momento no han trascendido resultados. Lo que sí sabemos es que es difícil que el Monasterio de Piedra, el Castillo de Loarre, los Monegros, la Estación de Canfranc o el Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido no haya arrancado un suspiro de admiración a los ilustres visitantes como antes lo hicieron a los mismísimos Ken Loach, Milos Forman y Ridley Scott.