Escenarios de miedo: una ruta escalofriante por mansiones del terror

De los creadores de lugares abandonados que no debes perderte llegan a Goodyear… ¡las casa del terror! ¡Descúbrelas aquí!

Son las mansiones del terror. Una ruta escalofriante por escenarios de cine que cualquier amante del séptimo arte no debe dejar pasar. Y no hablamos del mítico edificio Dakota de La semilla del Diablo. Sin salir de España, encontrarás los mejores y más sorprendentes escenarios del miedo. De los creadores de lugares abandonados que no debes perderte, llega a las pantallas de Goodyear, las 5 casas del terror que te quitarán el sueño.

Monasterio Santa María la Real de Valdeiglesias, lugar de peregrinación
Junto al Pantano de San Juan, se encuentra todo un lugar de peregrinación para los amantes del fantaterror: Monasterio Santa María la Real de Valdeiglesias (Pelayos de la Presa). Y no es porque se trate del monasterio más antiguo de España ni por su proximidad con la capital (a 60 kilómetros de Madrid). La razón que lo convierte en parada de nuestra ruta es que fue el escenario no de una sino de varias películas míticas del género de terror de los años 70. Allí se grabaron La noche de Walpurgis (1971), La noche del terror ciego (1972) y El ataque de los muertos sin ojos (1973).

El edificio, fundado en 1150, atesora seis siglos de arquitectura reflejados en sus fachadas y rincones. El monasterio está construido en estilos románico, gótico, renacentista, barroco y un posible mozárabe. Y es además el escenario de algunas de las cintas de culto más relevantes del género de fantaterror. La noche de Walpurgi protagonizada por Paul Naschy, es la cuarta de una serie sobre el hombre lobo Waldemar Daninsky. Además de en el Monasterio Santa María la Real de Valdeiglesias, en parte, fue rodada en el antiguo Hospital de Tuberculosos de Navacerrada, hoy día desaparecido, en el valle de la Barranca. La noche del terror ciego es una coproducción hispano-lusa que, inspirada en su contemporánea La noche de los muertos vivientes (1968) y en el cuento de Gustavo Adolfo Bécquer El monte de las ánimas (1862). Se trata de la primera entrega de la tetralogía de los Templarios Ciegos, compuesta por El ataque de los muertos sin ojos (1973), El buque maldito (1974), y La noche de las gaviotas (1975). La película tuvo varios escenarios de terro. En Portugal se rodó en Lisboa,  Estoril, Setúbal, Sesimbra y Palmela. En España, aunque los créditos de la película sólo mencionan al monasterio de El Cercón, Madrid, las siniestras ruinas del cementerio de los Templarios se esconden en el monasterio de Santa María La Real de Valdeiglesias.

El Orfanato, Llanes de miedo

Llanes es un escenario de terror. El Orfanato (2007) de Juan Antonio Bayona puso en el radar del género de miedo un antiguo caserón conocido como Villa Parres o el palacio de Partarríu (una mansión del año 1898 que perteneció a José Parres Piñera, acaudalado indiano, que fue ministro de Marina, gracia y justicia). Ya vimos el edificio en otras producciones españolas como la serie Los jinetes del Alba (Vicente Aranda, 1990) o las películas Mi nombre es sombra (Gonzalo Suárez, 1996, La balsa de piedra (George Sluizer, 2001). La dualidad de esta casona de 1899 es evidente. Noble y elegante, parece un decorado romántico que inspira la mente creativa de Gonzalo Suárez, un enamorado, al menos en sus películas, de Llanes. Imponente y tétrica, es el lugar en el que Belén Rueda vive el horror. El edificio fue embargado durante la Guerra Civil para improvisar un hospital. Hoy se encuentra en estado de semiabandono.

Una recaudación de 80 millones de dólares a nivel mundial, 61 nominaciones a premios internacionales de los que ganó 31 y 7 Goyas avalan una producción que catapultó a Bayona y colocó a Villa Parres en el mapa de Hollywood. Pero por qué Bayona eligió esta mansión del terror. “Es una finca colonial del siglo XIX, de aspecto misterioso. Lo mejor es que cada una de sus fachadas es diferente, lo que produce el efecto de que la casa cambia continuamente”, reconocía el propio director. Pero no sólo la casa ofrecía varias caras sino el propio Llanes, que ofrecía privilegiadas localizaciones naturales como grutas, acantilados, bosques y montañas. La casa resultaba tan fascinante que Josep Rosell, responsable de la dirección artística, sugirió en un primer momento que sus interiores fuesen utilizados para el rodaje. Sin embargo, la planificación del director, llena de complicados movimientos de cámara, no lo permitía por eso más del 80 % de la película se filmó en decorados, inmensas construcciones de más de mil metros cuadrados donde se recrearon todas las estancias del orfanato.

