Feria de Albacete: consejos para disfrutarla al máximo

Se acerca la Feria de Albacete, y aquí te ofrecemos algunos interesantes consejos para que puedas disfrutarla al máximo

Llega el mes de septiembre y con él, el fin del verano. Parece que una ola de melancolía se apodera de nosotros y, según la edad que tengas, te da por escuchar canciones tipo “El final del Verano” del Dúo Dinámico, “El 7 de septiembre” de Mecano u otra triste balada de algún cantante que esté ahora de moda.

Pues no. ¡No hay que estar triste! La recta final del verano trae consigo dos fenómenos que debes acoger con la máxima alegría: la bajada de las asfixiantes temperaturas y la Feria de Albacete.

Sí, están muy bien las ferias de Sevilla, Málaga, San Isidro, las fiestas del Barrio de Gracia, pero te confieso un secreto: no hay fiesta mejor en España que la Feria de Albacete.

El efecto positivo de la misma se multiplica por el hecho de que nadie se lo espera. Cuando el viajero escucha “Albacete”, le suele venir a la mente imágenes de una meseta calurosa en verano y gélida en invierno, navajas, Miguelitos y poco más. Pues bien, te voy a descubrir el tesoro que guarda Albacete (a parte de su gente, que es excepcionalmente amistosa).

Un poco de historia y datos de la Feria de Albacete

La Feria de Albacete tiene una gran solera, teniendo el honor de figurar en la lista de las más antiguas de España. Declarada Fiesta de Interés Turístico Internacional, tiene lugar cada año entre el 7 y el 17 de septiembre, en honor a la patrona de la ciudad: la Virgen de los Llanos.

El recinto ferial donde se celebra se construyó en 1783, pero se tienen noticias de ferias anuales – de ganadería y comercio, principalmente – desde las primeras décadas del siglo XIII.
Desde ese año 1783, la Feria de Albacete se ha venido celebrando en el mismo recinto.

El recinto de la Feria de Albacete fue construido con un claro estilo arquitectónico manchego de la época. Consta de un círculo central – conocido como “La Sartén” – rodeado de una serie de círculos concéntricos – “Los Redondeles”-, en los que encontrarás de todo: puestos de artesanía, bares de marcha, lugares de tapeo, casetas institucionales, etc.

Sin embargo, el símbolo más emblemático del recinto ferial es su Puerta de Hierros. De estilo mudéjar, su apertura el día 7 de septiembre a las 12 de la noche marca el inicio de la Feria de Albacete.

Por último, si todo esto te suena a chino y nunca has conocido a nadie que te mencionara la Feria de Albacete, te dejo un dato bastante esclarecedor: el año pasado 2,7 millones de personas visitaron la ciudad durante la Feria. El núcleo urbano de Albacete tiene una población de 220.000 habitantes. No hay más preguntas, señoría.

Virgen de los Llanos

Fotos: web Albacete Turístico

Consejos para vivir la Feria de Albacete al máximo

La Feria de Albacete es una fiesta popular apta para todos los públicos. En ella encontrarás desfiles tradicionales, bandas de música, actos culturales y deportivos, atracciones para los más pequeños, gastronomía espectacular, marcha sin fin, conciertos…

Para conseguir aprovechar un poco de todo, necesitarás dos cosas: mucho aguante y esta guía.

Asiste a la apertura oficial de la Puerta de Hierros y la Cabalgata de la Feria

Aunque mucha gente comienza a ponerse “nerviosa” con el pregón de la Feria el día 6, el inicio oficial de la Feria de Albacete es el día 7 de septiembre a las 12 de la noche, cuando se abre la Puerta de Hierros y se lleva a la Virgen de los Llanos a su capilla situada en el recinto ferial, desde la que presidirá los 10 días de fiesta.

La Virgen parte de la Avenida de España hasta llegar a la Puerta de Hierros,  y durante el camino está acompañada de una colorida comitiva compuesta por algo más de un centenar de carrozas, charangas, manchegas y manchegos ataviados con sus trajes típicos y bandas de música. La gente se va pasando botas de vino y platos de comida. ¡Ya ha empezado la fiesta!

Recinto ferial

Fotos: web Albacete Turístico

Intenta visitar la Feria de Albacete entre semana

Este consejo es totalmente vital.

Cada año que pasa, la Feria de Albacete es más conocida y recibe mayor número de visitantes. La mayoría de ellos la visita durante los días del fin de semana, haciendo que sea casi imposible moverte por el recinto ferial. Además, las esperas para poder degustar comidas y bebidas serán bastante más largas (tanto dentro como fuera del recinto ferial), estando la mayor parte de los restaurantes de la ciudad completamente reservados.

Yo hace años que solo voy a la Feria de Albacete entre semana. La diferencia es más que notable.

Encuéntrate con tus amigos en el Pincho

Coronando la parte superior de la gran puerta central de la Puerta de Hierros, se encuentra el Pincho de la Feria.

