Lugares abandonados de España que no te debes perder

Te presentamos 7 lugares abandonados en España que debes visitar en otoño. Pueblos fantasma, castillos, ¡y mucho más!

¿Buscando destino de Halloween o es muy pronto? Fascinantes. Sorprendentes. Melancólicos algunos. Terroríficos otros. Te presentamos 7 lugares abandonados en España que no deberías dejar de visitar este otoño. Pueblos fantasma, castillos medievales, fábricas de armas ruinas, trozos de la Historia y el patrimonio cultural de nuestro país… Recorre con nosotros los lugares abandonados más espectaculares de España y prepara ya tu próxima escapada. Deja volar tu imaginación para recorrer algunos de los rincones más fascinantes de nuestra geografía.

Belchite viejo, el pueblo fantasma de la Guerra Civil (Zaragoza)

A 50 kilómetros de Zaragoza, el misterio que rodea a esa zona, los rincones llenos de historia y las ruinas lo hacen un lugar perfecto para escaparte este otoño. Testigo de la Guerra Civil (la batalla de Belchite en la que murieron 6.000 personas en 13 días), Belchite Viejo es uno de los lugares abandonados de España más sobrecogedores. En 1937, el pueblo contaba con 3.800 habitantes y 1.200 casas, tras la Guerra Civil, el pueblo quedó en ruinas y la que fuera villa histórica de Belchite (con un rico patrimonio mudéjar) fue despoblándose paulatinamente  por las decisiones políticas tomadas a posteriori. Junto al Belchite viejo, se construyó un nuevo pueblo, el actual Belchite. Reserva visita guiada para conocer todos los secretos de Belchite el viejo tanto para hacer un recorrido por el recinto histórico de Belchite y recordar la Batalla de Belchite así como todos los sucesos ocurridos desde julio de 1936 hasta el final de la guerra civil como para realizar una visita guiada nocturna para adentrarse en sus noches misteriosas y conocer leyendas del viejo Belchite.

Belchite viejo

Fuerte de San Cristóbal (Navarra)

Hace casi ocho décadas, 795 presos republicanos huían del Fuerte de San Cristóbal, la prisión más segura del norte del país. El “Proyecto Ezkaba”, con motivo del 80º aniversario de la masiva fuga de 1938, pretende poner en valor la memoria histórica de este lugar con reconstrucción de la ruta que los fugados siguieron en su intento de alcanzar la libertad mediante un sendero GR; la organización de un campo de trabajo internacional en torno al Cementerio de las Botellas; la edición de un libro y una exposición que reivindican el papel de las mujeres parejas de los presos y su relación de solidaridad con mujeres de Pamplona; y la continuidad de las visitas escolares y ciudadanas. El edificio, construido a finales del siglo XIX y principios del XX, se sitúa a 15 kilómetros de Pamplona, y aunque no se permite la visita a su interior existen proyectos como el mencionado y actividades puntuales que pretenden recuperar su memoria histórica.

Villa Excelsior (Asturias)

“Villa Excelsior” es una mansión abandonada en Luarca. La casa de indianos más ostentosa de Valdés se encuentra a dos kilómetros de Luarca. Fue construida en 1912 Manuel Méndez de Andés. El asturiano hizo fortuna en Argentina y volvió a Luarca para, bajo el diseño y supervisión del arquitecto Manuel del Busto, construir una magnífica villa. Un símbolo del lujo de “Villa Excelsior” eran las cuadras de caballos, decoradas con azulejos de la Cartuja de Sevilla. A finales de 2016, se iniciar los trabajos de remodelación que convertirán esta casa de indianos de Barcellina en un hotel de cinco estrellas.

Monasterio de San Pedro de Arlanza (Burgos)

A 45 kilómetros de Burgos, encontrarás una de las ruinas más célebres de España. San Pedro de Arlanza es uno de los monasterios más importantes del reino de Castilla. Fue erigido por Gonzalo Fernández, padre de Fernán González, en el año 912. Aún se puede apreciar los restos de la iglesia comenzada en 1080, así como los de la torre del siglo XII, claustro y demás dependencias monacales, tras el abandono sufrido como consecuencia de la Desamortización de Mendizábal. En 1931 fue declarado Monumento Histórico-Artístico. Algunas de las celdas de los monjes han sido restauradas. Para asegurarte poder acceder a este tesoro nacional,  consulta los horarios de visita en la web de turismo de Castilla y León. Junto al valor arquitectónico de las ruinas y su pasado glorioso, destaca la ubicación: ¡no te pierdas las vistas.

Monasterio de San Pedro

Fábrica de armas de Orbaizeta (Navarra)

El otoño tiene parada obliga para cualquier viajero en los Bosques de Irati. Los colores y texturas de la zona no dejan indiferente a nadie como tampoco lo hace la Fábrica de armas de Orbaizeta, uno de los dos pueblos que dan acceso a esta selva mágica. Abrió sus puertas en 1784 y las cerró exactamente un siglo después. La Fábrica produjo cañones, munición y hierro de alabada calidad hasta la implantación de los Altos Hornos, a finales del XIX. La producción de la fábrica de armas permitió dar sustento y asentamiento a más de 150 familias en esta zona de Irati. Actualmente está en estado de ruina y está declarada Bien de Interés Cultural desde 2007.

Estación de tren de Canfranc (Huesca)

El Pirineo aragonés nos fascina en todas sus versiones y por ello no podíamos dejar de incorporar en este listado de lugares abandonados fantásticos la estación de tren de Canfranc. De estilo clasicista, nos recuerda al estilo arquitectónico de los grandes palacios franceses, su actividad empezó a decaer en 1970 con el derrumbe del puente de L’Estanguet, debido al descarrilamiento de un tren de mercancías francés. En la actualidad pertenece al Gobierno de Aragón, que mientras termina de restaurarla ha habilitado el vestíbulo central para organizar visitas temáticas. Inaugurada en 1928 cuenta con 75 puertas de entrada y salida y ha sido declarada como Bien de Interés Cultural.

Estación de tren

El Parque del Pasatiempo (Betanzos)

Fue una iniciativa novedosa y única en su género, precursora de los actuales parques temáticos.  El Parque del Pasatiempo en Betanzos de 1914 no se encuentra estrictamente abandonado pero sí pertenece a otra época y en el momento de su inauguración abarcaba un área de terreno cuatro veces mayor de lo que se conserva actualmente. El parque temático comenzó a construirse en 1893 y fue terminado en el 1914 siguiendo los deseos del emigrante Juan García Naveira. En una extensión de 90.000 metros cuadrados pretendía construir jardines de fantasía, túneles subterráneos, un laberinto, una casa de espejos, un zoológico, cientos de esculturas, estanques, canales, un gabinete de curiosidades, invernaderos… Como curiosidad, en su origen, una de las puertas de acceso estaba custodiada por dos grandes leones, que hoy ya no están (se encuentran en la entrada del Santuario de Covadonga, Asturias).

Asturias, Navarra, Betanzos, Huesca, Burgos y Zaragoza ofrecen numerosos rincones para visitar y conocer. Entre ellos, estos 10 fascinantes lugares abandonados que deberías añadir a tu próxima escapada de otoño. ¿Te apuntas a nuestra ruta por lo misterioso y desconocido?