Ni frío ni calor

14 mayo | 2015 | Goodyear

El viaje perfecto es la suma de muchas cosas. Una suma en la que el orden de los factores no altera el producto. El trayecto roza la perfección cuando nos acompaña nuestra gente, porque eso significa que una experiencia está esperando ser vivida con ellos. Es el destino que elijamos y la motivación que nos implique visitar este lugar; es diversión, echarse unas buenas risas, pues ¡viajamos para pasarlo bien! Es buena música, ya sabes que no hay viaje en el recuerdo sin una banda sonora que nos recuerde lo especial que fue.

Pero también viajar es disfrutar de cada kilómetro y del coche que conducimos. Bien sean trayectos largos o más cortos, pero es fundamental sentirse bien, a gusto.  Y en esto influye mucho la temperatura del interior del vehículo, ¿o es que no te acuerdas de los días de sofá y manta en casa en pleno invierno cuando no puede faltar la calefacción? O las sofocantes tardes de verano a casi 40ºC aliviadas por un buen chorro de aire fresco…

Pues en el coche pasa lo mismo. No se trata de pasar frío ni calor mientras conduces, sino de mantener una temperatura óptima en el vehículo porque, aunque pensemos que ésta no influye en cómo nos sintamos para conducir, sí lo hace. Todo tiene siempre un efecto en nuestro estado de ánimo o en las ganas con que lo hagamos. ¡Y a nosotros nos gusta conducir disfrutando de ese momento!

Temperatura-coche

Aunque a estas alturas ya tenemos asumido que el aire acondicionado y la calefacción son equipamientos básicos en un coche, es conveniente darles un uso apropiado, pues una temperatura baja nos hará sentir incómodos en la carretera, mientras que demasiados grados favorecen la fatiga de quien está al volante. Y como queremos viajar seguros, ¡la moderación es la clave!

Te estarás preguntando: ¿Y esa temperatura ideal cuál es? Se aconseja que el interior del coche esté entre 22ºC y 23ºC, algo inferior a la aconsejable en las casas. Ten en cuenta que un contraste excesivamente alto con la temperatura exterior no es aconsejable.

¿La calefacción consume combustible?

El sistema de calefacción de los coches se basa en el aprovechamiento de la energía térmica generada por el motor en marcha. El motor de un vehículo en funcionamiento genera una gran cantidad de calor, el cual es neutralizado por el radiador de refrigeración. El único gasto que puede ser atribuido a la calefacción es el generado por el ventilador que introduce el aire en el conducto de ventilación.

Trucos para garantizar la eficiencia de tu calefacción: no enciendas la calefacción cuando enciendas el motor del coche, después de que éste haya estado en reposo, ya que el motor tardará unos minutos en alcanzar la temperatura suficiente como para que el aire de la ventilación llegue a calentarse de forma significativa. Espera unos minutos antes de encender la calefacción. Una forma muy eficiente de distribuir el calor de la calefacción por el interior del coche es conectar el aire a la salida de los pies. No conectes al aire acondicionado y la calefacción al mismo tiempo. Y no olvides su mantenimiento un par de veces al año para garantizar que los conductos y los filtros estén siempre en buen estado, ¡se nota!

Good Year

Si quieres saber más de motor, rutas en coche, viajes y planes, déjanos tu e-mail y te mantendremos informado de toda la actualidad

¡Prepárate para tu siguiente aventura con GoodYear!

Good Year Kilometros que cuentan