Almería, plató de rodaje de ‘Indiana Jones y la última cruzada’

¿Sabías que parte de 'Indiana Jones y la última cruzada' se rodó en Almería? ¡Entra y conoce todos los detalles!

Indiana Jones, el arqueólogo más famoso del cine, ha recorrido en sus aventuras medio mundo. Sus viajes le han llevado de Nueva York a Egipto, a Nepal, a Venecia, a la India… y también a la provincia de Almería. Allí, en el sur de España, Indy tuvo que hacer frente una vez más a los nazis para, en esta ocasión, salvar la vida de su padre. ¿Y cuándo ocurrió eso? En 1988, cuando el equipo de producción de ‘Indiana Jones y la última cruzada’ se trasladó a la provincia almeriense para rodar algunas de las escenas más emocionantes de la película.

En la pantalla, Almería se convirtió en la entonces República de Hatay (hoy, una provincia de Turquía), pero es fácil reconocer en las imágenes algunos de los paisajes más característicos de la geografía almeriense, como el desierto de Tabernas o las playas del Cabo de Gata.

Así, de la mano de Indiana Jones, de su álter ego el actor Harrison Ford, del director Steven Spielberg, y, por supuesto, del entrañable Henry Jones al que daba vida Sean Connery, recorremos Almería en esta ruta aventurera por los escenarios de ‘Indiana Jones y la última cruzada’.

La aventura comienza en Tabernas

El desierto de Tabernas en Almería, el único desierto de toda Europa, está asociado indiscutiblemente al género del spaguetti western, o lo que es lo mismo, a todas aquellas ‘pelis del Oeste’ que rodaron directores tan carismáticos como Sergio Leone y protagonizaron héroes de leyenda como Clint Eastwood. Este paraje del sur de España acogió en los años 60 y 70 decenas de rodajes que lo convirtieron en uno de los platós más solicitados.

Tabernas fue la primera parada del rodaje de ‘Indiana Jones y la última cruzada’, en mayo de 1988. Su paraje rocoso y árido se convirtió por unos días en Hatay para acoger la principal secuencia de acción del filme: una emocionante persecución con tanque incluido en la que Indy y su padre intentan limar asperezas (a su manera). La cámara recogió para la posteridad rincones como la Rambla Trujillo, la Rambla Indalecio o la finca Las Lomillas, así como uno de los momentos más recordados de la cinta: cuando el tanque se precipita al vacío e Indiana Jones escapa por los pelos.

Rodalquilar

Un Rolls-Royce en el patio

Aunque la mayoría de las escenas de ‘Indiana Jones y la última cruzada’ se grabaron en exteriores, el equipo de rodaje también se trasladó a uno de los edificios más emblemáticos de la capital almeriense. La Escuela de Arte, en la Plaza Pablo Cazard, data del siglo XIX y principios del XX, pero el claustro que conserva en su interior, y que pertenecía a un antiguo convento, se remonta a la época de los Reyes Católicos (siglo XV).

En este claustro fue donde los villanos de la película se reunieron con el sultán de Hatay para intentar sobornarle, soborno al que sólo cedió cuando vio un reluciente Rolls-Royce aparcado en el patio. En la realidad, el coche fue trasladado al patio a través de una rampa, pero su peso derrumbó uno de los escalones que se escondían bajo la rampa y que hoy puede diferenciarse del resto por tener diferente color.

Lo más curioso del asunto es que la intención inicial de Steven Spielberg era rodar la escena en el famoso Patio de los Leones de Granada, pero la imposibilidad de introducir el vehículo en su interior le hizo fijarse en el bonito edificio de Almería.

El claustro de la Escuela de Arte tiene entrada libre y suele acoger exposiciones. No te lo pierdas.

Playa de Mónsul

Dosis de ingenio en Mónsul 

La localización más conocida de ‘Indiana Jones y la última cruzada’ es, probablemente, la playa de Mónsul. Enclavada en el Parque Natural Cabo de Gata-Níjar, su arena fina, el agua cristalina del Mediterráneo y las formaciones de lava erosionada que flanquean el arenal hacen de Mónsul una de las playas más bellas del sur de España.

Se trata de un arenal virgen al que se accede por una pista forestal de 4 kilómetros desde la localidad de San José, y cuyo acceso es limitado (a última hora de la tarde no suele haber problema), pero que merece muchísimo la pena. Hay algo en esta playa de aspecto salvaje que atrae a turistas de medio mundo.

En la película de Spielberg, Mónsul sirvió de escenario para uno de los mejores gags de la cinta: aquí fue donde Henry Jones, armado únicamente con un paraguas, logró derribar el avión nazi que les perseguía a él y a su hijo. Seguro que recuerdas la escena.

Precaución en las minas de Rodalquilar 

Durante casi un siglo se extrajo oro de origen volcánico de las minas de Rodalquilar, en pleno parque natural. Pero el yacimiento lleva ya varias décadas abandonado. Hoy puede visitarse su centro de interpretación, ubicado en la antigua Casa de Fundición, para descubrir más sobre la actividad minera en la zona y el esplendor del que durante un tiempo presumió Rodalquilar.

La visita de las minas, aunque sea de lejos (el acceso está prohibido por peligro de derrumbes) es una experiencia recomendable, didáctica y también impactante al adivinar los usos que tenían los edificios hoy en ruinas.

Para los amantes del cine, aquí, en el túnel de la carretera antigua que unía Rodalquilar y Agua Amarga, se rodó parte de la persecución de uno de los aviones nazis. Coche y avión entraron en el túnel, ¡y también salieron!

La calle Almanzor de Almería o el campo abandonado de aviación de Mojácar son otras de las localizaciones que ayudaron a hacer de ‘Indiana Jones y la última cruzada’ una película de aventuras de culto que, además, sigue siendo hoy en día la más taquillera de toda la saga.

Sin duda la provincia de Almería es uno de los platós más solicitados de nuestro país El bueno, el feo y el malo hasta series de televisión actuales como Mar de plástico. ¿A qué esperas para conocerla?