A pesar de que, casi cualquier día de Feria, esa zona está atestada de gente, sigue siendo el punto preferido por los grupos de amigos para quedar. Una bella incongruencia que crea tradiciones.

Queda ahí con tus amigos y amigas y, si no los encuentras, siempre puedes unirte a otro grupo y hacer nuevas amistades. ¡Son todo ventajas!

Recinto ferial

Fotos: web Albacete Turístico

Visita los puestos de artesanía

En el segundo anillo del recinto ferial encontrarás una buena cantidad de puestos de artesanía donde podrás comprar distintos artículos decorativos, recuerdos y, cómo no, las famosas navajas de Albacete. La cuchillería es excepcional aquí.

Móntate en los “cacharros”

Los “cacharros”, así es como llaman en Albacete a las atracciones típicas de las ferias. Aunque suelen ser los favoritos del público más joven, también hay adultos que los disfrutan.

Las mejores vistas del recinto ferial las conseguirás subiéndote a la gran noria que hay junto al mismo.

Disfruta de los conciertos

Durante la Feria de Albacete podrás asistir a distintos conciertos. Lo normal es que acudan bandas nacionales de primer nivel, de estilos rock, indie y pop. El escenario se encuentra en la zona conocida como los Ejidos de la Feria, situada justo fuera del recinto, en su parte derecha (antes era conocida como Carpa Rock).

Aliméntate bien y a menudo

Cada día de la Feria de Albacete puede ser eterno. Uno se va siempre con la sensación de que allí los días duran más de 24 horas y se ha pasado en el recinto ferial días sin salir. Es una especie de embrujo, un efecto agujero negro que se produce por la confluencia de dos poderosas fuerzas que mueven el mundo (sobre todo el de las ferias): diversión y gente espectacular.

Por ello, si quieres aguantar bien tantas horas, es necesario que te alimentes bien. Elementos no te van a faltar: gambitas con caña de cerveza, forro, oreja, morcillas, berenjenas de Almagro, chorizos… Encontrarás todo esto y más en las casetas repartidas por los distintos “redondeles”.

Miguelitos

Tómate un Miguelito de la Roda con sidra y café

A estas alturas de la vida, pocas personas que hayan recorrido las carreteras de La Mancha no conocen lo que son los Miguelitos de la Roda. Se trata de unos pequeños pasteles de hojaldre rellenos de crema pastelera y espolvoreados con azúcar glasé. Ahora también los rellenan con chocolate y ambos entran solos.

Después de comer, es típico tomarse unos cuantos, acompañados de un vaso de sidra y/o café. En el anillo central del recinto ferial (“La Sartén”), los podrás encontrar en cualquier caseta.

Tómate unos mojitos en el Templete y comienza a bailar en el Ateneo

Tras la comida y los Miguelitos de la Roda regados con sidra, llega el momento de comenzar con los mojitos. La gente elige sus casetas y bares de la Feria, pero al final, lo cierto es que prácticamente están todos comunicados.

En el Templete – la sartén central del recinto – ves pasar los mojitos en cadenas sin fin y después a comenzar los bailes, copas y flirteos en el Ateneo.

Templete feria Albacete

Fotos: web Albacete Turístico

Acaba la fiesta en las carpas de La Cuerda

Así como la parte derecha del exterior del recinto ferial sirve de sede al escenario de conciertos, en la parte izquierda encontrarás la zona conocida como La Cuerda.

Aquí es donde se instalan las enormes carpas que hacen las veces de pubs/discotecas ambulantes.

En ellas escucharás música comercial, te tomarás tus copas (o no) y bailarás, si así lo deseas, hasta el amanecer. La mayoría suelen cerrar sus puertas sobre las 7 de la mañana.

Recupera lo que puedas

Si en las carpas de La Cuerda apagan la música a las 7 am y las vaquillas comienzan a correr a las 10 am, echa cuentas.

En la Feria de Albacete la gente no conoce el significado de la palabra “descanso”. Yo hace años que decidí ir un solo día, visto que mi físico ya no daba para más y lo daba todo en 24 horas. Si eres de los que quiere vivir la Feria al máximo, te recomiendo que intercales algunas horas de descanso aquí y allá.

Si no quieres y aun así eres capaz de llegar con fuerzas hasta el final, házmelo saber y te presento a unos buenos amigos que tengo en Albacete. Serás digno de disfrutar la Feria con ellos. Todo un honor. Mae mía.

The following two tabs change content below.
David Escribano de
David Escribano es un redactor de viajes freelance que trabajó durante años en fondos de inversión antes de descubrir su verdadera vocación. Ha realizado viajes de larga duración por los cinco continentes, contándolo en Viajablog desde el 2007. Colaborador habitual en Skyscanner y Rumbo y ocasional en Ocholeguas, se declara como un enamorado de África y los viajes improvisados