Neumáticos de verano: te ayudamos a elegir

Los neumáticos sufren mucho en verano. ¡Descubre en nuestro blog lo que necesitas saber para elegir los más adecuados!

Cuidar de los neumáticos. Cuántas veces nos lo han repetido sin cesar medios de comunicación, cuñados, mecánicos y toda clase de personas. Y cuántas veces hemos desoído el consejo. Error. Los neumáticos son el único contacto entre coche y carretera. Todo el peso, todo el movimiento, todas las imperfecciones, todo el rozamiento… Absolutamente todo depende, en última instancia, de su agarre al firme. Cuidar tus neumáticos es cuidar tu seguridad.

Los meses han ido pasando y ahora tenemos las vacaciones a la vuelta de la esquina. Y sabemos lo que eso significa para muchos: toca conducir en verano. La mayoría emplea sus vehículos para desplazarse a lo largo de todo el año. Otros solamente recurren a ellos en vacaciones. Sin embargo, sí es cierto que la mayor parte de los largos desplazamientos para los no profesionales tiene lugar en esta época del año. Y eso nos lleva a nuestra primera premisa: debemos mantener en condiciones óptimas a nuestro intermediario con el suelo. En esta época y teniendo en cuenta que en España tenemos un clima moderado, son muchos quienes optan por utilizar en su vehículo neumáticos específicos de verano. Estas ruedas alcanzan su mejor funcionamiento con las temperaturas cálidas, por lo que se convierten en las opciones ideales en nuestro país durante la primavera y el período estival.

¿Qué diferencia un neumático de verano y uno de invierno?

Los neumáticos de invierno y verano responden a necesidades climatológicas diferentes y por tanto disponen de características diferentes. En cuanto a la banda de rodadura, los neumáticos de invierno presentan un dibujo más profundo y recortado para responder mejor ante la presencia de agua y nieve en carretera. Cuentan con pequeñas láminas en los tacos, que mejoran notablemente la adherencia y la tracción tanto en nieve como en barro.
Su composición química especial permite que las gomas no se endurezcan a bajas temperaturas, manteniendo su flexibilidad por debajo de los 7º C.

La identificación de los neumáticos de invierno es diferente. En su lateral, encontrarás la clave M+S (Mud and Snow, es decir, Barro y Nieve) y un pictograma formado por una montaña de tres picos y un copo de nieve en su interior. El etiquetado de los neumáticos ofrece una gran cantidad de información que debes consultar para elegir el más adecuado a cada situación y a tu forma de conducir.

¿Conoces los neumáticos all season? Estos neumáticos buscan un equilibrio en sus prestaciones ante las diferentes condiciones climáticas y nos permiten viajar a la costa en verano o a zonas de montaña en invierno.

Los neumáticos de verano están fabricados con un caucho más duro, que alcanza su mayor grado de adherencia cuando la temperatura es más alta. Aquí reside una de las claves para la compra de estos neumáticos: la temperatura mínima de rendimiento óptimo. A menos de 7 ºC, los neumáticos específicos de verano ven reducidas drásticamente sus prestaciones.

Consejos para los neumáticos de verano

Es por eso que en nuestro país, a pesar de no ser considerado -ni mucho menos- un país frío, no suelen colocarse durante los meses de invierno. A pesar de que algunos conductores optan por llevar neumáticos mixtos durante todo el año, te recomendamos adaptarte a las características específicas de cada goma para conseguir potenciar su rendimiento.

Las características de los neumáticos Goodyear de verano los convierten en una garantía fiable para los meses cálidos: mayor superficie de contacto (al ser más anchos, esto repercute en su superficie de agarre), ahorro en el consumo (ofrecen una menor resistencia de rozamiento), ventajas a la hora de maniobrar y mayor agarre (lo que reduce el tiempo de frenada). Hemos de recordar que todas estas propiedades se manifiestan bajo las condiciones climatológicas adecuadas para estas ruedas, que nos permiten disfrutar cómodamente del placer de viajar.

Mantenimiento en verano

Para mantener en buenas condiciones nuestros neumáticos de verano, aconsejamos al usuario un correcto mantenimiento. Estos neumáticos deberían colocarse en la estación veraniega, en un período de tiempo aproximado que va desde mayo hasta octubre. Este rango de meses debe ser ajustado por el propio conductor, ya que no es lo mismo vivir en Sevilla o Baleares que hacerlo en un pueblo de las montañas de Galicia. Comprobar la presión de los neumáticos se antoja también fundamental. Un mal ajuste del aire en el interior de la rueda aumentará el consumo y reducirá tanto su adherencia como su durabilidad. El conductor debe comprobar la presión de sus neumáticos al menos una vez cada dos semanas.

El dibujo en las ruedas necesita un mínimo de 1,6 milímetros por ley. Vigila tus ruedas, ya que un desgaste excesivo reducirá sus prestaciones. Así que recuerda: emplea tus neumáticos Goodyear de verano y potencia la seguridad de tu coche, al tiempo que reduces el consumo y disfrutas de tus trayectos desde una perspectiva más confortable y segura.