León, Capital Gastronómica Española 2018

Historia, gastronomía y turismo: celebramos la capital gastronómica de León con una suculenta ruta por la ciudad ¡entra!

Si nuestra pasión es viajar, combinarlo con el disfrute de la mejor gastronomía es el sumun de una escapada. En Kilómetros que Cuentan te hemos enseñado ya las mejores rutas para realizar un viaje con amigos, con tu pareja, con la familia y los consejos necesarios para sobrevivir a viajes largos. Pero hoy hablamos de un destino concreto que en 2018 no te puedes perder: León. La Capital Española de la Gastronomía 2018 te está esperando con la mesa lista para el banquete. ¿A qué ya dan ganas de hacer las maletas y emprender el viaje?

Qué ver en León

León es sinónimo de historia bien conservada. No solo es una de las representaciones del románico más interesantes de España sino que es cultura viva. En pleno centro neurálgico de la ciudad puedes disfrutar de las vistas de la Real Colegiata de la Basílica de San Isidoro, una construcción del siglo XI, adjudicado originariamente a San Pelayo, mártir cristiano durante el califato de Abderramán III. Está compuesta por varias estancias: la Capilla Mayor, la Capilla de la Trinidad, el coro, el Panteón Real, tribuna, museo y galería. Es la primera Iglesia románica que se construyó en León con tres naves. El Museo de San Isidoro es parada obligada. La visita a sus instalaciones incluye el acceso al panteón de los Reyes, la visita a su Tesoro, el que se encuentran piezas de alto valor histórico como el cáliz de doña Urraca del siglo o la Arqueta de San Isidoro. Incluye también el acceso a la biblioteca en el que descansan más de 800 pergaminos, 150 códices y 300 incunables. El tesoro de esta biblioteca es una Biblia visigótico-mozárabe del Siglo X.

Si la colegiata resulta impresionante no es menos la Catedral, de estilo gótico construida entre los años 1205 y 1301. Podrás visitar y acceder a su museo. Caminar por la Calle Ancha hasta la Catedral es un lujo. Allí encontrás todo lo que necesitas como turista, desde restaurantes y bares a tiendas de todo tipo. Visitar también el Palacio de los Guzmanes y la Casa Botines, dos lugares emblemáticos de la ciudad. Esta calle separa los dos barrios emblemáticos de la ciudad: el Romántico y el Húmedo y remata en otra Iglesia digna de visita, la de San Marcelo. Si estás durante la semana (incluidos los sábados) acércate hasta el Mercado de Abastos. Es pequeño pero muy acogedor y en él podrás encontrar productos de todo tipo. No puedes irte de la ciudad sin darle un toque moderno a tu visita. ¿Cómo? Realizando una parada en MUSAC, el Museo de Arte Contemporáneo de la ciudad. Tiene una amplia programación cultural y educativa y en él podrás encontrar colecciones de artistas tanto locales como nacionales e internacionales. Una mirada al presente y al futuro que te encantará.

Románico en San Isidoro

Sentir León a través de la comida

Si ya te has cansado de caminar (León es una ciudad en la que puedes pararte en cada esquina a tomar una foto) es hora de que hagas acto de presencia en el Barrio Húmedo. Es uno de los barrios de tapas y copas más famosos de España y en él podrás probar los platos más suculentos de la gastronomía local y descubrir, por ti mismo, por qué es la ciudad perfecta para ser Capital Española de la Gastronomía 2018.

Procura desayunar poco si pretendes ir de tapas por León. La tradición manda y por cada consumición tendrás ante ti un plato de la especialidad del local en cuestión: morcilla en ‘La Bicha’, patatas fritas en ‘El Flechazo’, bocatas de calamares o palomas en ‘Monalisa’ o croquetas en ‘El rebote’. Si ya se te ha abierto el apetito te pedimos perdón. Pero es que los bocados que se pueden degustar en la ciudad son todos exquisitos.

Además de emblemáticos bares de tapas, el Barrio Húmedo cuenta también con docenas de restaurantes, hoteles y pubs, para que disfrutes tanto del día como de la noche leonesa. Si quieres salir de marcha por León, los lugares más concurridos y con mayor atractivo son el ‘Barry’s Irish Pub’, ‘Glam Theatre’, ‘El Consistorio’ o el ‘Pub Gargantúa’ entre otros ¡diversión asegurada!

