Filtro de aceite: tipos, cuando cambiarlo y para qué sirve

20 junio | 2019 | Goodyear

¿Sabes qué es el filtro de aceite de tu coche? En Goodyear te contamos qué tipos existen, cómo funcionan y cada cuántos kilómetros cambiarlo

El aceite es uno de elementos más importantes en el funcionamiento del motor de cualquier vehículo. Sin su presencia sería imposible que todas las piezas que componen el motor encajen perfectamente y posibilita una lubricación indispensable para que el rozamiento constante de todas esas piezas no genere averías. Y si el aceite es esencial para un vehículo, los filtros de aceite son igual de importantes para la vida útil del motor.

¿Para qué sirve el filtro de aceite?

La función de los filtros de aceite es proteger al lubricante de las impurezas. El aceite lubrica todo el motor y permite que las piezas funcionen perfectamente, pero si estuviera sucio o contuviera impurezas, podría dañar esos elementos. Gracias al filtro, las micropartículas que se desprenden del rozamiento de las diferentes piezas o del proceso de combustión no llegan al aceite, por lo que no se esparcen por el motor.

Los especialistas explican que gracias al aceite se reduce la fricción del motor y los elementos que componen la mecánica del coche se desgastan menos. Pero para que todo eso suceda, de tal manera que la vida útil del motor se alargue, el aceite debe estar lo más limpio posible. Ahí encontramos la principal función del filtro de aceite: protegerlo de impurezas.

Filtro de aceite

Gracias a que el filtro de aceite reduce la fricción de esas partes móviles del motor, se evita que las impurezas pasen al circuito de lubricación, reduciendo el desgaste de las piezas y aumentando la vida útil del motor. Además, el filtro de aceite es responsable de que la temperatura no suba en exceso, lo que podría dañar el motor.

El filtro de aceite no sólo retiene las partículas que proceden del desgaste del motor, sino otras que provienen del exterior, como el polvo, o la carbonilla que se genera en la combustión.

¿Cada cuánto se cambia el filtro de aceite?

Los expertos coinciden en señalar que es recomendable cambiar el filtro de aceite cada vez que se sustituye el aceite de motor. En los coches más modernos lo normal es hacerlo cada 15.000 kilómetros aproximadamente, aunque hay vehículos de gama alta que llevan un sistema ‘long life’ que permite que el aceite dure hasta más de 50.000 kilómetros.

Lo mejor es seguir, siempre, las indicaciones de cada fabricante, ya que la durabilidad es diferente entre las distintas marcas e, incluso, entre distintos modelos de la misma marca. En ningún caso se debe dejar el filtro viejo cuando se cambia el aceite: el gasto es casi imperceptible, entre 5 y 15 euros, pero la avería que puede provocar sería cuantiosa de reparar.

Además, es importante saber que hay casos en los que no se debe esperar al cambio de aceite para cambiar el filtro: sucedería en las ocasiones en las que el filtro está obstruido, ya que puede afectar al funcionamiento del motor, pero también cuando se circula poco con el vehículo. Aunque no se hayan hecho los kilómetros estipulados para ese ciclo de aceite, no puede estar muchos años en el vehículo, ya que se estropea. Lo mejor es sustituir tanto el aceite como el filtro al menos cada 3 años.

Tipos de filtros de aceite

Se pueden clasificar los tipos de filtros de aceite de diferentes maneras: si el filtro se puede o no separar, por su composición o por el método para filtrar.

Filtros de aceite por su separación

Filtros blindados: es el más extendido actualmente en los vehículos y en ellos el elemento filtrante no se puede separar de la carcasa. Se les denomina sellados, blindados o monoblock porque cuando se sustituyen hay que hacerlo completamente, y no solo una parte de ellos. Llevan una rosca en la carcasa para que se puedan fijar directamente al motor.

Filtros de cartucho: en estos filtros la carcasa sólo hay que limpiarla y volver a colocarla, por lo que los filtros son, directamente, el elemento filtrante. Se utilizan más en vehículos de gasolina, aunque sólo representan el 5 por ciento del total, aproximadamente.

Filtros de aceite por su composición

De papel o celulosa: son los más ecológicos y, al mismo tiempo, los más fáciles de encontrar y los más baratos. Se pueden reciclar llevándolos a un punto limpio y llegan a filtrar algo menos del 50 por ciento de las partículas que contaminan el aceite.

De material sintético: pueden filtrar más partículas nocivas porque sus poros son más estrechos que los de celulosa y, por tanto, pueden atrapar partículas más pequeñas. Alcanza más del 50 por ciento de las partículas contaminantes.

Con membrana de microcristales: son los mejores del mercado y pueden multiplicar la efectividad de los otros tipos de filtros. Eso significa que su precio también es bastante más alto, por lo que lo suelen usar los vehículos de gamas más altas.

Filtros de aceite por el método para filtrar

Mecánico: también se conocen como filtros de aceite por presión porque el aceite atraviesa el filtro gracias a la presión que ejerce el motor. Es de los más comunes y suelen usarse con filtros de celulosa o papel.

Centrífugos: emplean la fuerza centrífuga para obligar a que las partículas contaminantes atraviesen la zona filtrante. La mayoría de ellos son filtros de cartucho, ya que cuando han acumulado un exceso de suciedad se sustituyen fácilmente.

Sedimentación: la fuerza de la gravedad hace que las partículas nocivas se depositen directamente en el filtro. Es el método de filtrado más sencillo.

Magnéticos: usan un imán para capturar las partículas en suspensión sólidas, por lo que no se suele usar en motores, sino en cajas de cambios que tienen su propio aceite.

El filtro de aceite atrapa las impurezas antes de que lleguen al aceite y se esparzan por el motor, por lo que mantenerlo en perfecto estado es fundamental para el perfecto funcionamiento de cualquier vehículo de motor.

Good Year

Si quieres saber más de motor, rutas en coche, viajes y planes, déjanos tu e-mail y te mantendremos informado de toda la actualidad

¡Prepárate para tu siguiente aventura con GoodYear!

Good Year Kilometros que cuentan