Los mejores restaurantes para ir de tapas en Santiago de Compostela

Te presentamos los mejores bares y restaurantes para ir de tapas en Santiago de Compostela: disfruta las tapas más sabrosas en los lugares con más encanto.

España es el país con más bares por habitante de la Unión Europea y Galicia da fé de ello. Cada vez que tengo a algún amigo de visita en Santiago de Compostela no puedo evitar aconsejarle visitar éste o aquél sitio donde dan unas tapas increíbles, en la mayoría, incluso, gratis.

Con el paso del tiempo he ido afinando mis preferencias y hoy en día ya tengo una serie de bares de Compostela que me encanta visitar. Hay muchos, muchísimos sitios que podrían ser mencionados, pero lo cierto es que no todos ellos son igual de auténticos. Yo siempre tengo la teoría de que si hay señores mayores (y los señores mayores saben mucho) por algo será. Y allí donde hay señores, casualmente hay buenos precios y buenas tapas.

Tapeando por Santiago

El Cabalo Blanco, por ejemplo, es uno de los que más frecuento. El típico bar de viejetes que van a echar las cartas, donde puedes ver a los mismos abuelos en la tragaperras un día tras otro mezclándose entre la gente joven que viene atraída por las tapas gratis fuera de serie que sirven al pedir una bebida. Un bar de toda la vida, sin moderneces, pero donde uno está agusto. Las tapas cambian cada día, a mí me ha llegado a tocar una fuente de langostinos, no digo más.

Otro de los míticos es A Tita, un bar – hostal, donde una señora hace tortillas sin parar detrás de la pequeña barra para dar de tapa a todo el que tome algo. Tortillas de más de 20 huevos que han hecho de este bareto un lugar con mucho encanto.

Si lo que quieres es tomar un buen pulpo (éste lo tendrás que pagar), la Pulpería Fuentes, otro bar donde lleno de clientes del barrio y forasteros atraídos por sus famosas tapas de pulpo y por el churrasco.

También está el Abellá, muy famoso entre los estudiantes por sus espléndidas tapas de filete de cocodrilo. Precios competitivos y la eterna duda de si el cocodrilo es real o no te engatusarán tanto o más que el camarero que se niega a decirte la verdad.

Otros de innegable calidad son O Piorno y San Clemente, donde por el precio de dos bebidas puedes casi cenar con las tapas que sirven. O puedes atreverte con el Orella, donde el plato estrella es la oreja de cerdo. Pero no sólo eso. Pimientos de padrón (en temporada), lacón o jamón asado son algunas de las raciones que recomiendo sin lugar a dudas.

Tapeando por Santiago

Otro muy entrañable es Casa Felisa. Engaña mucho desde fuera, pero en la parte de atrás oculta un florido patio donde comer en primavera o verano. Los precios son muy asequibles y las croquetas caseras y el secreto ibérico quitan el hipo.

Y si buscas algo auténtico, en las afueras de Santiago, ve al Fogar do Santiso. Un lugar integrado en el bosque donde el dueño los sábados por la noche hace queimada y toca la gaita. Un ejemplo de restaurante basado en la agricultura ecológica y los productos de primera calidad pero recuperando las raíces gallegas más auténticas. No te puedes perder sus panes caseros, las verduras de sus huertas y el churrasco de porco celta.

Si es lo que yo digo siempre, lo difícil en Santiago es comer mal… 🙂

The following two tabs change content below.
Eva Abal Una idea un viaje
Me llamo Eva y desde siempre adoro viajar y por eso durante los últimos años he recorrido más de 40 países, muchos de ellos en solitario. Me desenvuelvo fácilmente y me adapto a situaciones fuera de mi “zona de confort” disfrutando al máximo de cada experiencia. Me encantan la naturaleza y los lugares eco-friendly así como todo lo que conlleve aventura. Además, soy fanática del arte, la fotografía y las rutas urbanas. En mi blog, Una idea, un viaje - http://unaideaunviaje.com/- , cuento mis vivencias de forma sincera en primera persona, intentando mostrar a mis lectores las cosas tal y como las siento. ¡No hay reto que se me resista!
  • Luis Fernandez Campo

    Gracias por tus recomendaciones. Permíteme que añada otro local, muy popular, y a precios muy económicos: El Gato Negro. Está en una de las rúas peatonales cerca de la catedral. No tiene letrero, pero sí un cartel metálico con la silueta de un gato negro. Un lugar de toda la vida: sencillo, pero limpio, de azulejos blancos y madera verde. Especialidades: mejillones en escabeche, empanada, queso de tetilla con membrillo, etc. Todo casero y muy sabroso.

    • Eva – Una idea, un viaje

      Sí, lo he probado!! Está cerquita del Orella!! Habrá que repetir pronto a ver si entra en la lista 😉 Gracias por tu aportación!!

  • MOCHILEANDOxELMUNDO

    Contando los días para pegarme atracones de pulpo!!!

    • Eva – Una idea, un viaje

      En cuanto lleguéis exhaustos… De camino al Fuentes! 😀