Descubre todo el lujo que hay detrás del hotel María Cristina en San Sebastián

Inaugurado en 1912 por la reina que le da nombre y reinaugurado en 2012 tras una minuciosa reforma, el hotel María Cristina es uno de los hoteles con más historia de nuestro país, amén de famoso por acoger cada año a los numerosos actores y actrices que viajan al Festival de Cine de San Sebastián. La ciudad del celuloide reúne a lo más granado del panorama cinematográfico y lo hace, cómo no podía ser de otra manera, entre los históricos muros del hotel María Cristina. De entre todos ellos destacará siempre su musa, Bette Davis, quien se alojó aquí cuando le fue concedido el Premio Donostia en 1989. La actriz, muy enferma, se dejó ver poco por la ciudad, aunque lució genio y figura en el bar del hotel, tomando un cóctel y fumando un cigarro tras recoger el premio. Esta es la última imagen pública que se conserva de la Davis, luciendo porte y un fabuloso tocado. Por eso si decides –y deberías- tomarte un cóctel en su ‘Dry Bar’, comprobarás que aquí, incluida su carta, todo es un homenaje a la diva.

17-maria-cristina1

Pero festivales aparte, hoy en día se pasean por la mullida moqueta del hotel María Cristina personalidades de la talla de Bruce Springsteen, a quien es fácil ver tomando olas en la playa de Gros como gran amante del surf que es.

Cuentan que el hotel María Cristina no podía haber existido en otra ciudad. Y es que si existe un lugar amante de lo bueno y lo bonito, esa es San Sebastián. Infinitas barras repletas de pinchos, vinos y sonrisas donde siempre se encuentra un motivo para celebrar y brindar. Por la amistad o por lo que haga falta. Supongo que nos pasa a todos los visitantes que viajamos a Donosti, pero fue la reina María Cristina cuando, ella que podía, decidió convertir esta preciosa ciudad del norte en su residencia de veraneo. Corría el año 1866, y fue la glamurosa pica en Flandes que le faltó poner a San Sebastián para convertirse en la ciudad de moda de la que todo el mundo hablaba. Desde entonces hasta hoy mucho ha llovido –que conste que no trato de hacer una apología del clima del País Vasco–, sobre todo por la historia escrita y no escrita que ha transcurrido en este escenario de cine propio de la Belle Époque.

 

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Hoy, 103 años más tarde, el diseño del arquitecto Charles Mewes luce más majestuoso que nunca y encierra con recelo, no solo sus 136 habitaciones y 28 suites de lujo de estilo Belle Époque, sino un sinfín de anécdotas y secretos que quedarán guardados celosamente entre los históricos muros de uno de los hoteles más bonitos del mundo.

The following two tabs change content below.
Lorena G. Díaz

Lorena G. Díaz

Periodista y publicitaria. Escribo sobre viajes y estilo de vida en @hola,@holaviajes, @holacocina,@LonelyPlanetESP, La Vanguardia,@obienestar o Dapper.