Historia del GPS en la automoción: así ha cambiado la navegación en el motor

18 septiembre | 2019 | Goodyear

¿Sabías que la historia del GPS comenzó hace un siglo? Descubre con Goodyear la historia de la navegación GPS en el automóvil hasta nuestros días

En los años 60, el ejército de los Estados Unidos ya utilizaba un sistema de geolocalización que le permitía conocer la ubicación exacta de toda su flota. Hoy, más de medio siglo después, el GPS se ha convertido en un instrumento de uso cotidiano en cualquier vehículo a motor, ya sea mediante navegadores portátiles, integrados en el coche o a través de aplicaciones para el móvil.

Una revolución en nuestras carreteras, así es la historia del GPS

Aunque nos parezca un sistema realmente moderno y actual, lo cierto es que los primeros sistemas de navegación en el mundo del motor tienen más de cien años. Aquellos rudimentarios dispositivos se han convertido hoy en sofisticados sistemas por satélite, pero sin los inventores de comienzos del siglo XX nada de lo que hoy conocemos hubiera sido posible.

Sus inicios: el Jones Live Map

En 1909 aparece el primer sistema de lectura de rutas en la carretera. Fue obra de un norteamericano, J.W. Jones, que aprovechó que se habían comenzado a vender velocímetros deportivos y creó unos discos de papel con información de rutas de hasta 100 millas de recorrido. El disco informaba de la posición, del tipo de vía por la que se circulaba y de los giros que había que realizar. Fue un éxito, pero no pudo adaptarse a la rápida actualización de las carreteras y dejó de usarse apenas una década después.

El Iter Avto italiano

Veinte años después, en 1930, aparece en Italia el Iter Avto, un dispositivo que se colocaba en el tablero de madera que actuaba de salpicadero. En su interior se colocaban unos mapas de papel enrollados que iban pasando por la pantalla gracias a un cable que estaba conectado al velocímetro y que regulaba la velocidad a la que se mostraba la información. Tuvo un éxito relativo ya que había que recargar los mapas cuando se agotaban.

Un hito de España en la historia del GPS: el Auto Mapa

Hubo que esperar a los años 50 para que un español se uniera a la lista de inventores que mejoraron los sistemas de navegación. Se llamaba Antonio Martín Santos, era de León y creó el Auto Mapa, un sistema similar al Iter Avto italiano, pero que se podía detener cuando el conductor quería y que, además, era portátil. El aparato recibió numerosos premios y pudo haber tenido gran éxito, pero el inventor murió en 1961 y, con él, el Auto Mapa.

Ford Aurora, un gran paso hacia el GPS actual

Por entonces, el ejército de Estados Unidos ya había trabajado en un sistema de geolocalización para tener a toda su flota ubicada constantemente. Pero el primer fabricante de coches que se atrevió a introducir un sistema de navegación fue Ford. La compañía norteamericana presentó en 1964 el Ford Aurora, un concept car que integraba un navegador en el salpicadero y cuya cartografía estaba asociada a la marcha del coche. Era una mezcla del Inter Avto y el Auto Mapa, pero mejorada, y marcó un antes y un después en el mundo de la automoción.

GPS en el coche

Japón, clave en la carrera hacia los GPS actuales

Pero el que la industria del automóvil ha calificado como el primer navegador de la historia moderna se presentó en Japón en 1981. Honda lo llamó Electro Gyrocator y, aunque no era un GPS, sí que era una gran evolución: se trataba de un navegador en el que trabajaban una brújula electrónica, un sensor de gas helio y un giroscopio. Entre todos lograban detectar los giros y cambios de trayectoria del vehículo y un ordenador filtraba esa información para localizar el vehículo sobre mapas que se mostraban en una pantalla de fósforo. Toda una revolución.

A partir de ese momento las novedades se sucedieron. Primero con el Etak Navigator, en 1985, un sistema norteamericano que estaba basado en un ordenador portátil en el que se cargaban cintas con la información de las rutas. Para hacernos una idea de su capacidad, solo la zona de San Francisco ocupaba seis cintas. Dos años después, en 1987, Toyota introduce los CD-ROM como sistema para almacenar la información y, además, presenta el primer navegador con monitor en color. Se montó en el Toyota Crown Royal, que solo se vendió en el país nipón.

