¿Cansado de ver insectos en el limpiaparabrisas? ¡Soluciónalo!

Si no quieres que los mosquitos ensucien el parabrisas de tu coche presta atención ¡Tenemos la solución definitiva!

A nadie le gusta salir del coche y encontrarse el parabrisas y la carrocería llenos de insectos. Por eso te presentamos una serie de trucos contra los insectos, para que puedas eliminar sus restos y disfrutar de un vehículo limpio y en condiciones. Eliminar los insectos de los cristales puede parecer embarazoso, incluso para los limpiaparabrisas del futuro, aunque si sabemos actuar con rapidez y precisión, el problema desaparecerá rápidamente. Solo tenemos que usar el sentido común y aplicar algunos trucos caseros que te ofrecemos a continuación.

En primer lugar, debemos recordar que la rapidez jugará siempre a nuestro favor. Si nos bajamos del coche y vemos que está lleno de mosquitos, no podemos pasar del tema y dejar la limpieza para la semana siguiente. Si las manchas son recientes, no nos costará nada eliminarlas, mientras que si dejamos que la suciedad se incruste, nos llevará más tiempo acabar con ellas. Además, la pintura sufrirá menos.

Otro aspecto a tener en cuenta es la prevención. Cuanta menos suciedad exista, menos habrá que limpiar. Para ello podemos utilizar una película antilluvia sobre el parabrisas. Este tratamiento hace que las gotas de agua resbalen sobre el cristal en lugar de quedarse pegadas y, del mismo modo, también evita que los insectos se peguen sobre la luna.

Como la película ayuda, pero no termina con el problema, habrá veces que nos sigamos encontrando con restos de bichos sobre el coche. Un truco sencillo que facilitará tus labores de limpieza consiste en aplicar una toalla húmeda sobre la zona sucia. Esto es tan fácil como humedecer una toalla o un trapo con agua y un producto de limpieza doméstico y dejarlo reposar toda la noche sobre la zona afectada. Así, la mañana siguiente la suciedad se habrá ablandado y retirarla supondrá mucho menos esfuerzo.

Parabrisas sin mosquitos

Debemos recordar también que las soluciones milagro pueden salir caras. Informarse a través de Internet está bien y puede aportarnos muchas cosas, pero tenemos que ser muy cautelosos con las fuentes. En algunos foros de Internet enseñan recetas que prometen ser la solución definitiva, a base de productos tan dispares como el vinagre o la cocacola. Huye. Lo más probable es que termines con la pintura hecha un desastre y, en el mejor de los casos, con una limpieza doble para eliminar el ‘mejunje milagroso’ y los bichos que ya estaban.

Desde aquí recomendamos utilizar simplemente agua con jabón, o en todo caso, emplear algún producto específico limpiacristales. Si vas a emplear alguno de estos productos químicos especiales para las lunas, humedece primero la zona para que el líquido no se evapore nada más aplicarlo. Y, con la misma finalidad, evita realizar la limpieza a pleno sol con el coche muy caliente.

Si, como suele ser habitual, te encuentras la carrocería sucia además del parabrisas, aplica algunos de los consejos que te hemos dado hasta el momento como ser rápido a la hora de actuar, poner a remojo con una toalla humedecida las zonas a limpiar o evitar las soluciones mágicas.

En el caso de la limpieza de la chapa, no te olvides de que lo ideal para realizar el fregado es una esponja o un trapo de algodón. Nunca emplees un estropajo o papel de periódico, ya que terminarás con la carrocería llena de arañazos.

Por último, tras eliminar las manchas de insectos, procede a realizar un lavado general del coche. Así podrás disfrutar nuevamente de un vehículo limpio y en perfectas condiciones para disfrutar una vez más de los kilómetros que cuentan.