Qué ver en Panticosa: los mejores planes para despedir el año

En Goodyear te ofrecemos los mejores planes para disfrutar de la adrenalina y la desconexión en plena naturaleza

En la región de Aragón, a 80 kilómetros de Huesca, aislada de la civilización, como si quisiera alejarse del bullicio y del ruido de la ciudad, se encuentra Panticosa, en pleno valle de Tena. Esta localización debe gran parte de su éxito a sus pistas de esquí, pero los admiradores que acumula encuentran en ella mucha más que un simple espacio para este deporte. Su posición y el abanico de actividades que ofrece, le convierten en un refugio ideal para dedicar un tiempo a contactar con la naturaleza y desconectar del Facebook, silenciar el whastsapp o directamente apagar el móvil. ¡Te proponemos planazo para tu próxima escapada a la montaña!

El Valle de Tena es uno de los valles más extensos y poblados del Pirineo. Tiene una superficie de unos 400 Kilómetros cuadrados y se eleva hasta superar los 3.000 en muchas de sus cimas (Balaitus, Gran Facha, Argualas o los Picos del Infierno) desde las que avistar un gran catálogo, casi postales para el recuerdo, de lugares qué visitar.
Si te gusta la naturaleza, no son pocas las paradas que debes hacer en tu recorrido por este valle del Pirineo antes de llegar a Panticosa, nuestro destino final. Primera parada recomendada: Sallent de Gallego es lugar de visita indiscutible en tu próxima escapada al Pirineo Aragonés, no sólo porque ostenta la capitalidad del Valle de Tena sino porque ofrece una vista espectacular con nieve y un paisaje no menos espectacular también sin nieve. Los amantes de los deportes de aventura, el turismo activo y el senderismo tienen otra cita con cualquiera de nuestras rutas por el Pirineo Aragonés. Y para los enamorados de la vistas que sólo la luz de poniente consigue sobre Sobrarbe y Monte Perdido os recomendamos recorrer Aínsa y visitar el paque nacional de Ordesa. ¡Imprescindible!

Panticosa

Panticosa: paraíso de nieve

Pero volvamos a Panticosa. La localidad que aúna nieve, balneario y naturaleza. Localizada en el Valle de Tena junto a la confluencia del Caldarés y el Bolática, la estación de esquí de Formigal-Panticosa es parada obligatoria para los amantes de la nieve. Desde las pistas de esquí del valle de Tena avisan de la apertura de Fobas II en el sector Panticosa que completa las 77 pistas distribuidas por los seis valles que conforman el gran dominio de Formigal-Panticosa. Dentro del catálogo de pistas del grupo Aramon se incluyen desde zonas profesionales hasta áreas para dummies, que se inicien en la práctica del esquí y espacios pensados para los más pequeños.

Si te quedan fuerzas después de bajarte de los esquís y si aún te queda algo de estrés del que liberarte en 2017, visita el Pueyo de Jaca y recuerda que muy cerca encontrarás el Monumento natural de los Glaciares Pirenaicos.

Modo ON: Adrenalina en múltiples dosis, con o sin nieve

Pero Panticosa no es sólo nieve. Todos los amantes del esquí saben que la nieve irónicamente tiene el problema de ser como un amor de verano,  tan solo dura unas semanas y hay que disfrutarlo al máximo porque al llegar el calor se despide hasta el año que viene. ¿Y entonces qué? Entonce, planea tu ruta de primavera en modo aventura, como el último superviviente: senderismo, pesca, escalada  también están presentes en el itinerario de actividades de este maravilloso entorno natural.Si lo que te van son las dos ruedas, te fascinará conocer el Rincón del Verde para expertos en mountain bike. Una ruta de unas 3 horas de duración, con un recorrido de 13,5 kilómetros. Partiendo del Balneario de Panticosa y culminando en el valle de la Ripera.

  valle-tena-ruta-nieve

 

 Modo OFF: Disfruta del placer de no hacer nada

Aunque no todo es descarga de adrenalina y movimiento, para descansar de tanta actividad a 8 kilómetros de distancia podemos encontrar el Balneario de Panticosa, construido a 1.636 metros de altitud y alimentado por agua del Manantial de Tiberio que alcanza los 53ºC de temperatura. Aprovecha para  saborear la gastronomía de Aragón en el Bar La Ripera, en la calle Campanero, o compartir una cerveza en Navarro&Emotion ubicado en la Plaza de la Iglesia. Aunque en este escenario la comida o la conversación quedan en segundo plano, eclipsados por las maravillosas vistas de los picos de más de 3000 metros que rodean el lugar.

Panticosa te da el respiro que necesitas, el oxígeno, esa bofetada de aire fresco que nos saca del trance de la oficina y las reuniones de trabajo, que afloja el nudo de la corbata que aprieta la rutina en nuestra día a día, que nos ayuda a decir ¡hola 2017! cargados de energía. Ahora que conoces todo lo que puede entregarte, seguro que hay algo que te atrae y estarás deseando hacer una visita. Si eres de Madrid solo te separan 476 km, 462 desde Barcelona y 160, desde Zaragoza… ¿Ya tienes próxima escapada en mente?