Dónde vivir la fiesta de Moros y Cristianos

Descubre con Goodyear los mejores lugares para vivir la gran fiesta de Moros y Cristianos. ¡Elige tu destino favorito!

Durante el verano y el principio del otoño se celebra en nuestro país una de las fiestas más antiguas y más reivindicativas de nuestro país: la de Moros y Cristianos. Una representación teatral que según la localidad se realiza de un modo distinto pero que tiene un punto en común: rememorar la expulsión de los árabes de la península ibérica.

Fue en el año 711 en que los árabes tomaron casi por completo la conocida entonces como antigua Hispania, convirtiéndola en un califato árabe, el califato Omeya. No sería hasta el año 722 (cuando Don Pelayo liberó Asturias de los moros) en que se comenzó la que hoy conocemos como Reconquista y que tuvo su fin en el año 1492, coincidiendo con el final de Reino Nazarí en Granada. Sin duda una fiesta de un gran carácter histórico que se viene celebrando desde el siglo XVII, y que nos permite hacer una ruta espectacular por parte de la península ibérica. Son Valencia y Alicante las localidades que más celebran esta festividad y tres los lugares en los que ha sido declarada Fiesta de Interés Turístico Nacional. ¡Poneos vuestras mejores galas porque nos vamos de Reconquista!

Villajoyosa (Alicante)

La fiesta de Moros y Cristianos se celebra del 24 al 29 de julio coincidiendo con las fiestas en honor a Santa Marta. Declarada Fiesta de Interés Turístico Nacional en el año 2003, tiene lugar desde hace más de 250 años. En esta fiesta se recrea la batalla en la que los berberiscos atacaron la ciudad en el año 1538. Es una de las batallas más espectaculares porque no sólo se realiza su teatralización en tierra, sino también en el mar, recreando la lucha naval y el posterior desembarco de las tropas berberiscas que, finalmente, fueron repelidas por los habitantes de la localidad. La noche del 28 de julio se rememora dicha batalla y el espectáculo de luces y fuegos sobre el mar resulta sobrecogedor. Al amanecer se recrea la cruenta batalla que tuvo lugar en la orilla.

Imprescindible asistir el día 25 a la entrada de las tropas cristianas en la localidad. Si quieres asistir a la entrada de las tropas moras, podrás hacerlo el día 26 a partir de las ocho y media de la tarde. En ambos días, las tropas desfilan por toda la localidad mostrando sus ricos ropajes y sus espectaculares armas. El día 27, a partir de las seis de la tarde, se puede ver el embarque de los festeros que representan piratas, corsarios y pescadores que fueron a la lucha, y el día 28 a partir de las tres de la madrugada el desembarco y posterior batalla. Una fiesta digna de presenciar. Si realizas el viaje en familia, te recomendamos una ruta por Alicante en la que podrás disfrutar de lo mejor de la provincia.

Moros y Cristianos en Villajoyosa, playa

Cocentaina (Alicante)

La fiesta de Moros y Cristianos se celebra del 11 al 14 de agosto coincidiendo con las fiestas en honor a San Hipólito Mártir. Declarada Fiesta de Interés Turístico Nacional, se celebra desde el año 1766 y rememora la reconquista de la comarca del Comtat de mano de los árabes. Comenzó siendo una celebración sencilla, con una misa en honor a la Virgen, que se dató, según los libros de la localidad, en el año 1695 hasta la actualidad, en la que los desfiles de las tropas por las calles de la localidad y las batallas resultan impresionantes. Desfilan en la localidad varias comparsas, cuya aprobación y salida pasa primero por la Federación Junta de Moros y Cristianos, una comitiva que utiliza las leyes ‘festeras’ que ya se habían escrito en la localidad en el año 1887 bajo el nombre de ‘Costumbres y Pautas de Conductas Festeras’.

El cartel resulta impresionante: el viernes 12 se realiza la presentación y desfile de las ‘filaes’ que termina en una tradicional comida denominada la ‘Nit de l’Olla’, un plato compuesto por arroz, judías blancas, tocino, pencas y costillas de cerdo. El sábado 13 se realiza la Embajada del Contrabando, una representación que recuerda las palabras que se dirigieron maseros y contrabandistas antes de que estos últimos pudieran entrar en la localidad para luchar contra los moros. A partir de las ocho de la tarde se realiza la entrada oficial de las tropas moras y cristianas. El domingo se suceden numerosos desfiles tanto por el día como por la noche y es el día 15 de agosto, el denominado Día de Alardo, cuando se representa la rendición mora ante del capitán cristiano. Imprescindible asistir a la Embajada de los Tomates, a las dos de la tarde, en donde las diferentes tropas o ‘filaes’ se declaran la guerra que inician a tomatazo limpio.

