¡Bienvenido agosto! 10 citas imprescindibles en el mes de las fiestas

¡Ya está aquí el verano! Hemos recopilado 10 citas imprescindibles para disfrutar este verano en España. ¡No te lo pierdas!

Si hay algo por lo que estábamos deseando que llegara agosto… no, no se trata de las vacaciones (que también)… es por las numerosas fiestas y ferias que este mes tienen lugar en prácticamente todos los rincones de España. Y es que agosto es el mes de las fiestas por excelencia, 31 días en los que sólo importa bailar, cantar, reír, comer, beber y, en definitiva, ¡pasarlo de maravilla! Decenas de localidades celebran sus semanas grandes, o fiestas patronales, mientras que en otros lugares lo que destaca en rojo en el calendario es algún rito peculiar que se ha popularizado con el tiempo. No están todas las que son (es imposible), pero sí son las fiestas de agosto más curique como aficionado a pasarlo bien no deberías perderte. Coge la agenda ¡y apunta!

Fiesta de la Rama en Agaete, 4 de agosto

El calendario del mes festivo por excelencia de nuestro país arranca pronto. El viernes 4 de agosto en Agaete, Gran Canaria, cientos de personas bajan bailando las calles del pueblo armados con ramas, ramas que primero golpean contra el mar y que luego entregan como ofrenda a la Virgen de las Nieves. El recorrido, en el que no faltan la música y la diversión, se remonta a una tradición milenaria que consistía en agitar ramas para pedir lluvia y así hacer frente a la sequía. No sabemos si funciona o no, pero lo que es seguro es que en Agaete ese día es una auténtica fiesta. No te la pierdas si estás de ruta por Gran Canaria.

Piraguas y vikingos, protagonistas del primer fin de semana

Acaba de empezar agosto y ya están a la vuelta de la esquina dos de nuestras imprescindibles fiestas de verano. Si has estado pendiente del blog, ya sabrás que el sábado día 5 se celebra, entre Arriondas y Ribadesella en Asturias, el Descenso Internacional del Sella y, con él, la esperada Fiesta de las Piraguas: charangas, pasacalles, música y más de un millar de piragüistas se dan cita en este evento festivo y deportivo que sin duda deja huella. Pero cuidado, reserva fuerzas porque el primer fin de semana de agosto tiene lugar en Catoira, en Pontevedra, el popular Desembarco Vikingo, la recreación del ataque pirata a la villa que desde 1960 protagonizan los vecinos del pueblo y que, como toda buen fiesta, termina en una batalla campal de vino seguida de una larga sobremesa.

Descenso Folklórico del Nalón, 19 de agosto

Otro descenso, aunque en carroza artesanal en lugar de en piragua, seguido de otro desembarco, este protagonizado por los “marineros” que llegan al “prau de la Chalana” tras recorrer kilómetro y medio de río, es el que tiene lugar en Pola de Laviana, en Asturias , el tercer sábado de agosto. El Descenso Folklórico del Nalón es un peculiar desfile de carrozas que se celebra desde hace 50 años y que tiene, como peculiaridad, el recorrido a través del río Nalón. Con varios meses de antelación, los peñistas comienzan a trabajar en sus creaciones, algunas de ellas auténticas obras de arte en corcho y cartón. Y, cuando llega la fecha señalada, las pasean orgullosos por las calles de Pola de Laviana antes de adentrarse con ellas en el río. Advertencia: no todas las carrozas alcanzan su destino final… pero, eso sí, la fiesta en el “prau” está asegurada. Y, al día siguiente, ¡a relajarse en la costa asturiana!

Bajada de Celedón, 4 de agosto

“Celedón, ha hecho una casa nueva. Celedón, con ventana y balcón”. Con este cántico reciben los habitantes de Vitoria a su personaje más querido, Celedón, el campesino que todos los años viaja a Vitoria para participar en las fiestas de la Virgen Blanca. Así, cada 4 de agosto en la Plaza de la Virgen Blanca, un chupinazo anuncia la llegada de Celedón, que acto seguido y convertido en muñeco, desciende suspendido por una cuerda y con el paraguas abierto, desde la torre de la iglesia de San Miguel hasta un balcón de la plaza. De ese balcón sale transformado en una persona de carne y hueso para regresar a la iglesia y pronunciar el discurso que supone el pistoletazo de salida a las fiestas, mientras en la plaza los asistentes celebran con puros y botellas de champán el inicio de los festejos. La bajada de Celedón, que se remonta al año 1957, es sin duda el momento álgido de una semana de diversión en la capital alavesa.

