Diez playas de cine para perderse este verano

Ya puedes empezar a saborear el verano con esta refrescante ruta que te transportará a tus películas favoritas

Las rutas de cine por la geografía de nuestro país tienen su encanto durante todo el año, pero es en estos meses, cuando el sol aprieta y el sonido del mar nos atrae hacia la costa, cuando la ruta que realmente apetece es la va de playa en playa. Por fortuna, muchos arenales han sido y siguen siendo improvisados platós para algunas de las escenas más memorables de la historia del cine… como aquella en la que Sean Connery derriba un avión nazi con la sola ayuda de un paraguas y una bandada de pájaros. Así las cosas, ya puedes empezar a saborear el verano con esta refrescante ruta de 10 playas de cine.

Playa de Mónsul en Almería

Fue en este reconocido arenal donde Sean Connery protagonizó una de las escenas más recordadas de ‘Indiana Jones y la última cruzada’ (1989), clásico de aventuras que, de hecho, rodó buena parte de su metraje en Almería. La playa de Mónsul es uno de los arenales más bellos del Parque Natural de Cabo de Gata-Níjar, una playa virgen con aforo limitado y a la que se accede por una pista forestal de 4 kilómetros, que atrae a locales y turistas por su arena finísima, sus aguas cristalinas y esas formaciones de lava erosionada que la hacen tan reconocible.

Playa del Algarrobico en Almería

También en el Parque Natural de Cabo de Gata-Níjar se encuentra la playa del Algarrobico, de aspecto salvaje, algo más de un kilómetro de longitud y servicios básicos de vigilancia y limpieza. Cuesta creer que aquí se levantara una ciudad completa con 300 casas, mezquita y edificios oficiales. Se trataba de la recreación de la ciudad jordana de Áqaba que vimos en ‘Lawrence de Arabia’ (1962) y que protagonizó escenas tan épicas como la toma de la ciudad, en la que participaron más de 400 extras, muchos de ellos de la cercana localidad de Carboneras. ‘Lawrence de Arabia’ también se rodó en Sevilla, pero es el Agarrobico la playa que no debes perderte para recordar uno de los grandes títulos de la historia del cine.

Playa de cine Ses Illetes

Playa de Ses Illetes en Formentera

Ses Illetes suele figurar entre las mejores playas de España, Europa e incluso el mundo. No es para menos. Este destino imprescindible en tu ruta por Formentera ofrece arena blanca, aguas cristalinas muy poco profundas y un fondo cubierto de praderas de posidonia oceánica que es Patrimonio de la Humanidad. Su punta con forma de flecha es famosa en el mundo entero. Por eso no extraña que Julio Medem se fijara en este enclave para rodar su película ‘Lucía y el sexo’ (2001), ni que, en ella, Paz Vega se bañara desnuda en el Mediterráneo.

Playa de Andrín en Asturias

El debut del director J. A. Bayona, ‘El orfanato’ (2007), se rodó en Llanes, en Asturias. Y fue en la playa de Andrín donde el personaje de Belén Rueda veía al misterioso niño Tomás… Este arenal, con forma de concha, fuerte oleaje y rodeado de impresionantes acantilados, te sorprenderá con tu belleza. No pierdas la oportunidad de subir al mirador de La Boriza para deleitarte con las vistas de esta playa y la vecina Ballota.

Playa de Torimbia en Asturias

La playa de Torimbia, también en el concejo de Llanes, es una de las mejores playas nudistas del Cantábrico, así como una de las primeras del país donde se popularizó el baño en el mar sin nada de ropa. Con forma de concha y protegida de miradas indiscretas por un acantilado, se trata de un paraje que merece la pena visitar, que resulta inspirador. En ‘El abuelo’ (1998), de José Luis Garci, Fernando Fernán Gómez daba largos paseos por su arena, ¿te acuerdas?

Playa de Famara en Lanzarote

Destino de surfistas y amantes de los deportes acuáticos, la playa de Famara es también, con sus 6 kilómetros de arena fina y protegida por un risco montañoso de más de 600 metros de altura, uno de las paradas obligatorias en cualquier ruta por Lanzarote. Aquí disfrutaron de su amor los personajes de Penélope Cruz y Lluís Homar en ‘Los abrazos rotos’ (2009), y es que Famara es el rincón perfecto para dar un largo paseo a orillas del mar.

Playa de Sant Pol en S’Agaró

Arena fina, agua limpia y poco profunda, todos los servicios a pocos pasos… La playa de Sant Pol es uno de los mejores arenales de la Costa Brava para ir con niños. Supone, además, el inicio de un bonito y agradable camino de ronda que recorre algunas de las calas más maravillosas de la zona. Al director Joseph L. Mankiewicz también le conquistó, hasta el punto de que rodó aquí algunas de las escenas de ‘De repente el último verano’. La propia Liz Taylor, protagonista de la cinta, se alojó en el famoso Hostal La Gavina, uno de los hoteles de lujo que no debes perderte si visitas la zona.

Playa Norte de Peñíscola

La principal playa de uno de los pueblos más bonitos de España, la playa Norte de Peñíscola, ofrece 5 kilómetros de arenal con todos los servicios y la majestuosidad del castillo del Papa Luna al fondo. Aquí fue donde, en 1960, Charlton Heston, metido en la piel del Cid Campeador, cabalgaba a lomos de Babieca en la épica película de Anthony Mann.

‘El Cid’ (1961) se rodó casi íntegramente en la localidad castellonense, que hoy vuelve a brillar como plató de cine al albergar parte del rodaje de ‘Juego de tronos’ en España.

Playa de la Caleta en Cádiz

En ‘Muere otro día’ (2002), la última película de James Bond que protagonizó Pierce Brosnan, la ciudad de Cádiz se convertía en La Habana y presenciaba cómo la actriz Halle Berry, en un claro homenaje a Ursula Andress, salía del agua de manera sensual ante la atenta mirada del agente 007. La famosa escena tuvo lugar en la Playa de la Caleta, pequeña cala urbana enclavada entre dos castillos y que por esta peculiar situación y su recorrido histórico (fue puerto natural en época de fenicios y romanos) es uno de los lugares más emblemáticos de la ciudad.

Playa As Furnas en A Coruña

El homenaje a Ramón Sampedro, el personaje real en el que se basa ‘Mar adentro’ (2005), rodada en Galicia, es doble en la playa As Furnas. Un busto y una placa recuerdan a este gallego que se hizo mundialmente famoso por su lucha a favor de la eutanasia, y que fue aquí, en una zona rocosa donde se forman piscinas de agua salada, donde sufrió el accidente que lo dejaría parapléjico para el resto de sus días. As Furnas es, por tanto, localización imprescindible en la película de Alejandro Amenábar. La playa, además de por los canales y piscinas naturales que forman las rocas, destaca por su arena blanca, su agua cristalina y el fuerte viento que suele azotar este rincón.

Son 10 playas de cine, arenales españoles que han ganado fama mundial tras aparecer en películas de Steven Spielberg, David Lean o Pedro Almodóvar. Ya tienes una excusa más para conocerlos este verano.