Miedo a conducir: en qué consiste la amaxofobia y cómo combatirla

¿Quieres saber en qué consiste el miedo a conducir? En Goodyear te explicamos todos los detalles sobre la amaxofobia

El miedo a conducir tiene nombre. La amaxofobia es una fobia más común de lo que se pueda creer. Según un estudio sobre ansiedad y conducción, afecta al 22% de los conductores. Suele aparecer tras sufrir un accidente, pero también como respuesta a episodios de estrés y ansiedad. Desde Goodyear te explicamos en qué consiste el miedo a conducir y cómo combatirlo.

En España, actualmente existen 8,3 millones de conductores que sufren miedo a conducir y solo 1,5 millones con amaxofobia, según CEA (Comisariado Europeo del Automóvil). Según los datos del RACE, cerca del 30% de los conductores en España sufren amaxofobia, la mayoría mujeres, de los cuales, un 12% se verían incapaces de conducir. El miedo a conducir puede presentarse en distintos grados. Dependiendo de su intensidad y la ansiedad que genera puede afectar a la vida personal de la persona que lo sufre. ¿Quiénes lo padecen? Habitualmente la amaxofobia se presenta en personas que, en su día, se sacaron el carnet pero no practicaron lo suficiente, personas que han vivido una experiencia traumática o personas que sienten desconfianza e inseguridad a hacia sus propias habilidades al volante. Algunos estudios establecen un perfil entre personas de más de 40 años, con un porcentaje más alto entre mujeres que entre hombres.

Síntomas de la amaxofobia

¿Inseguridad, tensión muscular, aumento del ritmo cardíaco, sensación de flojedad en brazos, flojedad en piernas o visión borrosa? Si has notado algunas de estas señales mientras conduces, puede que tengas miedo a conducir. La amaxofobia tiene una serie de síntomas reconocibles que pasan, en primer término, por un sentimiento de pánico y terror a la hora de enfrentarse al volante y la carretera. Esta ansiedad viene acompañada de episodios de estrés, con incremento de la actividad cardíaca, sudor, mareos y náuseas.

Miedo a conducir

Causas del miedo a conducir

El miedo a conducir tiene sus raíces en diferentes situaciones que no siempre tienen que ver con haber sufrido una situación traumática. Entre las causas más habituales para la aparición de esta fobia está el hecho de haber sufrido un accidente de tráfico, pero también tiene que ver con otros miedos como, por ejemplo, miedo al circular por sitios desconocidos o a conducir con condiciones climatológicas adversas o con falta de luz. La amaxofobia puede aparecer en personas con baja autoestima que presentan inseguridades al volante derivadas bien sea de la falta de conocimiento o de la reducción de sus capacidades físicas o mentales para conducir (normalmente producidas por la edad o por algún problema de salud).

Cómo combatir el miedo a conducir

El miedo a conducir tiene cura. Lo aseguran los psicólogos y existen diferentes alternativas para afrontarlo. La amaxofobia puede superarse con una terapia psicológica cognitiva-conductual para tomar conciencia de este miedo y utilizar técnicas de relajación para controlar la ansiedad y el pensamiento negativo que genera esta fobia. Para superar este tipo de miedo, las terapias incluyen un plan de enfrentamiento gradual para ir superando la ansiedad de la única forma posible: conduciendo y enfrentándose a la carretera de forma progresiva. Muchas autoescuelas y organismos como la Fundación CEA y el RACE (Real Automóvil Club de España) cuentan con cursos de reciclaje para afrontar la amoxofobia.

Superar el miedo a conducir es posible. Al tratamiento psicológico se unen cursos prácticos que permiten restablecer de nuevo una relación sana entre conductor, coche y carretera. Vivir sin miedo es posible.