Cómo revisar y mantener adecuadamente los neumáticos en otoño

27 noviembre | 2019 | Goodyear

Es importante revisar los neumáticos en otoño. Aprende con Goodyear cómo revisarlos y mantenerlos correctamente con los consejos que te ofrecemos

Es importante comprobar el estado de los neumáticos en otoño. Aprende con Goodyear cómo revisarlos y mantenerlos correctamente con los consejos que te ofrecemos.

Cuando circulamos por carretera, lo único que mantiene nuestro vehículo unido al asfalto son cuatro pequeñas superficies de neumático, las que en cada instante tocan el suelo. Si esos neumáticos no tienen el aire suficiente o la goma está desgastada, nuestra unión al asfalto es frágil. Dicho de otro modo, el mantenimiento de los neumáticos resulta tan esencial para una conducción segura como ponerse el cinturón pero, sin embargo, no siempre le prestamos la atención que debemos.

Unos neumáticos en buen estado son necesarios todos los días del año, pero especialmente cuando las condiciones de la carretera empeoran como consecuencia del clima, como por ejemplo en otoño. Con el otoño bajan las temperaturas, disminuyen las horas de sol y llueve con más frecuencia, por lo que es habitual encontrarnos con el asfalto mojado o incluso helado cuando salimos de viaje. Para que tu conducción sea lo más segura posible, te contamos las claves para elegir el mejor neumático en otoño.

La adherencia en los neumáticos de otoño

Lo primero que debes valorar es la profundidad del dibujo y el desgaste de la banda de rodadura, ya que, cuanto más profundo, mejor se agarrará el neumático al asfalto y, por tanto, menos posibilidades tendrá de patinar y de sufrir el temido aquaplanning. La ley impide circular cuando ese surco es inferior a 1,6 milímetros, pero ello no significa que tengas que utilizar tus neumáticos hasta que alcancen esa altura, ni mucho menos. De hecho, el agarre óptimo en superficies mojadas es de 2,3 milímetros.

neumáticos eagle f1 asymmetric

Elegir tipo de neumático: all season vs neumático de invierno

Lo recomendable es que si hace mal tiempo y tus neumáticos están llegando al testigo, los cambies por otros nuevos. Si utilizas el coche en lugares donde nieva con frecuencia, elige neumáticos de invierno para conseguir el mejor agarre. Los neumáticos de invierno están pensados para desarrollar todas sus capacidades en climas fríos con temperaturas de +7 °C e inferiores e incluyen bandas de rodadura diseñadas para maximizar la adherencia y la capacidad de frenado sobre hielo y nieve. Goodyear apuesta por un compuesto especial para bandas de rodadura Winter Grip que ofrece una mayor tracción sobre carreteras cubiertas de hielo y nieve todo el año, además de dotar de láminas 2D a la zona central para facilitar el arranque y la parada sobre nieve y hielo.

Los neumáticos de invierno se reconocen por el símbolo de la montaña con tres picos y el copo de nieve que llevan impreso en sus flancos. Los fabricantes como Goodyear recomiendan no mezclar neumáticos de invierno y verano porque esto puede hacer más peligrosa la conducción sobre carretera deslizante y afectar a la maniobrabilidad, especialmente si se combina modelos con un dibujo distinto en la banda de rodadura y un rendimiento dispar.

Dibujo del neumático

Teniendo en cuenta que los neumáticos de invierno deben sustituirse por un juego de neumáticos de verano o multiestación una vez que las temperaturas comienzan a subir y no quieres cambiar tus neumáticos cada seis meses, una de las opciones que gana adeptos en los climas suaves son los neumáticos All Season. Los Goodyear Vector 4Seasons han sido desarrollados para obtener las máximas prestaciones tanto en condiciones climatológicas de calor como con lluvia intensa y aguanieve. Su área de contacto es más ancha y plana, y los surcos hidrodinámicos mejoran la resistencia al aquaplaning.

Eligiendo este tipo de neumáticos todo tiempo nos ahorramos el engorro de tener que sustituir las ruedas dos veces al año y, además, podemos circular en condiciones meteorológicas adversas, ya que los Goodyear Vector 4Seasons están homologados como neumático de Invierno, por lo que no necesitaremos utilizar cadenas en caso de nieve.

El riesgo de sufrir una colisión por alcance es mayor en otoño que en primavera o verano, debido a una peor visibilidad, por lo que un neumático que reduzca la distancia de frenado es muy recomendable en esta época. Además, debes tener en cuenta que, por lo general, conducir con agua multiplica por dos esa distancia. Así que elige bien tus neumáticos y, sobre todo, mantén la distancia de seguridad cuando estés circulando con lluvia.

La presión adecuada

Tan importante como no llevar unas ruedas ya gastadas es evitar aquellas que no tengan la presión suficiente. Vigila el aire de tus neumáticos para que se mantengan en los niveles que marca el fabricante, ni más ni menos, ya que si las ruedas pierden presión no tendrán la adherencia adecuada y se desgastarán por los bordes; y, si exceden en presión, se desgastarán primero por el centro.

Regular la presión no es ninguna tontería y menos después del verano, cuando las condiciones de la carretera dificultan la conducción (y, además, el tiempo puede estar muy desapacible para tener que salir del coche si sufres un pinchazo).

Neumáticos

El estado de tus neumáticos

Puede que, incluso con la presión adecuada y el dibujo perfecto, los neumáticos de tu coche tampoco estén en perfecto estado. Eso se debe a que la goma no siempre se conserva bien, sobre todo si nuestro coche no duerme en garaje y está sometido a las inclemencias del tiempo permanentemente.

Es posible que en casos en los que no hayamos utilizado un coche durante mucho tiempo, nos encontremos con varios problemas. Uno de ellos será el de encontrarnos sin batería, algo habitual después de largos periodos sin usar el vehículo; pero otro aún más importante es el estado de los neumáticos: pueden deformarse con el tiempo y provocar graves accidentes.

Ese problema no solo se produce por el mal tiempo o largos periodos sin utilizar el coche: los neumáticos también se estropean por varias razones

  • llevarlos con una presión errónea
  • por no sustituirlos en el momento en el que han cumplido su vida útil
  • por una alineación incorrecta al montarlos.

Todas esas razones, junto a otras más comunes como golpes, bordillazos o cortes imprevistos, pueden dañar los neumáticos antes de tiempo y obligarnos a sustituirlos para garantizar la seguridad en la conducción.

Recuerda: esta estación asegúrate de que tus neumáticos tienen surco, la presión adecuada y se encuentran en buen estado. También puedes seguir estos sencillos consejos de mantenimiento para que tu coche reciba el mal tiempo en las mejores condiciones posibles. Una vez que has revisado adecuadamente los neumáticos en otoño ya sólo tienes que salir a la carretera y disfrutar de kilómetros y kilómetros de paisajes coloreados con los tonos del otoño.

Good Year

Si quieres saber más de motor, rutas en coche, viajes y planes, déjanos tu e-mail y te mantendremos informado de toda la actualidad

¡Prepárate para tu siguiente aventura con GoodYear!

Good Year Kilometros que cuentan