Museo de Arte Contemporáneo

Qué comer en León: el menú

Prepárate para salir de León rodando cuesta abajo. Si hay algo de lo que puedes disfrutar sobre todas las cosas de esta pintoresca ciudad son sus exquisitos platos. A continuación te enseñamos los platos más típicos que podrás comer en la ciudad. ¡Qué aproveche!

Cocido maragato. Es un plato contundente que proviene de una de las zonas rurales con más encanto de León: la Maragatería. Era un plato que originariamente comían los trabajadores del campo para resistir a una dura jornada de trabajo, por lo que es bueno enfrentarse a este plato con hambre. Un cocido maragato en toda regla se sirve en tres partes (tres vuelcos) comenzando por lo contundente y rematando por la la sopa. El primer plató está compuesto por las carnes entre las que se incluyen morcillo, oreja, tocino, morro, pata, gallina, lacón, chorizo y morcilla curada. El segundo plato lo forman los garbanzos y las verduras y el tercero la sopa. Es un cocido que se sirve ‘al revés’ puesto que normalmente se comienza comiendo la sopa. Pero la tradición manda y, como dicen los leoneses, ‘si algo tiene que sobrar, que sea la sopa’.

Sopa de trucha. Una espectacular sopa servida en cazuela de barro que hace las delicias de cualquier comensal. Su elaboración, aunque es sencilla, requiere el toque maestro que le da a este plato un sabor inimitable. Se elabora con los lomos de la trucha rehogados en aceite de oliva y a los que se le añade ajo y perejil. Se remata con unas rebanadas de pan. Hay diferentes versiones. La más suave, denominada ‘sopa alegre’ que lleva pimentón, y la más fuerte con toque especial de guindilla. A este plato típico de la provincia también se le llama sopa de trucha berciana, ya que es originaria de esta región o ‘sopa de tenedor’ puesto que el pan ‘chupa’ el caldo y la hace ser más seca, al punto de poder comerse con este utensilio.

Botillo del Bierzo. Si algo descubrimos de una visita a León es que en el Bierzo se come bien y contundentemente. El botillo es uno de los productos por excelencia de esta región y está conformado por diferentes partes del cerdo (costilla de cerdo y rabo de cerdo en origen) embutidos y ahumados dentro del intestino del animal. Algunos fabricantes le añaden lengua o carrillera pero ninguno de estos ingredientes debe superar el 20% del producto final. Se adereza con sal, pimentón y ajo y demás especias. El botillo del Bierzo es un producto perfecto para consumir en invierno y posee Indicación Geográfica Protegida.

Botillo del Bierzo

Bacalao al ajoarriero. Es una receta con múltiples variantes y que ha ido evolucionando a lo largo de los años, incluyendo a veces mariscos y otros pescados. Es un plato típico de la Maragatería, muy comido en origen por los arrieros (transportistas de animales de la zona que tenían que comer, una vez más, contundentemente, para solventar los rigores del camino). Su elaboración es muy sencilla y con pocos ingredientes: bacalao, cebolleta, pimiento verde y morrón, ajo, salsa de tomate, guindilla cayena, sal y aceite de oliva. Es uno de los platos típicos de la Semana Santa leonesa.

Otros productos y platos típicos de la zona son las ancas de rana a la baezana, alubias, tortilla guisada o su magnífico embutido: cecina, morcilla, jamón, salchichón, lomo…

Si hablamos de vinos, la zona también tiene caldos dignos del mejor paladar. Famosos son los vinos Tierra de León y el Bierzo así como una de las bebidas típicas de la Semana Santa: la limonada leonesa. Pero no, no es una limonada normal, tiene truco y es que entre sus ingredientes, los típicos de una limonada) se encuentra además el vino. Si en algún local del Barrio Húmedo os hablan de ‘matar judíos’ no os están llevando a los tiempos de las Cruzadas, sino a ir de limonadas… un curioso concepto que solo se puede hacer en León.

Y si hablamos de postres, no falta de nada: mazapanes, merles, yemas, amarguillos, hojaldres, lazos de San Guillermo… todo un festín para los más golosos.

Suponemos que después de todo esto no te has quedado con hambre. Si tienes ganas de probar ya todos estos suculentos platos, ¡decídete! Una visita a León siempre es un buen plan de fin de semana. ¡Nos vemos en el Barrio Húmedo!

Qué comer en León: menú

  • Cocido maragato
  • Sopa de trucha
  • Botillo del Bierzo
  • Bacalao ajoarriero
  • Ancas de rana a la baezana
  • Tortilla guisada