10 playas de Asturias a las que siempre querrás volver

Descubre con Goodyear las diez playas asturianas a las que siempre querrás volver. ¿Te vienes a disfrutar del verano?

Asturias, paraíso natural. Cuando cruzas el Negrón, la ría del Eo o la del Deva y entras en el Principado de Asturias, descubres que el eslogan tiene mucho sentido. Montañas con cimas que se pierden en las nubes, bosques de un color verde brillante, casitas de cuento desperdigadas por las laderas, carreteras con pocas rectas, playas que quitan el hipo… Playas, muchas playas. Los 334 kilómetros de la costa asturiana no sólo ofrecen una de las rutas más atractivas por el norte de España, también albergan algunas de las playas y calas más espectaculares de nuestra geografía, incluida una de las piscinas naturales más bonitas y sorprendentes del país. Por eso, ahora que aprieta el calor y el cuerpo pide toalla (o tabla de surf), ha llegado el momento de que te desvelemos cuáles son las mejores playas asturianas. Qué criterio hemos seguido para hacer la selección, te preguntarás. Uno sencillo: estas son las 10 playas de Asturias a las que siempre querrás volver.

Eso sí, antes de empezar el recorrido, recuerda que las mareas del Cantábrico modifican sustancialmente la extensión de la mayoría de los arenales, por lo que piénsalo dos veces antes de decidir dónde colocar la toalla.

Playa de Cadavedo

Para llegar a Cadavedo, en el concejo de Valdés, hay que pasar Puerto de Vega (el destino perfecto, por cierto, para una escapada de fin de semana) , detenerse en el pueblo pesquero de Luarca (parada imprescindible en cualquier ruta por la costa asturiana) y seguir hasta llegar a la localidad de Cadavedo. Conocida por los locales como La Ribeirona, es fácilmente reconocible por su forma de concha. Con 400 metros de longitud, cuenta con todos los servicios necesarios que le han otorgado, un año más, la bandera azul.

Playa del Silencio

La playa del Silencio, en el concejo de Cudillero, ya formaba parte de nuestra selección de paradas recomendadas si haces turismo por Asturias en otoño, y es que la del Silencio no es sólo un arenal que querrás volver a ver, es uno que te dejará sin habla. Se trata de una estrecha playa de cantos rodados de unos 500 metros de longitud que se esconde a los pies de un imponente acantilado. Las vistas desde arriba son impresionantes, pero si bajas abajo experimentarás lo que significa desconectar del mundo. Porque en la playa del Silencio no hay servicios, ni edificios cerca (el pueblo más cercano, Castañeras, se sitúa a 16 kilómetros), ni mucha gente. Descúbrela y cuéntanos qué te ha parecido.  

Playa de la Concha de Artedo

Con una longitud de 760 metros, la Concha de Artedo, en Cudillero, te invita a dar largos paseos por la arena cuando baja la marea. Cuando sube, la playa presenta cantos rodados. Cuenta, además, con el distintivo de bandera azul, y sus aguas cristalinas son un buen refugio para los amantes de la pesca, submarina o no.

Playa de Xagó

Muy cerca del Cabo Peñas, en el municipio de Gozón, encontramos la playa de Xagó. Casi 2 kilómetros de arena dorada y dunas en los que podrás tomar el sol, practicar deportes acuáticos como el surf, dar largos paseos junto al mar o, simplemente, admirar el paisaje. Xagó cuenta con multitud de servicios, como socorrista, parking o duchas, pero presenta un inconveniente: al ser muy abierta está muy expuesta a los vientos del nordeste, por lo que se recomienda extremar la precaución a la hora del baño.

Playa de San Lorenzo

La playa urbana por excelencia de Gijón, el arenal más conocido para los no asturianos. La playa de San Lorenzo da forma a la bahía de Gijón. Kilómetro y media de arena que prácticamente desaparece cuando sube la marea, pero que también puedes disfrutar desde su paseo marítimo de casi 3 kilómetros, conocido como El Muro, o desde La Cuadra de Antón, uno de los restaurantes asturianos con encanto que te proponemos visitar. La playa de San Lorenzo suele estar muy concurrida en verano, al igual que el resto de Gijón, pero acercarte a ella, y a su Escalerona, es un must si visitas el Principado.

Playa de Rodiles

Playa de Rodiles

En el concejo de Villaviciosa encontramos uno de los arenales preferidos de los amantes del surf. Su ola, conocida como La Barra, está considerada una de las mejores del mundo. Pero Rodiles es también una de las playas más visitadas por familias, ya que en el bosque de pinos y eucaliptos que la rodea, y que forma parte de la Reserva Natural de la Ría de Villaviciosa, tenemos mesas, chiringuitos y todo lo necesario para disfrutar de un día de playa completo. Cuenta, además, con aseos, duchas y parking controlado, por lo que no te extrañará ver la bandera azul ondeando sobre la arena.

Playa de Torimbia

Uno de los referentes del nudismo en Asturias es también uno de los arenales a los querrás volver una y otra vez. Quizá atraído por su forma de concha, o por su arena blanquísima, o por esos acantilados de 50 metros de altura que la esconden… Torimbia, en el concejo de Llanes, una de las mejores playas nudistas del Cantábrico; un escenario de cine, ya que aquí se rodó ‘El abuelo’ de José Luis Garci; y un rincón con encanto que no querrás abandonar.

Playas asturianas

Playa de Santa Marina

Se encuentra a pocos metros de la línea de meta del Descenso Internacional del Sella. La playa de Santa Marina, la más conocida de Ribadesella, cuenta con todos los servicios para vivir un día de playa inolvidable. Al ser urbana, suele estar muy concurrida en verano, pero merece la pena porque en un extremo puedes ver auténticas huellas de dinosaurios, en el paseo marítimo puedes caminar ante bonitas villas indianas y modernistas y, si quieres acercarte a la villa de Ribadesella, pásate por las cuevas de Tito Bustillo para descubrir las pinturas paleolíticas que esconden desde hace milenios.

Playa de Poo

Lo curioso de la playa de Poo, en Llanes, es su forma de embudo flanqueado por acantilados, que impide ver el mar al bañista que se encuentra en la arena, salvo que la marea esté muy baja. Así que no te extrañará que en esta playa de arena fina y aguas cristalinas se hayan rodado películas. Con marea alta, el mar se cuela en el embudo y se convierte en una especie de piscina de poca profundidad que hace de la playa de Poo un arenal perfecto para familias. Acude pronto porque sus 150 metros de extensión ¡se quedan pequeños!

Playa de Cuevas

Playa de Cuevas del Mar

Otra playa de cine que podemos visitar en Llanes es Cuevas del Mar, que recibe el nombre de las formas caprichosas que la erosión ha creado en los acantilados a lo largo de los siglos. Con una longitud de 125 metros y arena dorada, cuenta con un amplio aparcamiento, socorristas, aseos, duchas y servicio de hostelería. Además, la playa de Cuevas del Mar es un buen destino para los aficionados a la pesca submarina. Y si quieres moverte por los alrededores, no te olvides de pasar por Cabrales a probar uno de los quesos más intensos del Cantábrico.

De Occidente a Oriente, estas son las playas asturianas que, una vez visites, querrás volver a ver. Si quieres vivir un verano inolvidable, planea una escapada a cualquiera de ellas y no te arrepentirás.