Valencia en Fallas: guía para disfrutar al máximo de tu visita

Te traemos una guía de las Fallas de Valencia para aprovechar al máximo tu visita a la ciudad ¡descúbrela con Goodyear!

Cuando, en el siglo XVIII, los campesinos apilaban trastos combustibles y los incendiaban en altas piras para festejar la llegada de la primavera en la víspera de San José, nadie podía suponer que, en el año 2016, las Fallas de Valencia serían declaradas Patrimonio Inmaterial Cultural de la Humanidad por la UNESCO. Este año será la segunda edición que se celebre bajo el aura de esta importante distinción universal. El 25 de febrero comenzaron oficialmente las celebraciones con el acto de la Crida, en el que la Fallera Mayor invitó a locales y turistas a asistir a las Fallas. Este año, el título de Fallera Mayor recayó en María del Rocío Gil Uncio, y Daniela Gómez de los Ángeles la acompaña representando a la categoría infantil.

¿Alguna vez te has preguntado quién fue la primera mujer fallera? La primera Miss España, Pepita Samper se convirtió en 1929 en la imagen representativa de las Fallas, aunque bien es cierto que por aquel entonces el título de Fallera Mayor todavía no se utilizaba. De origen valenciano, fue la primera mujer en vestirse con un traje tradicional de labradora, confeccionado a medida para la fiesta. Lo que sirvió de precedente para los modelos que utilizaron las falleras que le sucedieron a lo largo de los años y hasta nuestros días. Hoy en día su traje forma parte de una extensa colección que puede verse en el Museo de la Ciudad de Valencia.

Consejos para las fallas

En 1931 se organizó por primera vez un certamen oficial en los jardines del Real de Valencia con la finalidad de elegir a la representante de las Fallas. Por votación popular, el título de Reina Fallera se otorgó a Ángeles Algarra y junto a ella se nombraron once bellezas falleras. Cuando al año siguiente comenzó a gobernar el mando republicano, al parecer no le gustó demasiado el título de “Reina Fallera”, que pasó a denominarse “belleza fallera”, eligiéndose entonces dos mujeres adultas (Cruz Robles y Consuelo Cariñena), en lugar de una adulta y otra infantil como en la actualidad. Pero no fue hasta 1933 cuando por fin se impuso de forma oficial el título de “Fallera Mayor de Valencia”, que fue concedido a Leonor Aznar Carceller. Para la categoría infantil hubo que esperar hasta 1980 cuando Laura Carsí Vaello se convirtió en la primera fallera mayor de esta categoría.

¿Cuándo se celebran las Fallas? Aunque los días grandes comprenden del 15 al 19 de marzo, ya en las semanas previas hay una gran actividad, con actos como el de la Mascletá, el espectáculo pirotécnico más famoso de las fiestas, del que podrás disfrutar todos los días en la Plaza del Ayuntamiento a las 14 horas.

¿Sabías que las fallas estuvieron a punto de desaparecer? Ocurrió en 1885 a petición de un concejal del Ayuntamiento, que consideraba que estas celebraciones eran “impropias de una capital seria y de primer orden”. Como medida restrictiva, se fijó una licencia de 60 pesetas para instalarlas, aunque dos años más tarde se rebajó a 10 pesetas, consiguiendo que cerca de una treintena de comisiones participaran en las fiestas.

Valencia en Fallas

¿Y qué ocurrió durante los años de la Guerra Civil? La celebración de las Fallas quedó suspendida hasta que finalizó la contienda en 1939. Sin embargo, en 1937 sí se plantaron fallas, aunque con fines propagandísticos por parte de ambos bandos. El bando franquista eligió Toledo como escenario para defender su ideología a través de un monumento que representaba el Miguelete junto a un monstruo con los símbolos comunistas y en actitud desafiante, en contraposición a los símbolos franquistas que velaban por la seguridad de la ciudad. La idea surgió a iniciativa del delegado de Prensa y Propaganda del Sindicato Español Universitario de Toledo, Juan López Ayllón, con la intención de expresar que los republicanos eran ese monstruo que amenazaba a la ciudad de Valencia, representada por la figura del Miguelete.

La tradición ha cambiado a lo largo de los años hasta nuestros días pero de lo que no hay duda es que este es el mejor momento para visitar la bella ciudad de Valencia y vivir una de las mejores fiestas de España.

Sigue nuestros consejos para vivir las fiestas como un auténtico valenciano

Ponte calzado cómodo

Más de 800 monumentos de cartón piedra se plantan en distintos barrios de la capital del Turia. A eso hay que añadirle fuegos artificiales, desfiles, mascletá… en definitiva, fiestas que comienzan durante el día pero que seguramente terminan prolongándose más de lo esperado. Si quieres disfrutar de la esencia del espectáculo de las Fallas de Valencia, prepárate para caminar de lo lindo. Elige un calzado cómodo y lánzate a la calle a vivir la fiesta con pasión para que el dolor de pies no te arruine la experiencia.

Haz una ruta en coche por las Fallas de los pueblos de la provincia

Aunque las Fallas de Valencia son las más conocidas – no sólo a nivel nacional, sino también internacional – las fiestas en honor a San José también se celebra en otras poblaciones de la provincia, y la región.

Conduce y conoce pueblos tan bonitos como Játiva – donde las Fallas se vienen celebrando desde 1865 -, Gandía, Sueca, Alcira o Torrente. Si quieres hacer algunos kilómetros más, en la provincia de Castellón encontrarás Fallas en Benicarló, Burriana, Almenara y Vall de Uxó, mientras que en Alicante el fuego y la música toma las calles de Denia, Calpe, Elda, Pego y Benidorm.

