Muscle cars: los coches que revolucionaron Estados Unidos

20 mayo | 2020 | Goodyear

Los Muscle Cars son únicos en cuanto a diseño y filosofía. Descubre más de su historia y características a través de estos 8 míticos coche muscle

Si eres un apasionado del motor seguro que entre tus sueños está el de poder conducir un “muscle car”. Este tipo de vehículos, cuyo origen se remonta a los años 60 en Estados Unidos, se caracterizan por la potencia de sus motores y su aspecto deportivo y “musculado” (de ahí el nombre). El concepto de “muscle clar” ha ido actualizándose y ampliándose pero hay iconos -como las diferentes versiones del Ford Mustang o el Pontiac- que a todo amante del motor le gustaría poder conducir alguna vez. Desde Goodyear hacemos un repaso por los “muscle cars” clásicos y modernos que todo amante del motor debe conducir antes de morir.

Un poco de historia

Entre las mejores películas de coches, Gran Torino (2008) ocupa un puesto especial. En ella el que el gran Clint Eastwood interpreta a Walt Kowalski, un veterano de guerra muy malhumorado cuyo objetivo en la vida es cuidar de su Ford Gran Torino de 1972. Alguno puede pensar que su pasión por ese coche es exagerada, sin embargo, un verdadero amante del motor sabría apreciar que ese Ford es una pieza única que bien merece esa dedicación.

A diferencia del protagonista de esta película, el origen de los “muscle cars” no está vinculado al público más veterano. En los años 50 el sector automovilístico de Estados Unidos vivió un resurgir (después del parón por la II Guerra Mundial) que, sin embargo, no conectaba con los jóvenes norteamericanos. No les convencía tener los mismos coches que sus padres, demandaban modelos diferentes con altas prestaciones y, sobre todo, una apariencia deportiva y “musculosa”. Sus peticiones quedaron cubiertas con los “muscle cars”, unos vehículos que se popularizaron en la década de los 60 y 70 en una época en la que el gasto en combustible no era ninguna preocupación.

¿Qué caracterizaba a los primeros “muscle cars”?

Eran turismos de tamaño medio-grande, con un motor muy potente (normalmente ocho cilindros), tracción trasera y características deportivas (aunque muy diferentes a las habituales de los coches europeos). Su diseño era fácilmente identificable (a pesar de la variedad de modelos), con una imagen que se puede calificar de “agresiva” y que, desde luego, conseguía llamar la atención. De hecho, esta fue una de las claves de su éxito: que cuando los jóvenes se pusiesen al volante de uno de ellos no pasasen desapercibidos. Y esto era posible no solo por su estética sino también por el sonido de su potente motor. Ir en un Chevrolet Chevelle SS396 o un Pontiac GTO y pasar desapercibido era misión casi imposible.

Las peculiaridades de los “muscle cars” debían encajar con otros dos requisitos: ser prácticos y manejables (ya que eran para uso habitual) y tener precios asequibles para que no se limitasen a un público restringido. Todos estos requisitos los cumplía el Pontiac Tempest GTO, lanzado en 1964 como una versión más deportiva del Tempest. Con él se inauguraba modelo y una nueva era, ya que se considera el primer “muscle car” de la historia. 

Chevrolet Chevelle

Evolución de los muscle cars

Los “muscle cars” se popularizaron en la década de los 60 y principios de los 70. Aunque mantuvieron unas características comunes, los modelos se fueron ampliando para adaptarse a más segmentos del mercado. Los clásicos Ford Mustang, Chevrolet Camaro o Dodge Charger son los principales referentes en este tipo de vehículos. 

La crisis del petróleo, su alto nivel de contaminación y poca seguridad (los neumáticos y tipo de suspensiones no eran las más adecuadas para motores tan potentes) los relegó a un segundo plano a finales de la década de los setenta. Sin embargo, los “muscle cars” nunca desaparecieron y pervivieron hasta la actualidad como piezas únicas que los amantes del motor aprecian (o sueñan con tener). 

Top de los “muscle cars”

Elegir los mejores “muscle cars” de la historia es tarea complicada: el diseño característico de este tipo de vehículos se ha reinterpretado una y otra vez dando lugar a modelos únicos. Entre los más emblemáticos destacarían: 

Chevrolet Chevelle SS 454

El Chevelle fue uno de los modelos con más éxito dentro de Chevrolet con carrocerías que se fueron adaptando y transformando y que incluyeron descapotables, familiares o coupés. Su primer “muscle car” fue el SS 454 de 1970, un turismo con una aceleración de 0 a 100 km/h en 5 segundos.

Chevrolet Chevelle

Pontiac GTO (1964)

Considerado el primer “muscle car” de la Historia, es todo un icono del mundo del motor. Tenía versión descapotable y coupé y superaba los 170 km/h. Además de la carrocería, una de sus novedades fue el árbol de levas.

Muscle cars

Ford Mustang Shelby GT 500 (1967)

Tenía un motor muy potente de ocho cilindros y una potencia de 355 HP que le permitía alcanzar los 208 km/h y una aceleración de 0 a 100 km/h en 6,5 segundos. Toda una leyenda y uno de los turismos que protagonizan la película 60 segundos (2000) junto a Nicolas Cage.

Mustang Shelby

Dodge Charger R/T (1968)

Los modelos Dodge (del fabricante Chrysler) se caracterizan por su extravagancia y estética exclusiva. El lanzado en 1968, con un diseño en forma de botella de Coca Cola, es buena prueba de ello. Entre las versiones actuales que más respetan a los originales está el Demon.

Dodge charger

Plymouth Road Runner Superbird (1970)

Su origen está ligado a las carreras Nascar de Estados Unidos y solo se fabricaron unos 1.900 ejemplares. Fue el primer turismo en usar túnel de viento y diseño asistido por ordenador. Su característico alerón servía para darle estabilidad. 

Plymouth Road

Shelby Mustang GT500 Super Snake

Un modelo actual cuya última versión cuenta con nada más y nada menos que 836 CV. Todo un clásico que ha perdurado hasta la actualidad y que sigue en el mercado con diferentes versiones y acabados. 

Shelby Mustang

Chevrolet Camaro (2007)

Los Chevrolet Camaro son otro referente dentro los “muscle cars”. Nacieron en la década de los 60 para hacerle la competencia al Ford Mustang y, más de medio siglo después, siguen reiventándose conservando su propulsión trasera y diseño agresivo. Uno de los modelos más populares fue el del año 2007 utilizado en la película Transformers, así como el ZL 1.

Chevrolet Corvette

Chevrolet Corvette (C3)

Fabricado entre 1968 y 1982, se mantuvo durante estos 14 años con un motor y chasis que, al principio, era muy similar a su predecesor -el Stingray- pero con una carrocería totalmente innovadora. Se trata de un modelo que se fue adaptando y reinventando, como cuando llegó la crisis del petróleo de 1973. Se le conoce también como “Shark” por su particular parecido con un tiburón.

Los “muscle cars” han pervivido hasta la actualidad adaptando modelos e incorporando prestaciones que cumplan con las exigencias del consumidor actual. El resultado son coches únicos con los que sueña todo amante del motor. ¿Y tú, ya has tenido el privilegio de conducir uno de ellos?

Good Year

Si quieres saber más de motor, rutas en coche, viajes y planes, déjanos tu e-mail y te mantendremos informado de toda la actualidad

¡Prepárate para tu siguiente aventura con GoodYear!

Good Year Kilometros que cuentan