Lista de spotify: 8 himnos rock para abrazar la primavera

8 canciones para darle la bienvenida a la primavera. ¡Ábrete de orejas y prepárate para la nueva estación! ¡Primavera is coming!

Si hay una cosa que el buen rock siempre consigue es darte la dosis exacta de adrenalina para hacer de un simple viaje un momento memorable. Y, pisando el asfalto, ya preparados para la primera escapada soleada del año, recurrimos al baúl para crear una playlist con algunos de esos grandes temas que ya conocemos al 100% y que hemos bailado más veces de las que nos gusta recordar. Se llama Rock Clásico porque hay cosas que nunca pasan de moda.

For What It’s Worth – Buffalo Springfield. Los Buffalo Springfield no tuvieron el éxito tras su separación que habría de estar reservado para los Crosby, Stills & Nash o para la carrera en solitario de Neil Young, pero este “For What it´s Worth” ya ha estado en todas partes: todos conocemos este estribillo que sirvió de banda sonora para incontables películas. El tono lánguido y arrastrado de Martin y los acordes de la guitarra eléctrica de Young nos invocan largos paseos por alamedas, con la luz filtrada entre las hojas de los árboles, un escenario completamente primaveril y muy en línea con el “flower power” con el que nació esta canción.

Born to Run – Bruce Springsteen. Pero tenemos que acelerar y continuamos con la personificación misma del concepto de “clásico”: hace más de cuarenta años que el boss anda en la carretera, y  todavía consigue tanto agradar a las generaciones de rockers “cincuentones” como ser la gran influencia de bandas “jóvenes” como los Arcade Fire. “Born to Run” es de esas canciones que huelen incluso a asfalto, al deseo de seguir siempre adelante rumbo a nuestro destino, un elixir perfecto para quien se prepara para un largo viaje.

Are You Gonna Be My Girl – Jet. Ahora vamos a bailar sin levantarnos de los asientos del coche. El sonido de los Jet podría muy bien haber sido creado durante el auge del garage rock y no desentonaría en cualquier festival del principio de los 70´s. Pero, más que repetir una fórmula, estos australianos lograron aquí una excelente y adictiva canción que entra directamente en la colección de los “clásicos instantáneos”. Desafío: intenta oír este tema sin bailotear con las piernas. Vas a ver que no lo consigues.

Bad Case Of Loving You (Doctor, Doctor) – Robert Palmer. El original no es suyo (la autoría es de Moon Martin), pero fue Robert Palmer quien cogió el grito “Doctor! Doctor!”, le sumó unas guitarras eléctricas mucho más “sucias”, y lo transformó en un hit. Serían pocas las discotecas que en los años 80 no ponían ésta cuando la pista estaba llena, teniendo como respuesta una multitud que respondía con “air guitars”. Palmer habría de hacerse uno de los iconos de la MTV en sus primeros años, pero esta es una canción que queda en la memoria colectiva cómo uno de los grandes momentos del hard rock.

Suffragette City – David Bowie. La misión de Bowie nunca se ciñó únicamente al rock, pero temas como “Modern Love” o este “Suffragette City” le abrieron las puertas para obtener reconocimiento también en ese campo, en una fase en la que el glam estaba naciendo pero la idea de “hard rock” era aún muy distante. En este tema es la guitarra eléctrica de Mick Ronson la que da el tono pero, en la época, sirvió para reforzar el emergente estatuto de estrella rock de Bowie. Ahora, tras su muerte, sirve también como testimonio acabado de que su genialidad tenía mucho de eclecticismo y buena disposición.

Sharp Dressed Man – ZZ Top. Y si de hard rock  hablamos, lo mejor es que continuemos con quien sabe del tema. Más allá del artificio de sus largas barbas, los ZZ Top merecen ser siempre recordados como inventores de riff´s inolvidables, dentro de aquel género muy texano que busca su razón de ser en el  boogie y el blues, pero que es en la carretera donde encuentra su verdadera casa. No es por casualidad que la imagen más conocida de la banda es un hot rod: es decir música para acelerar hasta que la manecilla llegue al rojo.

Paradise City – Guns N’ Roses. “Take me down to Paradise City, where the grass is green and the girls are pretty”, marca el inicio de las “hostilidades” y, discúlpanos la obviedad, pero encaja inmediatamente en el espíritu de esta playlist. Viajamos porque sabemos que habrá siempre hierbamás verde en otro sitio, que por muchos lugares memorables que encontremos en la vida, tendremos siempre ganas de volver a la carretera, en busca de nuevas aventuras.

Don’t Stop Me Now – Queen. Este single de 1979 tiene un tono de desafío y orgullo que solo una personalidad vibrante como Freddie Mercury consigue llevar a cabo sin mácula. “Soy un coche de carreras” o una “nave  camino a Marte” son el tipo de afirmaciones que nos hacen creer que somos invencíbles. Aunque sólo sea porque, cuando la radio vierte temas de este calibre, es imposible no sentir la energía fluyendo.