Cómo revisar y mantener adecuadamente los neumáticos en otoño

Es importante revisar los neumáticos en otoño. Aprende con Goodyear cómo revisarlos y mantenerlos correctamente con los consejos que te ofrecemos

Cuando circulamos por carretera, lo único que mantiene nuestro vehículo unido al asfalto son cuatro pequeñas superficies de neumático, las que en cada instante tocan el suelo. Si esos neumáticos no tienen el aire suficiente o la goma está desgastada, nuestra unión al asfalto es frágil. Dicho de otro modo, el mantenimiento de los neumáticos resulta tan esencial para una conducción segura como ponerse el cinturón, y sin embargo no siempre le prestamos la atención que debemos.

Unas ruedas en buen estado son necesarias todos los días del año, especialmente cuando las condiciones de la carretera empeoran como consecuencia del clima, como por ejemplo en otoño.

Con el otoño bajan las temperaturas, disminuyen las horas de sol y llueve con más frecuencia, por lo que es habitual encontrarnos con el asfalto mojado o incluso helado cuando salimos de viaje. Para que tu conducción sea lo más segura posible, te contamos las claves para elegir el mejor neumático en otoño.

La adherencia

Lo primero que debes valorar es la profundidad del surco, ya que, cuanto más profundo, mejor se agarrará la rueda al asfalto y por tanto menos posibilidades tendrá de patinar y de sufrir el temido aquaplanning. La ley impide circular cuando el surco es inferior a 1,6 milímetros, pero ello no significa que tengas que utilizar tus neumáticos hasta que alcancen esa altura, ni mucho menos. De hecho, el agarre óptimo en superficies mojadas es de 2,3 milímetros.

Lo recomendable es que si hace mal tiempo y tus neumáticos están llegando al testigo, los cambies por otros nuevos. Si utilizas el coche en lugares donde nieva con frecuencia, elige ruedas de invierno para conseguir el mejor agarre. Si, en cambio, el clima de tu zona es templado o no presenta variaciones bruscas de temperatura, puedes decantarte por las ruedas Eagle F1 Asymmetric 3, galardonadas con el premio al mejor neumático del año 2016 en la categoría de turismos que entrega la revista Neumáticos y Mecánica Rápida. Estas ruedas se distinguen de otras por su mayor adherencia al asfalto, esencial en condiciones de lluvia, y también porque proporcionan una menor distancia de frenado tanto en superficies mojadas como en secas.

neumáticos eagle f1 asymmetric

De hecho, los neumáticos Eagle F1 Asymmetric 3 cuentan con una calificación A en seguridad, lo que significa que son eficientes en agua.

El riesgo de sufrir una colisión por alcance es mayor en otoño que en primavera o verano, debido a una peor visibilidad, por lo que un neumático que reduzca la distancia de frenado es muy recomendable en esta época. Además, debes tener en cuenta que, por lo general, conducir con agua multiplica por dos esa distancia. Así que elige bien tus neumáticos y, sobre todo, mantén la distancia de seguridad cuando estés circulando.

La presión adecuada

Tan importante como evitar unas ruedas ya gastadas es evitar aquellas que no tengan la presión suficiente. Vigila el aire de tus neumáticos para que se mantengan en los niveles que marca el fabricante, ni más ni menos, ya que si las ruedas pierden presión no tendrán la adherencia adecuada y se desgastarán por los bordes, y, si exceden en presión, se desgastarán primero por el centro.

Regular la presión no es ninguna tontería y menos después del verano, cuando las condiciones de la carretera dificultan la conducción (y, además, el tiempo puede estar muy desapacible para tener que salir del coche si sufres un pinchazo).

Recuerda: esta estación asegúrate de que tus neumáticos tienen surco y la presión adecuada. También puedes seguir estos sencillos consejos de mantenimiento para que tu coche reciba el mal tiempo en las mejores condiciones posibles. Y entonces sólo te faltará salir a la carretera y disfrutar. Disfrutar de kilómetros y kilómetros de paisajes coloreados con los tonos del otoño.