10+1 canciones de gasolinera

Descubre con Goodyear la música de gasolinera que necesitas para viajar. ¡Una playlist que suena mucho mejor en casete!

Sales de viaje, y eso significa que estás deseando subirte al coche y encender el radiocasete… ¿o es el reproductor de CD? ¿o llevas una memoria USB? ¿o conectas tu música directamente por bluetooth? Los tiempos han cambiado, pero hay algo que permanece igual: viajar con música es viajar mejor. Eso sí, no puedes evitar una pizca de nostalgia cuando recuerdas aquellos tiempos en los que la guantera y las puertas del coche sólo servían para guardar cintas de casete, o las oportunas paradas a llenar el depósito que también servían para añadir nuevos éxitos a tu colección musical.

Escuchar cualquier canción de tu smartphone directamente en el coche está muy bien, sí, pero, ay, nada como Los Chichos en el radiocasete para hacer de tu viaje una auténtica road trip. Así que prepárate para viajar en el tiempo con esta playlist de gasolinera que sólo suena mejor si la escuchas en cinta de casete.

Soy minero. Te guste más o menos, te evoque o no otros tiempos, no podrás negar que es escuchar el Soy minero de Antonio Molina en el coche y ponerte a cantar. Tranquilo, nos ha pasado a todos. Por eso este tema de 1955 ocupa un lugar de honor en la playlist de canciones de gasolinera que no vas a poder quitarte de la cabeza en todo el día. Avisado quedas.

Lágrimas de amor. Si la voz de Antonio Molina es parte de nuestra cultura popular, las letras de Camela también. Este trío – ahora dúo – impulsor del tecno-rock es el segundo grupo español que más discos ha vendido en las últimas tres décadas. Y muchos de ellos salieron de los expositores de las gasolineras porque la crítica musical nunca les tuvo en cuenta. Y eso que llevan desde 1994 partiendo más de un corazón…

Achilipú. A tu estación de servicio más cercana también llegó Dolores Vargas ‘La terremoto’ y su Achilipú, todo un hit de la rumba catalana que seguramente has tarareado más de una vez. Sin duda, se trata de un fiel representante de ese casi género propio que es la música de gasolinera.

Volver a empezar (Begin the Beguine). Si te pedimos que cierres los ojos y pienses en un expositor de cintas de gasolinera, hay muchas posibilidades de que en esa imagen aparezca Julio Iglesias y la carátula del disco que le dedicó a su hija, De niña a mujer. Publicado en 1981, es uno de sus álbumes de referencia. Lo que no es poco teniendo en cuenta que hablamos del artista europeo con más éxito internacional hasta hoy.

Can’t help falling in love. Y junto a Julio Iglesias, no podía faltar Elvis Presley. El rey del rock & roll lo es tanto que hasta se cuela en esta playlist de canciones de gasolinera typical Spanish. Y lo hace para ponerle un toque romántico (y, extrañamente, también un poco navideño) a este viaje en el tiempo.

Thriller. Y ya que nos hemos desviado al otro lado del Atlántico, ¿qué estación de servicio no tiene a la venta el álbum más vendido de la historia? Thriller de Michael Jackson vio la luz en 1982, cuando la única forma de escuchar música de calidad era en cinta y con un bolígrafo a mano por si había que rebobinar…

Volando voy. Otro nombre propio de la música de gasolinera es Camarón de la Isla. Figura indiscutible del flamenco, publicó 17 discos en vida pero apenas vendió copias. Eso sí, su rostro no ha faltado durante años en los expositores de los casetes.

Bailarás con alegría. Puede que nos les pongamos cara, pero Los Chichos son sinónimo de cinta de gasolinera. “Esta rumba tan flamenca que Los Chichos componemos”, como nos cuentan en Bailarás con alegría, tiene ese no sé qué, qué sé yo, que te anima a bajar la ventanilla y subir el volumen. Incluso si lo tuyo es la música house. Por cierto, que el trío madrileño lleva en activo ¡desde 1973!

¡Hola, mi amor! Otro que no puede faltar en nuestra playlist es Ricardo Gabarre, más conocido como Junco. Máximo representante de la balada gitana en los años 80, ha pasado a la historia con este ¡Hola, mi amor! que todos conocemos aunque no sepamos muy bien dónde lo escuchamos por primera vez.

El toro guapo. ¿Y qué me decís del Fary? Su rostro tampoco falta en ningún buen expositor de gasolinera que se precie. Y es que temas como El toro guapo sonaron en el R5 de tu padre y siguen haciéndolo en el coche eléctrico de tu hijo (¿quién dijo que El Fary es cosa del pasado?).

Así me gusta a mí. Rumbas, baladas, flamenco… no son los únicos géneros que podías encontrar en los casetes de gasolinera. Que se lo digan a Chimo Bayo, el dj irrepetible del techno español en la década de los 90 que ha sonado, y sonado, y sonado, en la ruta del bakalao. Llegó a ser número 1 en Japón e Israel, y su “exta sí, exta no” forma parte, queramos o no, de nuestra cultura popular.

Y tú, ¿a quién echas de menos en esta playlist de canciones de gasolinera?