Consejos útiles para el correcto mantenimiento del coche

Te contamos algunos interesantes y prácticos consejos que deberías tener en cuenta para el correcto mantenimiento de tu coche.

Aunque no lo sepas, pasas el verano entero dañando la pintura del coche. Esta epidermis es la última barrera entre el metal y la fuerza de los elementos y por ello, más que por estética, la pintura es de gran importancia para la longevidad de tu coche. Llegado el verano, es el momento de redoblar nuestra atención.

Tierra

La imagen clásica es recurrente cada agosto: un coche cubierto por completo de polvo y arena, con una inscripción jocosa a mano: “¡lávame!”.

Parece un problema menor, pero es lo último que necesita nuestro coche después de pasar las últimas semanas a trotes por carreteras secundarias. La arena funciona como una lija que puede dejar marcas incluso tras el lavado. Usa un plumero blando para quitar la mayor parte del polvo, antes de aplicar cera o pulir.

Árboles

Cuando dejas el coche en el pinar o en el parking de la playa, queda a merced de la caída de resina de los árboles de alrededor que, en esta época, “sudan” con el calor. Como fuerte adhesivo que es, esta resina tiene el potencial de dejar marcas en la pintura y, si sólo la frotas con agua, tiene tendencia a esparcirse por zonas aún mayores. En este caso usa sólo alcohol mineral y una pasada de cera enseguida.

Agua y fuego

También en esta época notamos más la presencia de los aspersores que hay por todos los jardines del país. Una salpicadura rápida y refrescante es agradable e inofensiva para nosotros, pero no para la pintura de nuestro coche. Los minerales del agua se funden con la tinta y, si no les prestamos la debida atención, pueden dejar marcas fácilmente visibles. En este momento es posible incluso tener que recurrir a un especialista.

Por contraste, en verano, cuando tenemos la infeliz particularidad de conocer bien los incendios forestales, las cenizas que lleva el viento y la humedad deposita son alcalinas y capaces de acabar con los acabados de cualquier pintura.

Resiste la tentación de lavar con manguera y busca un lavado profesional después de un incendio en tu zona.

Combustible

Al llenar el coche, las gotas de combustible que caen del depósito son una forma segura de dañar tu pintura. Si no prestamos atención, la gasolina puede dejar marcas casi imborrables en algunos acabados. La solución es simple pero requiere destreza: un paño de micro fibras y un poco de jabón líquido.

Insectos

No podemos acabar esta lista sin una de las señales más claras de que acabamos de llegar de un largo viaje: la cantidad de insectos muertos que nuestro coche trae en el parabrisas y en el capot. Si bien en el vidrio es fácil resolverlo con un manguerazo rápido, las marcas de pintura son más exigentes. Los restos de animales son ácidos y corroen la pintura si no efectuamos un lavado cuanto antes con un buen detergente y pañuelo suave.

¡No te olvides!: además del protector solar que llevas en el equipaje en vacaciones, no olvides la atención que tu coche necesita. Al fin y al cabo, es un compañero que vas a tener contigo durante muchos y buenos veranos.

proteger la carrocería