Cómo limpiar la tapicería del coche para dejarla perfecta

Te ofrecemos algunos interesantes y útiles consejos sobre cómo limpiar la tapicería del coche para que quede como nueva

La tapicería del coche y las alfombras se van desgastando con el paso del tiempo. Sin un cuidado adecuado, es en estos elementos dónde se aprecia más el envejecimiento de los materiales interiores del coche. Alargar la vida útil de tu coche es tan sencillo como seguir unas recomendaciones básicas, entre ellas, mantener limpio y cuidado el interior de tu vehículo. ¿Cómo limpiar la tapicería? ¿Qué consejos de limpieza seguir tanto si es de tela como de cuero? ¿Qué debes hacer para mantener los asientos como nuevos?

No es la primera vez que centramos nuestra atención en recomendaciones de cómo limpiar coche para que tanto el interior como el exterior del vehículo se encuentra en perfectas condiciones. Limpiar tapicería y asientos tiene truco: sentido común, cuidado y a veces algún “consejo de la abuela” para manchas difíciles.
Tapicería de tela o de cuero: consejos básicos

Los cuidados de nuestra tapicería varían dependiendo del material con el que esté hecha: tela o cuero. La principal recomendación para limpiar la tapicería de tela es hacer uso del agua con moderación. El tejido absorbe el exceso de líquido, haciendo el secado prácticamente imposible y generando, al ser combinada con jabón, demasiada espuma. La mejor recomendación para una limpieza básica en la tapicería de tela es la utilización de un aspirador de polvo. Si la suciedad es más pesada, se recomienda un paño húmedo con detergente suave.

Si la tapicería es de cuero, un consejo muy importante es pasar un paño húmedo con jabón neutro para eliminar la suciedad. A continuación basta con secar el exceso de agua o jabón con un paño seco. Es recomendable realizar dos veces al año un nutrido y abrillantado de la piel con un producto específico para evitar el deterioro del cuero y conservarlo en perfectas condiciones por más tiempo.

Limpiar el coche

Tres pasos para limpiar el interior vehículo

Seguir tres pasos básicos te ayudarán a realizar una buena limpieza del interior del vehículo y de la tapicería del coche. Se trata de consejos de sentido común pero también incorporamos algún truco casero para eliminar manchas difíciles, aunque ante la duda, acude siempre a un profesional:
Limpia a fondo el interior del vehículo antes de centrarte en la tapicería. Retira toda la suciedad, polvo y restos de tierra o barro secos de alfombras, maletero y habitáculo interior. Elimina restos de bolsas, comida, envoltorios y todas aquellas cosas que vamos acumulando en el interior del coche para despejar la zona y aspirar a conciencia asientos, tapicería, salpicadero y panel de instrumentos.
Elige producto de limpieza según material y necesidades. Para hacer frente a algunas manchas específicas o para el cuidado de tapicería existen numerosos productos y espumas de limpieza en el mercado. Busca el que más se ajuste a tus necesidades, a la mancha y al cuidado del material. Pero ya sea simple agua y jabón o algún quitamanchas, recuerda ampliar el producto tras haber eliminado la suciedad superficial. En función de la mancha o el material de la superficie se puede usar trapo, esponja o cepillo.
El acabado hace la diferencia. Repasa la superficie a limpiar y retira la espuma o el líquido sobrante con un trapo o con un aspirador si se trata de pequeños residuos sólidos para ofrecer un acabado perfecto.

Errores comunes al limpiar tapicería del coche

Al enfrentarse a la limpieza de la tapicería del coche, son varios los errores frecuentes que suelen cometerse. El primero de ellos es no actuar con la rapidez que la mancha requiere. No dejes que se seque la mancha. ¿Por qué? Si la tapicería se ha manchado de grasa, con restos de comida, chicles… y no lo limpias rápido, podrían quedar marcas. Lo más recomendable, según los expertos, es retirar rápidamente cualquier mancha que caiga sobre la tapicería y hacer, cada uno o dos meses, una limpieza a fondo.

No trates todas las manchas igual. No todas las manchas son iguales y cada una de ellas deben ser enfrentadas de forma diferente. La sabiduría popular y los consejos de la abuela recomiendan que para eliminar una mancha de barro es necesario primero aplicar un cepillo grueso para retirar la suciedad principal y después con el cepillo húmedo se procede a retirar los restos. Si la mancha es de té o café, quítala cuanto antes con papel secante y, después, frótala con hielo. En el caso del chocolate, utiliza jabón seco y frota con fuerza. Las manchas de grasa o aceite son las más difíciles. Puedes utilizar glicerina diluida para su eliminación.
Si vas a utilizar algún producto de limpieza, realiza una pequeña prueba antes para evitar daños en la tela y comprobar la eficacia del producto y sigue las instrucciones de uso en todo momento.

Limpiar la tapicería del coche es tan sencillo como seguir unos sencillos pasos: elimina la suciedad superficial con un buen aspirado, actúa con rapidez sobre la tapicería, evita que se seque la mancha para un mejor resultado y elige qué producto de limpieza usar sobre los asientos ya que el material del que estén hechos, ya sea cuero o tela, implican cuidados diferentes.