Ideas para disfrutar del fin de semana en España

Desde Kedin y Goodyear te contamos algunos interesantes planes e ideas para disfrutar del fin de semana con estas rutas de festivales por diferentes provincias de España.

Uno de los mayores placeres y que se está convirtiendo en un clásico cada año es coger el coche y plantarte en el festival de turno. Da igual que sea en Gandía, Benicassim o Santander, la cuestión es escuchar música durante horas y subsistir en ese ambiente único que se crea alrededor de las tiendas de campaña. Aunque ya estés mayor para dormir en el suelo y prefieras buscarte, con meses de anticipo, una casita a 20 minutos del recinto, vivir un festival es algo que hay que repetir este 2016.

Y sí, estamos en enero, pero ya puedes empezar a organizar qué fechas vas a dedicar a tan satisfactoria actividad, sobre todo porque son muchos los que ya han confirmado grandes nombres. Así que te ahorramos el mapa y te recomendamos las mejores rutas festivaleras para que no te pierdas las citas más importantes de este año.

Two Door Cinema Club

Levante, lugar histórico de festivales

Hace años, si existiese un programa llamado “Festivaleros por España”, estaría grabado en su mayoría en la costa levantina. El Festival de Benicassim  no tenía competencia y se convertía en uno de los referentes internacionales de la música independiente. Años después, con el boom festivalero, comparte zona de influencia con otros grandes festivales que han ido haciéndose un hueco a base de carteles estelares. Uno de los indiscutibles es el Low Cost, ahora rebautizado como Low Festival, que este 2016 contará entre otros con The Kooks o Los Planetas a falta de más confirmaciones. De Benidorm subimos hasta Burriana para centrarnos en uno de los más populares de los últimos años, Arenal Sound. Este 2016, tras la accidentada edición anterior, promete emociones fuertes y entre sus primeras confirmaciones están Two Door Cinema Club, The 1975, Kodaline o los incombustibles Love of lesbian.

Un poco más abajo, saliendo de la Comunidad Valenciana, encontramos otro de los festivales más importantes de nuestro país: SOS 4.8.  El murciano se ha labrado una buena imagen tanto por su distribución, organización como su cartel, que hace años abría la temporada festivalera, que actualmente se extiende todo el año. Aunque de momento solo se sabe que Love of Lesbian y Amaral estarán presentando sus nuevos discos, la novedad de este 2016 será SOS Dance, un espacio dedicado a la música electrónica con nombres como Luciano o Edu Imbernon.

Festivales de interior

Es cierto que estos grandes eventos musicales siempre han estado unidos al verano y a la playa, pero como solución a los que se quedan en el centro trabajando durante los meses de calor o incluso para dar por concluidas las vacaciones, cada vez son más los festivales que toman el centro peninsular como sede. Si hablamos de Madrid, no pueden faltar el DCode, que cierra el verano en Ciudad Universitaria cada año, o Cultura Inquieta, que lleva unos años mejorando la experiencia de vivir un verano en la capital. Pero ciudades como Guadalajara ha apostado por su Festival Gigante a principios de septiembre o el ya emblemático Sonorama Ribera en Burgos, que consiguió lo que ningún otro festival había conseguido hasta entonces: que actuase el mismísimo Raphael entre grupos indies. Este 2016 The Hives o Mando Diao serán algunas de las bandas que tomen Aranda de Duero del 11 al 14 de agosto.

Otro de los festivales más típicos de secano es el ViñaRock, que como su nombre indica corona este género en Villarrobledo, una localidad de Albacete, a finales de abril. Es lugar de peregrinación para los más rockeros, pero también deja las puertas abiertas a propuestas de fusión, como se demuestra este año con Chambao o La Pulquería. De los platos fuertes esta edición número 21 destacan Barón Rojo, Tote King o los tributos a Ska-P o Marea.

Barcelona, capital festivalera

Si hay un festival que compite en antigüedad con el FIB, es el Sónar. De carácter más underground, el festival de electrónica y experimental lleva desde 1994 dando que hablar y este año no será para menos, pues desde hace algunas ediciones también se piensa en los más pequeños con el Sónar de día, con actividades infantiles relacionadas con la música.

Otro de los imprescindibles de Barcelona es el Primavera Sound, que ajusta las agendas de muchos de los festivaleros de todo el mundo. Los primeros confirmados del esperado cartel son Tortoise, pero la incógnita por saber quién estará tocando en este festival siempre ha mantenido a los melómanos en vilo, así que este año no iba a ser menos.

Pero además de los grandes clásicos de la Ciudad Condal, los últimos años han ido surgiendo nuevas propuestas musicales en las que las horas de música parecen no tener fin. Desde el BCN Beach Festival al Cruïlla, hay opciones para todos los gustos y públicos, así que no hay excusa para no parar unos días en Barcelona este 2016.

En el Norte también se apuntan a la fiesta

Han sido unos de los últimos en unirse, pero Asturias, Galicia o el País Vasco ya han marcado su sitio en lo que a agenda festivalera se refiere. No solo por el cartelazo que año tras año programa el BBK Live, sirviendo como ejemplo el de 2016 con Pixies o New Order, también han marcado la diferencia otros aspectos: un ambiente más relajado y bucólico como ocurre en el Santander Music, un paraje excepcional como ocurre en el SinSal o el PortAmérica. Otros festivales que se han convertido en referentes de la zona por méritos propios son el Resurrection, que este año tira la casa por la ventana con Iron Maiden, y el BIME, también pensado para los profesionales del sector.