Si después de tanta fiesta lo que necesitas es descansar te aconsejamos que vayas a las numerosas playas de la zona, que se encuentran entre las más visitadas de España.

Benamahona (Cádiz)

Del 4 al 7 de agosto, Benamahona se engalana para celebrar sus fiestas de Moros y Cristianos en honor a San Antonio de Padua. Estas fiestas cobran especial importancia en la localidad porque la zona era la frontera natural del reino nazarí de Granada. Tiene también la particularidad ser la fiesta que se celebra más al occidente de la península ibérica. Los desfiles de las tropas moras y cristianas por la localidad resultan impresionantes y más todavía la representación de la lucha cuerpo a cuerpo entre los contrincantes. Como en casi todas las localidades, son las tropas moras las que parten con ventaja, quedándose en este caso en su poder con la figura del San Antonio de Padua. Tras dos días de lucha, las tropas cristianas no sólo recuperan a su santo sino que obligan a las tropas moras a rendirse.

Si realizas el viaje con niños disfrutará de las luchas entre las tropas infantiles que se realizan por las mañanas. El último día, tras la tediosa batalla final, en la que el capitán cristiano castra, simbólicamente al capitán de las tropas árabes, hay una degustación gratuita de la mejor gastronomía de la localidad. Si esta batalla te  ha abierto las ganas de aventura, no te pierdas las maravillas de la Sierra de Cádiz, comenzando por la Sierra de Grazalema, en donde se ubica Benamahona.

Onteniente (Valencia)

Onteniente se llena de luces y actos para celebrar sus fiestas de Moros y Cristianos en honor al Cristo de la Agonía del 20 de agosto al 10 de septiembre. Declarada Fiesta de Interés Turístico Nacional, nació en el año 1860 para celebrar la toma de Tetuán por las tropas españolas. A su vez se convirtió en la fiesta de moros y cristianos, emulando a otras localidades que la venían celebrando un siglo atrás. En su primer año se realizó entres jornadas y se disputó entre las comparsas de Cruzados, Tomasinas, Estudiantes y Marineros por parte de las tropas cristianas y Moros de Caballería, Moros de Rif y Moros del Rey por parte de las huestes árabes. A día de hoy, esta fiesta representa la conquista cristiana de la villa por parte del Rey Jaime I.

Como la fiesta actualmente transcurre en numerosos días, aquellos que no puedan asistir a todos podrán elegir entre la Presentación de los Cargos, que se celebra el primer día de las fiestas, en la que se presentan formalmente las tropas de ambos bandos, los embajadores y los capitanes abanderados. El día 25 por la tarde, el ejército cristiano toma la localidad con un impresionante desfile de hasta doce comparsas al ritmo de la marcha cristiana. Ese mismo día por la noche, el Ejército de la Luna, por el bando árabe, toma la villa al son de las marchas moras. El día 26 entra en la villa el denominado bando Contrabando, es decir, los marineros y los contrabandistas y se realiza la Bajada del Santísimo Cristo de la Agonía. No será hasta el día 28 en que la embajada mora ataque el castillo y se produzcan las primeras reyertas en las que el bando cristiano pierde, por el momento. Esa misma tarde, las tropas cristianas se reorganizan venciendo finalmente a las musulmanas. Ese mismo día, a última hora se realiza el desfile final de ambas tropas. El 10 de septiembre se celebra la Subida del Cristo dando por finalizadas las fiestas. Si estás de viaje por la zona, Valencia tiene numerosas actividades y lugares para visitar, ¡no dudes en darte una vuelta por la comunidad!

Moros y Cristianos, cascos

Asistir a una fiesta de Moros y Cristianos resulta imprescindible si se quiere conocer un poco más de nuestra historia, de las influencias árabes en la Península y de un tiempo que las batallas estaban a la orden del día. Por suerte, ahora tan sólo debemos celebrar esta fiesta como lo que es, un recordatorio de una batalla lejana, nunca un enfrentamiento entre culturas.