Museos del automóvil en España: un road trip para conocerlos

Estos son los museos del automóvil más interesantes de España. Te proponemos un road trip para conocerlos, ¡vámonos!

Los museos son siempre una buena opción para visitar con niños, y aunque a muchos pueda parecerles una actividad de lo más aburrida, lo cierto es que en la actualidad cuentan con instalaciones dirigidas a los más pequeños que harán que se lo pasen en grande durante su visita a la vez que aprenden. Seguro que si le propones a tu hijo visitar un museo del automóvil, aceptará encantado, así que echa un vistazo a algunos de los mejores museos automovilísticos de nuestro país para disfrutar con niños.

Museo de Historia de la Automoción, Salamanca

Inaugurado por SS MM los Reyes de España en el año 2002, el objetivo del Museo de Historia de la Automoción de Salamanca es mostrar a sus visitantes la evolución experimentada por los automóviles desde la prehistoria hasta la actualidad. Consta de dos edificios cuya superficie total supera los 4.200 m2, con una exposición permanente de más de 90 vehículos procedentes de diferentes épocas históricas. A lo largo de tres plantas podrás contemplar piezas exclusivas como un Hispano Suiza 30/40 HP de 191 O, un automóvil conservado en su estado original, convirtiéndose en el primer automóvil en España declarado Bien de Interés Cultural.

También podrás ver dos réplicas de dos automóviles pioneros como el Triciclo Benz de 1885 y el Bonet de 1899. Otras piezas de especial interés son los automóviles utilizados por los dos últimos jefes del estado español, un Cadillac Fleetwood 75 del año 1970 y un Mercedes-Benz 560 SEL.

La entrada general son 4€ y es gratuita para los niños menores de 5 años. El museo ofrece además visitas guiadas, actividades didácticas destinadas a centros escolares y dispone de materiales educativos para que los más pequeños disfruten al máximo de la experiencia.

Museo de Fernando Alonso, Llanera (Asturias)

Seguro que le has visto decenas de veces a través de la pantalla de tu televisor compitiendo contra los mejores pilotos del mundo. Alonso se ha convertido en todo un referente en la historia del automovilismo de velocidad español, tras conseguir subirse al pódium hasta en dos ocasiones en el Campeonato Mundial de Pilotos de Fórmula 1. Si has celebrado cada una de sus victorias y sufrido hasta el último segundo con sus derrotas, el Museo de Fernando Alonso en Llanera es de visita obligada. Su colección está compuesta por más de 270 piezas únicas, incluyendo todos los coches con los que el piloto asturiano ha competido desde que se subió por primera vez y con tan sólo 3 años a un monoplaza fabricado por su padre, hasta la actualidad. Cascos, monos, botas y una colección de trofeos completan la espectacular colección.

El museo abre sus puertas de lunes a domingo, incluyendo festivos, y la entrada general para adultos es de 15€ y de 10€ para niños de entre 4-12 años.

Museo de la moto y el coche clásico, Hervás (Cáceres)

La localidad de Hervás, en el norte de Cáceres, está situada en pleno valle del Ambroz, un entorno privilegiado para los amantes de la naturaleza, con piscinas naturales y frondosos bosques de castaños. Este pequeño pueblo no sólo cuenta con uno de los barrios judíos mejor conservados de España, declarado conjunto de interés histórico, sino que además presume de tener el museo de medios de locomoción terrestre más importante de Europa. El Museo de la moto y el coche clásico destaca por su peculiar arquitectura de formas curvas, y esconde en su interior un reflejo fiel de la vida y las costumbres de la sociedad de los tres primeros cuartos del siglo pasado y finales del siglo anterior. Aquí encontrarás desde medios de locomoción, pasando por coches, motos, carruajes de época, triciclos y hasta cochecitos de muñecas.

