Gastronomía de Castilla La Mancha: una ruta para descubrirla

Síguenos a Goodyear y Nani Arenas en esta ruta para descubrir los mejores eventos y gastronomía de Castilla La Mancha

¿A qué sabe Castilla La Mancha? Esta tierra seca y árida destaca por sus delicias gastronómicas. Aceites que ocupan los primeros puestos de la lista de calidad en de todo el mundo, molinos centenarios que se transforman en modernos restaurantes, vinos deliciosos, con denominación de origen, que se esfuerzan por mejorar su reputación… Y por supuesto recetas, algunas de ellas internacionales e inmortales gracias a su mención en obras literarias como el mismísimo Don Quijote, quien aprovechó su deambular por las llanuras manchegas para disfrutar de los placeres de una gastronomía única y singular.

    ¿Quién le iba a decir al ingenioso hidalgo que tras el gigante que movía sus aspas se encontraba nada más y nada menos que un “gastromolino”? Es una de las curiosidades que más llama la atención en un viaje gastronómico por Castilla La Mancha. Para vivir esta experiencia ponemos rumbo a Consuegra, uno de los miradores más espectaculares de España. Pequeña localidad situada en la provincia de Toledo, coronada por una estampa de doce molinos de viento similares a los que en su día combatió el armado caballero. Y pionera en la idea de convertir esta singular construcción tan típica y tan asociada con la imagen de España en un restaurante singular donde degustar los productos más famosos de la región. Contemplar los colores de la extensa llanura manchega asomado al ventanuco del molino mientras tomamos un vino, unas migas y una ración de quesos manchegos es una de esas experiencias deliciosas que dejan huella en el alma.

    Venta del Quijote

    Hablando de delicias, si pasas por Consuegra y eres goloso, no dejes de llevarte unos mazapanes. Son casi tan famosos como sus molinos. Y hasta estas pastelerías llega gente de toda España para comprarlos, especialmente en Navidad, cuando más se consumen estos dulces.

    Cata de aceites: experiencia gastronómica en Madridejos

    Otra parada interesante donde vivir una experiencia gastronómica  con sabor manchego es en la almazara de García de la Cruz, en Madridejos, a unos 20 kilómetros de Consuegra. Es esta una pequeña gran empresa familiar abierta al público y donde el visitante puede ver en vivo y en directo todo el proceso de creación de los distintos tipos de aceites, participar en una cata. Y comprar producto a buen precio.

    Gastronomía en La Mancha

    Seguro que el regusto ácido de la cata de aceite os ha abierto el apetito. Toca entonces poner rumbo a otro lugar donde degustar sabores manchegos mientras se respiran aires literarios. No hace falta alejarse mucho de Madridejos, solo 19 kilómetros, para encontrar otro hito en la gastronomía manchega también relacionado con la obra de Cervantes: la venta de La Venta del Quijote de Puerto Lápice, situada ya en la provincia de Ciudad Real. Un restaurante que casi puede decirse es también un museo etnográfico.Ofrece no sólo una carta repleta de especialidades típicas: gachas, migas, duelos y quebrantos (o lo que es lo mismo, huevos revueltos con chorizo y con tocino de cerdo), pisto manchego, atascaburras (plato de bacalao acompañado de puré de patata)…

    Aparte de su decoración, la cual recuerda a las viejas ventas donde solían parar los viejos viajeros, acoge este restaurante una zona expositiva donde muestran objetos históricos y curiosos relacionados con el famoso caballero andante. Desde una versión de El Quijote escrita ¡en un solo folio! (la cual hay que leer con lupa). Hasta ejemplares del libro en distintos idiomas o documentos firmados por el mismísimo Miguel de Cervantes. Sin duda, la Venta de El Quijote es uno de esos rincones pintorescos donde merece la pena sentarse a comer o a cenar en un viaje en coche por La Mancha.

    Ruta por La Mancha

    El Quijote: las bodas de Camacho

    Aprovechando que estamos en otoño, cierro este post con otra propuesta para paladares más exigentes. Entre las pocas alusiones culinarias que aparecen reseñadas en El Quijote cabe destacar el banquete de las bodas de Camacho. Un guiso contundente que si viajas por La Mancha en el mes de noviembre (mes en el que se celebra el banquete que se describe en el libro) encontrarás en muchos restaurantes que dedican jornadas a esta receta. Aunque es quizá en Alcázar de San Juan, situada a unos 40 kilómetros de Puerto Lápice, probablemente la localidad donde más se celebra esta tradición. Un menú cuyo reclamo principal es un abundante  plato albóndigas que nadan en una salsa espesa y espesa elaborada con verduras varias y demás aderezos que le dan un sabor muy muy especial.

    Aprovecha tu paso por esta localidad, también situada en la provincia de Ciudad Real, para llevarte también un queso manchego de los de verdad. Cualquier lugareño te mostrará encantado alguna quesería artesanal donde adquirir piezas elaboradas según los métodos tradicionales y con múltiples variantes. Y la ventaja de viajar en coche es que puedes llenar el maletero de delicias: mazapanes, aceites, quesos, ¿queda hueco para algo más?