Los Otros, bajo la mirada de Amenábar

Cantabria es la siguiente parada en nuestra ruta por las casas del terror que han servido de escenarios de cine. Los Otros de Amenábar (2001) recurrió al Palacio de los Hornillos paara rodar los exteriores de la película. La cinta se estrenó primero en agosto de 2001 en los EEUU, donde obtuvo un éxito rotundo por parte de la crítica y del público. En septiembre del mismo año se estrenó en las salas españolas, convirtiéndose en la película española más vista hasta el momento con 6.410.561 espectadores​ y una de las 400 películas más taquilleras de la historia con casi 210.000.000 dólares recaudados en todo el mundo. Nicole Kidman es Grace, la guía que nos conduce por la senda del terror psicológico que puebla las historias de Amenábar. De su mano y a través de los  lóbregos pasillos de un caserón victoriano descubrimos dónde se esconde el miedo. Exactamente en el Palacio de Hornillos, donde se grabó los exteriores de la casa que esconde el secreto de Los Otros.

La casa de Los Otros, que forma parte de una extensa finca con dos palacios, se encuentra en la zona más alta y es una propiedad privada propiedad del Duque de San Carlos, no es visitable. También ha sido escenario de algunos anuncios televisivos y de otras películas como El viaje de Carol.

Rec en la Rambla de Catalunya

El número 34 de la Rambla de Catalunya es otro de nuestros escenarios de terror. El edificio donde se rodó Rec (2007), la película de terror dirigida por Jaume Balagueró y Paco Plaza que han visto millones de espectadores de todo el mundo y ha recaudado más de 38 millones de dólares además de generar dos secuelas: Génesis y Apocalipsis. Un conjunto escultórico de tres figuras, casi zombies, acosando a una mujer recibe al visitante. Toda una declaración de intenciones teniendo en cuenta la historia de la reportera Ángela, la protagonista de la película que cámara en mano cautivó a una generación de amantes del género de terror. Más de 48 rodajes de películas y anuncios han usado este edificio para recrear sus ficciones:Como mariposas en la luz, Salvador, y series como La Bella Otero.

Los escenarios de REC con todos lugares reales: el parque de bomberos, las calles de Barcelona y el edificio número 34 de la Rambla. Su rodaje con cámaras digitales de alta definición y móviles de última generación causó impacto en su momento simulando una estética similar a El proyecto de la bruja de Blair y al estilo dogma. El objetivo era lograr una sensación de realismo absoluto. El presupuesto del REC fue de 1,5 millones de euros y consiguió situarse entre las 100 películas de 2000 más taquilleras fuera de Estados Unidos (96ª) con más de 33 millones de dólares.

Los ojos de Julia en los pasillos subterráneos del terror

La protagonista de El orfanato repitió tres años después el formato de terror, esta vez bajo la dirección de Guillem Morales y con Lluís Homar (su marido) con partener. Los ojos de Julia (2010) encontraron en los pasillos subterráneos de la Universidad Laboral Francisco Franco en Tarragona el lugar perfecto para desarrollar su historia. Es nuestra última parada en esta ruta de casas del terror. Más que una mansión o un edificio, como en el resto del listado, este es un complejo inaugurado en 1956 en las afueras de Tarragona. La Universidad Laboral de Tarragona (ahora un complejo educativo, sede de institutos y residencias de estudiantes) fue uno de los escenarios elegidos (hubo otras localizaciones en Cataluña, pero el verdadero terror se vivió aquí), exactamente, en los tétricos pasillos subterráneos del edificio central que son recorridos por Belén Rueda, y que hoy en día están en desuso. Con más de un millón de espectadores y unos 6,7 millones de euros de recaudación ‘Los ojos de Julia’, que lleva siete semanas en cartel, fue la película española más taquillera en 2010.

Los amantes del género de terror tienen en este listado las 5 edificaciones más terroríficas de la historia del cine en España. Una ruta escalofriante que no deberías perderte para hacer de tu próxima escapada un viaje de cine.