Su fundador, Juan Gil Moreno, tenía una “Guzzi 65” cuando era joven. El paso de los años y la añoranza por traer de vuelta sus recuerdos de juventud llevó a su fundador a buscar un modelo como éste para restaurarlo. Poco a poco, dedicando su tiempo libre a su pasión por la locomoción, fue construyendo este complejo y recopilando diferentes modelos de motos y coches clásicos, hasta el día de hoy, cuando podemos disfrutar de más de 300 reliquias repartidas a lo largo de ocho pabellones. El museo dispone además de una cafetería, una gran terraza y un parque infantil para el uso y disfrute de los más pequeños. Si te apasionan los clásicos y decides visitarlo, aprovecha para contemplar las vistas del impresionante valle del Ambroz y la peculiar arquitectura del museo desde lo alto del mirador y ya de paso, dáte una vuelta por este bonito pueblo, visita su judería,  adéntrate en la calle más estrecha de España y hazte una foto en el famoso Puente de la Fuente Chiquita.

Museo Torre de Loizaga (Vizcaya)

El castillo de Concejuelo, una majestuosa fortaleza del siglo XIV ubicada en la localidad vizcaína de Galdames, a tan sólo 20 km de Bilbao, esconde en su interior una excepcional colección de automóviles clásicos y antiguos. ¿Su tesoro más preciado? Una colección de modelos de la marca Rolls-Royce única en Europa y una de las mejores del mundo, ya que cuenta con nada más y nada menos que 43 modelos de la lujosa marca británica, fabricados entre 1910 y 1998.

El empresario Miguel de la Vía fue el encargado de restaurar la Torre de Loizaga en 1985, una construcción que data del siglo XIV y que pertenecía a la adinerada familia Ochoa García de Loyzaga y convertirla en el Museo Torre de Loizaga.  De la Vía comenzó a construir su colección privada de coches que hoy tenemos el privilegio de disfrutar. Adéntrate en los muros de su castillo y conoce la historia del automóvil a lo largo de sus seis estancias. La colección cuenta con 75 vehículos en perfecto estado de conservación, desde el primer vehículo fabricado en serie (Ford T) hasta deportivos clásicos (Ferrari Testarrosa o Lamborghini Countach) y clásicos de los años 30 (Hispano-Suiza, Isotta o Bentley).

Una de la las joyas más preciadas de la colección es el exclusivo Rolls-Royce Phantom IV, del que solamente se fabricaron 18 unidades y que perteneció al Emir de Kuwait. Los 17 restantes se vendieron a reyes y jefes de estado y 3 de ellos fueron adquiridos por el dictador Francisco Franco. En la actualidad, son utilizados por la Casa Real española para ocasiones especiales.

Podrás revivir el lujo y la ostentación de épocas pasadas por tan sólo 7€, siendo la entrada para menores de 12 años totalmente gratuita.

Museo Automovilístico de Málaga

Ubicado en el emblemático Edificio de La Tabacalera, el Museo Automovilístico de Málaga derrocha glamour en un espacio que aúna arte, entretenimiento, automovilismo y moda distribuído a lo largo de 6.000 metros cuadrados. El histórico edificio acoge una de las colecciones más importantes de coches antiguos de Europa, con casi un centenar de exclusivos vehículos acompañados de más de 200 piezas de alta costura e instalaciones de arte contemporáneo. Los automóviles se distribuyen a lo largo de diez espacios en función de sus características y período histórico al que pertenecen: “Energías Alternativas”, “Belle Époque” -hasta 1914-, “Años 20”, “Art Déco”, “La Dolce Vita”, “Excentricidad”, “Coches de Ensueño”, “Coches Populares”, “Tradición Inglesa” y “Tuning”.

Además, cuentan con un “EcoMuseo” a través del cual se organizan excursiones y talleres dirigidos a niños con el objetivo de promover hábitos y conductas respetuosas con el medio ambiente. En el espacio denominado ‘Energías Alternativas’ encontraremos vehículos como el automóvil de vapor de Stanley (1910) o el Milburn Electric (1916), que fue el primer coche eléctrico en conseguir alcanzar la velocidad de 100 km/h. La tarifa de entrada general es de 8.50€ y la reducida de 6€.

Estos son sólo algunos de los museos automovilísticos con los que cuenta nuestro país: un road trip pensado para disfrutar en familia de los Kilómetros que cuentan. ¿Has estado en alguno de ellos? ¿Cuáles son tus favoritos?