Fiesta del Pan y el Queso de Quel, 6 de agosto

Cada 6 de agosto desde 1479 (se dice pronto), un grupo de cofrades lanza raciones de pan y queso desde la ermita del Santo de Cristo de Quel, lo que supone que la Fiesta del Pan y el Queso de Quel, que así se llama esta tradición declarada de Interés Turístico Nacional, es una de las más antiguas de la Península Ibérica. Y no sólo eso: pocas pueden presumir de haberse celebrado de manera ininterrumpida desde su fundación hasta hoy. El origen de este peculiar festejo lo encontramos en una epidemia de peste que asoló la población, y en el “milagro” posterior que los vecinos atribuyeron a la Virgen de la Antigua cuando, tras una procesión de penitencia, el número de muertes descendió de forma sorprendente. A partir de entonces, la cofradía fundada a raíz de aquello ha repartido pan y queso entre todos los que han querido asistir. Ya sabes que en La Rioja no sólo saben de vinos, también de buen comer.

Fira de Xàtiva, del 15 al 20 de agosto

Más antigua aún es la Fira de Xàtiva, o Fira d’Agost, cinco días de fiesta y numerosas actividades para mayores y pequeños que tienen su origen en una feria de ganado que se celebra desde 1250. Hoy, la exposición ganadera sigue siendo un referente en las fiestas de esta localidad valenciana, pero no es el único. Atracciones de feria, torneo de motociclismo, festival de canto, torneo de tiro y arrastre… son otras de las actividades destacadas en una fiesta que cuenta con la declaración de Interés Turístico Nacional. No te la pierdas este verano en tu ruta por Valencia. Si Xàtiva ya merece una visita por su historia y su castillo, ¡en agosto es parada imprescindible!

Semana Renacentista en Medina del Campo, del 14 al 21 agosto

Y de las fiestas más antiguas… a las más recientes. Desde 2012 Medina del Campo, en Valladolid, revive su época de mayor esplendor, los siglos XV y XVI, cuando en estas tierras vivieron y sufrieron los Reyes Católicos, Juana la Loca o Carlos V. Durante una semana, la localidad se transforma para trasladar al turista a un viaje al pasado donde no faltan, por supuesto, las recreaciones de los principales acontecimientos históricos de entonces, como la muerte de Isabel la Católica o la Quema de Medina, ni los talleres de fabricación de herramientas medievales, desfiles de trajes, actividades infantiles o la música. La Semana Renacentista acoge también la segunda edición del Festival de Videoarte y Mapping de Castilla y León. No olvides visitar la ciudad y su famoso Castillo de la Mota en tu ruta del vino de Rueda que sin duda te llevará por tierras vallisoletanas.

Castillo de Medina del Campo

Batalla de Flores de Laredo, 25 de agosto

Que su nombre no te confunda. En Laredo (Cantabria), la popular Batalla de Flores, Fiesta de Interés Turístico Nacional, no es una batalla donde los participantes se arrojan flores, sino un desfile de carrozas que llama la atención por su majestuosidad, su colorido y, sobre todo, el enorme trabajo de los artesanos que durante semanas han trabajado en sus creaciones elaboradas a partir de flores. Se celebra siempre el último viernes de agosto ante un público cada vez más numeroso. Como numerosas son también las flores utilizadas: entre 35.000 y 100.000 suele llevar cada carroza. Lo cierto es que Laredo vive un mes de agosto intenso, ya que, sólo unos días antes del desfile, acoge el Día de la Marmita, una de las fiestas gastronómicas del verano que tampoco puedes perderte.

El Cipotegato,  27 de agosto

El Cipotegato, como el Celedón en Vitoria, es el pistoletazo de salida a una semana de fiestas patronales. Se celebra el 27 de agosto en Tarazona, Zaragoza, con un rito sencillo: un personaje vestido como si fuera un arlequín y conocido por todos como el Cipotegato, sale del Ayuntamiento a las doce del mediodía y se adentra en la plaza de España a través de un pasillo humano. A partir de ahí, comienza una loca carrera por las calles de la localidad mientras la muchedumbre le arroja tomates, hasta que decide regresar al edificio consistorial. Sencillo pero muy llamativo y divertido. ¿Te lo vas a perder? Siempre puedes aprovechar la visita para subirte al coche y recorrer los escenarios de cine más emblemáticos de Aragón.

Como comentábamos al principio, no son todas las que son (¡la Feria de Málaga es otra cita ineludible para un agosto espectacular!), pero sí son 10 festejos y tradiciones que harán del verano una auténtica fiesta, nunca mejor dicho.