Eso sí, cuando regreses a Valencia, aparca el coche y no lo vuelvas a tocar hasta que tengas que marcharte a casa. Es una locura intentar conducir por la ciudad durante estos días de fiesta, con una gran cantidad de vías principales y céntricas cortadas al tráfico.

Visita las fallas

Los artistas falleros son unos maestros de la ironía y el cinismo más puro. Sus monumentos, coloridos y bellos, retratan, de una manera ingeniosa, la actualidad política, social y deportiva regional, nacional e internacional.

Las fallas infantiles se plantan la mañana del día 15 de marzo, mientras que las demás estarán listas el día 16. Tendrás cuatro días para recorrer las calles de Valencia y admirar su belleza. Lo cierto es que da pena que tanto arte vaya a ser consumido por las llamas en la noche de San José.

Ninots en Valencia

Desfiles y pasacalles

Durante los días de Fallas, las calles de Valencia se llenan de alegría. Con la extensa programación de festejos que se organizan para estos días, no tendrás tiempo para aburrirte. No te pierdas los desfiles que, este año, comienzan tan pronto como el 3 de marzo, con la famosa y divertida Cabalgata del Ninot.  En ella, las distintas comisiones falleras deciden satirizar un tema político o social (suele ser regional o nacional) y se disfrazan como si fueran ninots de una falla viviente. Carrozas totalmente tuneadas les acompañan en uno de los desfiles más divertidos de las Fallas de Valencia que se celebra desde el año 1935, aunque hubo un parón durante la Gerra Civil. El recorrido comienza en la Glorieta y discurre por la calle de la Paz, continuando por San Vicente, la plaza del Ayuntamiento y Marqués de Sotelo hasta llegar al final a la calle de Xàtiva.

La ofrenda de flores – dividida en dos partes, los días 17 y 18 de marzo – a la Virgen de los Desamparados, la Cabalgata del Foc – el día 19 de marzo -, la Cabalgata Folclórica Internacional, los pasacalles musicales mañaneros que intentan despertar a los que lo dieron todo la noche anterior… Claramente, las Fallas de Valencia se viven en la calle.

Siente la mascletà

Desde el día 28 de febrero y hasta el 19 de marzo, los valencianos y turistas tienen una cita diaria – a las 2 de la tarde – en la plaza del Ayuntamiento de Valencia. La mascletà es un espectáculo de pólvora que puede ser interpretado de muchas maneras. A los profanos les parecerá una sucesión de sonidos de gran intensidad destinada a reventar los tímpanos a los espectadores, como castigo por haberse entregado al desenfreno de la fiesta.

Pero para un oído experto, la cosa cambia. La mascletà es arte. La cadencia e intensidad de las explosiones que sacuden los cimientos de la plaza, están metódicamente calculadas por la pirotecnia de turno. Se trata de una sinfonía que sientes a través de todo tu cuerpo. Las vibraciones traspasan la piel y sacuden tu corazón. Para entenderlo, hay que vivirlo.

Disfruta de la gastronomía valenciana

Con tanta fiesta, tanto caminar y tantas emociones, tendrás que reponer energías debidamente. Para ello, tienes la suerte de encontrarte en una tierra bendecida por una estupenda gastronomía.

Infinitas variedades de arroces – preferiblemente, cocinados a la leña -, pescados del Mediterráneo, frescos productos de la huerta valenciana y dulces típicos, como los fartons con horchata o los buñuelos con chocolate. Como ves, hay mucho donde elegir.

Puedes probar estos manjares en buenos restaurantes, como La Cigrona o Casa Carmela, o el mítico Mercado Central de Valencia. El Mercado Central es un edificio histórico de principios del siglo XX en el que encontrarás la mejor calidad en sus productos frescos. Además, puedes tomarte algo allí mismo, por ejemplo, en la barra del Central Bar, del famoso chef Ricard Camarena.

Valencia paella

Mézclate con la gente local

Este es un consejo aplicable a cualquier fiesta o evento al que asistas: siempre se vive mejor si lo haces de la mano de un local. Los valencianos son amables y abiertos y te harán sentir como uno más. Habla con ellos en los bares o desfiles y deja que te muestren sus fiestas desde dentro.

Asiste al espectáculo de los fuegos artificiales

El bonito paseo de La Alameda será el lugar al que deberás acudir las noches del 16 al 19 de marzo para presenciar el gran espectáculo pirotécnico que allí tendrá lugar. El paseo se extiende desde los Jardines del Real hasta la Plaza de Zaragoza, bordeando la orilla norte del Jardín del Turia, la mejor zona verde cercana al centro de Valencia.

Los cielos se llenarán de colores con nocturnidad y alevosía. El horario varía cada día, entre las 12 de la noche y la 1.30 de la madrugada.

Emociónate con la Cremà

La noche del 19 de marzo, a partir de las 12 de la noche, llega el momento cumbre de las Fallas de Valencia: la Cremà. El trabajo de todo un año es consumido por las llamas purificadoras y las lágrimas asoman a los ojos, no sólo de las Falleras, sino de todos los valencianos y aquellos visitantes que han vivido las fiestas con emoción.

La intensidad de tantos días llega a su cénit para dejar al cuerpo con un cansancio físico que ha podido superar debido a la alegría del espíritu y el sinfín de estímulos que suponen las Fallas de Valencia.

Después tendrás que descansar días para reponerte, pero siempre podrás decir que viviste como un local una de las mejores fiestas de España.

The following two tabs change content below.
David Escribano de
David Escribano es un redactor de viajes freelance que trabajó durante años en fondos de inversión antes de descubrir su verdadera vocación. Ha realizado viajes de larga duración por los cinco continentes, contándolo en Viajablog desde el 2007. Colaborador habitual en Skyscanner y Rumbo y ocasional en Ocholeguas, se declara como un enamorado de África y los viajes improvisados