Consejos para el correcto mantenimiento de los frenos

El mantenimiento de los frenos del coche es vital para la seguridad de los viajeros. Goodyear te ofrece algunos consejos para que duren más.

Los frenos son los dispositivos principales de seguridad para los conductores españoles. Es cierto que necesitamos tener todos los elementos de nuestro vehículo, tanto pasivos como activos, en buen estado para maximizar las condiciones del automóvil. Sin embargo, cuando las encuestas salen a la calle, los conductores hacen siempre referencia al sistema de frenado. Esto nos lleva a presentarte una serie de trucos de frenado para conservar tus frenos en buen estado y aumentar tu seguridad y la de los tuyos al volante.

Revisiones periódicas, buenas prácticas de conducción y atención a las señales que nos envía el coche. Esos son los tres pilares fundamentales en los que basar nuestro mantenimiento de los frenos, si bien desgranaremos más profundamente los hábitos concretos para que el vehículo se encuentre en niveles óptimos. Así que atento a nuestros consejos para mantener los frenos en buen estado.

En primer lugar, procura conducir con suavidad y evitar los movimientos bruscos. Frenar de forma constante o pisar el freno a fondo habitualmente son las principales causas del desgaste de nuestras pastillas y nuestros discos de freno. Si esto sucede, tenemos que procurar modificar nuestras costumbres y acudir al taller mecánico rápidamente para cambiar las piezas.

El lugar donde vivimos también afecta al estado de nuestro sistema de frenado independientemente de cuáles sean nuestras prácticas al volante. Vivir en una ciudad llena de cuestas y pendientes o tener nuestra casa en lo alto de una montaña y tener que desplazarnos diariamente para ir a trabajar son circunstancias que forzarán mucho más nuestros frenos que si vivimos en una planicie o villa sin apenas cuestas.

Cómo funciona el freno motor

En relación con los dos puntos anteriores, el método más eficiente para evitar el desgaste de los frenos (sobre todo, en pendientes pronunciadas) es el freno motor. Tenemos que ver la caja de cambios de nuestro vehículo como nuestra primera opción para frenar. Baja una marcha o dos y evita pisar el pedal durante todo el tiempo.

Hoy en día, los coches poseen multitud de indicativos para avisarnos de si alguna parte del vehículo está fallando. Los frenos también. Incluso, el tacto de nuestro pie con el pedal tiene que seguir siendo nuestro primer guía.

mecánica coches frenos

Señales de alerta

Si el pedal de freno está muy duro o necesitamos pisar muy a fondo para que el coche frene correctamente, las pastillas, los discos o ambos elementos están desgastados y nuestra distancia de frenado será mayor por muy fuerte que pisemos. Cámbialos cuanto antes.

Por el contrario, si el pedal apenas opone resistencia, la avería puede consistir en una fuga del circuito de frenos, el aire en el sistema o el líquido de frenos dañado o contaminado.

El sonido también funciona como un piloto. Si, al frenar, escuchas un chirrido molesto y agudo, es probable que signifique que, a pesar de haber cambiado las pastillas, los discos están desgastados y necesitas unos nuevos. Visita a tu mecánico.

Otro de los signos que indican que tus frenos están desgastados es una ligera -o fuerte, depende del grado de desgaste- vibración en el volante, al pisar el pedal de freno.

Sea como fuere y a pesar de que no notes ninguna de las señales que te estamos indicando a lo largo de estas líneas, nunca pospongas tu revisión más allá de los 20.000 kilómetros, la distancia máxima recomendada de cambio de las pastillas. Tus hábitos y tu localidad pueden hacer que el sistema se desgaste menos, pero a partir de esta distancia la calidad se resiente.

Pon en práctica nuestros consejos y disfruta de los kilómetros que cuentan. El placer de viajar está a tu alcance y eres tú mismo quien puede hacer de tus desplazamientos en coche un viaje confortable.