Pero fue en 1990 cuando Mazda presentó el primer sistema de navegación en tiempo real por triangulación de satélites situados en el espacio; es decir, el sistema con el que nos manejamos hoy. Se instaló en el Eunos Cosmos, una berlina de la época, y marcó el camino al resto de fabricantes. Dos años después, en 1992, General Motors es el primero en integrar un sistema de navegación GPS en un vehículo de motor, concretamente en el Onis, y los colocó en una flota destinada a vehículos de alquiler.

El año 1997 es otro de los que marcan un antes y un después en el mundo de la automoción. La marca japonesa Alpine revolucionó el mercado con el primer navegador portátil por GPS para que cualquier persona lo utilizara en cualquier vehículo.

Garmin StreetPilot: momento de cuidar la usabilidad del GPS

Y un año después, en 1998, es la norteamericana Garmin quien presenta el StreetPilot, un referente tanto por su usabilidad como por su capacidad de almacenar información.

GPS integrado: tendencia del mundo del motor

Hoy en día, los GPS están integrados de serie en multitud de vehículos y se ofrecen como extra en otra buena parte de los modelos a la venta. Sin embargo, la aparición del teléfono móvil ha hecho que ya no sean tan necesarios, al llevar cada persona un navegador en su smartphone.

Los smartphones en la historia del GPS

Por supuesto, tampoco faltan opciones para nuestros teléfono y cada vez tenemos más aplicaciones de navegación GPS para nuestros vehículos.La llegada de la telefonía móvil ha disparado el uso del GPS, dado que disponemos en nuestro aparato de aplicaciones que nos llevarán de un lugar a otro, tanto en carretera como dentro de la ciudad. Estas son algunas de las aplicaciones GPS más interesantes actualmente en el mercado.

Google Maps

Todos conocemos Google Maps. Es el navegador del gigante Google y el hecho de que venga instalado de serie en todos los teléfonos con sistema Android ha provocado que sea, de largo, la aplicación más utilizada para desplazarnos, tanto por la ciudad como por la carretera. Mapas, condiciones de tráfico, calculador de rutas y fotografías por satélite convierten a esta app en la estrella del mercado e ideal para llevar en cualquier vehículo a motor.

Waze

Google compró esta aplicación con el objetivo de trasladar a Google Maps algunas herramientas en las que Waze sobresalía, sobre todo su comunidad de usuarios que informa en tiempo real de atascos, retenciones por accidentes, etc. Dentro de un tiempo todo será uno, pero de momento hay cosas que Waze hace y Google aún no, como personalizar la flecha que nos localiza o la voz de las indicaciones que recibimos o, incluso, los precios de las gasolineras que vamos recorriendo.

Maps.me

Es la mejor opción cuando no tenemos acceso a internet, pero queremos tener un mapa en el móvil. La opción es descargárselo antes de que nos haga falta y guardarlo en el teléfono: después solo hay que abrirlo cuando lo necesitemos y desplazarnos siguiendo las indicaciones que nos ofrece. Además, contiene información sobre transporte público y sobre lugares turísticos y de interés.

Navmii GPS

No es uno de los navegadores más conocidos, pero tiene muchas herramientas muy útiles: además de guiarnos hasta nuestro destino, ofrece alertas de atascos y radares gracias a su comunidad de usuarios e incluye vistas desde satélite del área en el que nos encontramos. Y tiene una característica única: la aplicación nos puntúa como conductores.

Apple Maps

Es la alternativa a Google Maps para usuarios de Apple, aunque también se pueden descargar la app de Google Maps para iOS. Apple Maps está mejorando sus prestaciones a pasos agigantados desde su lanzamiento en 2012 y sus últimas versiones se van pareciendo cada vez más a la de su máximo rival, con toda la información. Además, cuenta con la ventaja de que la aplicación viene instalada de serie en todos los aparatos de Apple, por lo que no es necesario descargarla.

Los sistemas de navegación GPS se han convertido en una de las aplicaciones que no puede faltar en cualquier smartphone. Gracias a estas apps, viajar en cualquier vehículo de motor es mucho más seguro. Una herramienta imprescindible para seguir haciendo kilómetros de calidad cuyo origen, ahora ya lo sabes, se remonta a principios del siglo XX.

Good Year

Si quieres saber más de motor, rutas en coche, viajes y planes, déjanos tu e-mail y te mantendremos informado de toda la actualidad

¡Prepárate para tu siguiente aventura con GoodYear!

Good Year Kilometros que cuentan