Los mejores consejos para pasar la ITV con tranquilidad

Entra y conoce todo lo que debes saber sobre cómo pasar la ITV: los mejores consejos para pasar la revisión de la ITV con total tranquilidad.

Si te gusta viajar y sentirte seguro al volante es vital que tengas a punto tu vehículo.  Por eso, queremos darte una serie de trucos –más allá de cambiar el aceite de tu coche- que, sin duda, te ayudarán a “aprobar” la ITV, un trámite obligatorio que no debería darte ningún quebradero de cabeza.  Toma nota.

El procedimiento que habitualmente llevan a cabo los inspectores es revisar el estado de las luces, intermitentes y luces de emergencia, neumáticos, cinturones de seguridad y sillitas de bebé, si es el caso, así como el estado de la rueda de repuesto y el portón trasero. A continuación, se comprueba la emisión de gases y el motor y, por último, la prueba final se reserva para analizar el estado de los frenos –incluido el de mano-, la suspensión y la dirección del coche. La mayoría de talleres tienen a disposición de los clientes una “Pre ITV” con la que en pocos minutos puedes saber si tu coche pasaría la ITV o es mejor arreglar algún que otro desperfecto para ir con total tranquilidad. Si no es tu idea o no es el mejor momento “económico” para pasar por un taller, existen otras comprobaciones y trucos –dentro de la legalidad- que puedes hacer tú mismo.

ITV taller - Kilometrosquecuentan

  1. Circula. Antes de pasar el examen, es recomendable recorrer al menos 20 kilómetros en cuarta para poner a punto el motor de nuestro coche. Si tu coche es diésel, apura las marchas antes de cambiar a una mayor. Te asegurarás de que mantenga una temperatura normal y contribuirás a limpiar la posible “carbonilla” del motor para alcanzar unos niveles correctos de emisión de gases.
  2. Mima tus neumáticos. Un simple repaso puede ayudarte. Comprueba que tus ruedas no tengan cortes ni deformaciones, sino un relieve y una rodadura uniforme en todo el ancho de la banda. Vigila también su presión, si no es la suficiente saltará a la vista.
  3. Revisa los pequeños detalles. ¿Están la matrícula, el claxon, los retrovisores, el parachoques y los limpiaparabrisas en buenas condiciones? ¿Abren todas las puertas y ventanillas? Si no es así o están sueltos, ponte manos a la obra.
  4.  Cambia el aceite y el filtro del aire antes de pasar la inspección. El propulsor recibirá aire más puro y contribuirá a reducir las emisiones de gases.
  5. ¿Sabías que la principal causa de no aprobar la ITV es el mal estado de las luces? En solo 2 minutos puedes saber si la iluminación de tu coche es la correcta; en caso contrario, es el momento de ponerte manos a la obra. Prueba varias luces de forma simultánea y comprueba que funcionan; si no tienes quién te ayude desde fuera, aparca el coche lo más próximo posible a una pared y verás reflejada la luz en ella. Con este simple gesto evitarás tener que repetir la revisión. Además, no te olvides de llevar en el maletero un juego de luces de repuesto.
  6.  Aparca en pendiente. Esta prueba te permite saber si tu freno de mano realiza su función. Si el coche no se mueve, todo perfecto.
  7. Pon a prueba la dirección. Conduce en línea recta y comprueba que el coche no se va hacia los lados.
  8.  Mira el nivel de los líquidos: desde el aceite hasta el agua del limpiaparabrisas.
  9.  Si has tenido que esperar un buen rato a tu turno con el motor encendido, sobre todo si tu coche es diésel, unos pisotones al acelerador en parado pueden ayudarte.

Coste y plazos ITV

Y para finalizar este listado, un consejo: no vayas con prisa. Pasar la ITV puede llevarte más de media hora desde que presentas la documentación (permiso de circulación y la tarjeta de inspección técnica) hasta que obtienes el resultado final. Contempla la posibilidad de pedir cita previa por teléfono o Internet. Además, antes de ir compara el coste que tiene la ITV en los distintos centros de inspección más cercanos a tu localidad; te sorprenderá que entre los de una comunidad y otra haya una diferencia de hasta 30 euros.

Por último, recuerda cumplir los plazos. En nuestro país, esta revisión es obligatoria para todos los vehículos de tracción mecánica con más de cuatro años de antigüedad. Hasta los diez años, deberás repetir la revisión cada dos años y en adelante, cada año. Es importante tenerlo en cuenta, ya que la ley prohíbe circular con la ITV caducada. Tanto la Guardia Civil como la Policía Local pueden multarnos con una sanción de 200 a 500 euros si detectan este incumplimiento. Ya hay localidades en las que los detectores de matrículas y cámaras de vigilancia identifican sobre la marcha un coche sin ITV. Es mejor no arriesgar.