Pantallas azules en los coches ¿perjudiciales para la salud?

Las pantallas azules ya son habituales en los coches pero, ¿son perjudiciales para tu salud visual? ¡Infórmate!

La implementación de sistemas de infoentretenimiento es una realidad en la mayoría de nuevos vehículos del mercado, independientemente del segmento y la gama a la que pertenezcan. Esta novedad aglutina en un dispositivo todo el apartado multimedia del vehículo, pudiendo así reproducir música, vídeo, software de navegación e incluso controlar todo tipo de datos (cierre de puertas automático, manos libres…) desde pantallas digitales instaladas generalmente en el frontal del habitáculo. Si bien es cierto que estos dispositivos mejoran la experiencia y simplifican a un toque muchos gestos ayudando así a mejorar la seguridad en la conducción, no están exentos de controversia dado que el tipo de tecnología que utilizan se basa generalmente en pantallas LED que, como otros aparatos como teléfonos móviles o tablets emiten un tipo de luz que puede resultar dañina para los ojos.

Así se extrae de un estudio de la Universidad Complutense de Madrid que concluía, tras medir la exposición a estas pantallas, que la luz que emiten los dispositivos con tecnología LED puede producir la muerte celular en el ojo estimulando genes que favorecen la misma y bloqueando los que lo impiden. En esta misma línea se expresan otros estudios como el llevado a cabo por el IAB Spain, dado a conocer en el Día Mundial de la Salud Visual. Este último trabajo, según Isabel Yuste, optometrista y una de las autoras, establecía una relación directa entre la exposición a la luz azul -la que emiten este tipo de pantallas- y la aparición de patologías como migrañas o fatiga visual.

Pantallas azules en los coches

Este tipo de problemas aparecen debido a que en el tipo de luz que emiten las pantallas digitales predomina la de onda corta y de mayor energía -a diferencia de otros dispositivos como los de tinta electrónica (ebooks), siendo más difícil de ‘filtrar’ de forma natural por el ojo y, concluyéndose tras el estudio de los efectos de una larga exposición que este tipo de pantallas dañan la vista. Los nuevos sistemas integrados en los vehículos se basan también en tecnología LED, por lo que entrarían también dentro de los que pueden producir migrañas o fatiga visual, si bien la exposición directa a este tipo de pantallas es distinta en tiempo y forma a la que se experimenta con un tablet o un teléfono móvil.

Existen, sin embargo, otros estudios que rebaten las conclusiones anteriores. Un informe del Departamento de Energía de los Estados Unidos asegura que no existe, al menos todavía, evidencia científica que establezca una relación directa entre la exposición a la luz azul y problemas como la fatiga visual o ciertos dolores de cabeza. Y es que gran parte de los experimentos que se han llevado a cabo hasta ahora en este campo se han basado en muestras ‘in vitro’; es decir, en laboratorio y en condiciones muy concretas, y no ‘in vivo’. El citado Departamento de Energía asegura que el peligro de exposición de los ojos no es mayor que el que presenta cualquier otro dispositivo que usamos a diario o incluso que el de la luz solar en condiciones normales.
Existen, en cualquier caso, alternativas en el mercado que minimizan el riesgo de exponerse a este tipo de pantallas mediante el uso de filtros que pueden colocarse tanto en los propios dispositivos como en otros objetos como, por ejemplo, gafas que harán que la luz azul no penetre con tanta energía en los ojos. Este tipo de filtros elimina cierto brillo -a través de ellos el mundo se ve con un curioso ‘efecto mate’- y, según aseguran sus fabricantes, son capaces de evitar los problemas asociados a la luz azul, también la que emana de las pantallas digitales de nuestros vehículos.