Por qué viajar solo: ventajas e inconvenientes de viajar en solitario

¿No te atreves a viajar solo? ¿Quieres lanzarte a la aventura? En Goodyear te enseñamos las ventajas e incovenientes.

Parece que cada vez nos gusta más lo de viajar solos. En este año se han incrementado las reservas de personas que viajan en solitario por todo el mundo pero aún sigue existiendo cierto miedo a vivir esa experiencia. Seas del tipo de viajero que seas, conocer nuevos destinos sin compañía es toda una aventura. Te contamos las principales ventajas e inconvenientes de viajar solo. ¿Nos acompañas a descubrir por qué viajar solo puede cambiar tu forma de ver la vida?

Inconvenientes de viajar solo

Empecemos por la parte negativa. No se puede negar que viajar sin compañía tiene sus inconvenientes y que asusta un poco, así que vamos a ser claros y te vamos a enumerar algunos de los peores momentos que puedes pasar en tus aventuras en solitario.

Inseguridad

Independientemente del destino que elijas para tu viaje, la inseguridad va a estar muy presente. Tanto si decides visitar un destino cercano como si te vas a países más lejano, en algún momento seguro que te apetece callejear. Y esto suele derivar en perderse y en acabar en sitios pocos conocidos que pueden ser poco recomendables. Es ahí cuando surge la inseguridad de que pueda pasarte algo y nadie sepa dónde estás. La intranquilidad siempre jugará en tu contra en este tipo de complicaciones.

Todo está en tu mano

Esto puede parecer bueno y tiene su parte positiva pero también su lado oscuro. Pongámonos en situación. Estás en Kuala Lumpur y tienes que coger el tren de las 10:13 pero un fallo en tus cálculos y el caos de tráfico hacen que lo pierdas. ¿De quién es la culpa? Pues sí, es tuya. Lo mismo ocurre si reservas en un antro de mala muerte o planificas mal tus rutas. La responsabilidad recae toda sobre ti.

Más gastos

Otro de los puntos en contra que tiene viajar en solitario es que implica gastar más dinero. Si vas a coger tu coche, la gasolina o el gasóleo corre todo de tu cuenta. Lo mismo pasa si alquilas transporte en tu destino, todo el gasto es para ti ya que no puedes dividir entre varios. Además, en muchos alojamientos debes pagar más por una habitación individual o un suplemento por ocupar una de tipo doble.

Viajar solo

No creas recuerdos en común

La mente humana es maravillosa y en el proceso de creación de recuerdos siempre tendemos a tener más presentes aquellos que vivimos en compañía. Uno de los inconvenientes de viajar solo es que no crearás recuerdos en común con tus amigos, pareja o familia. Y aunque les cuentes mil veces las anécdotas, nada será igual. En caso de vivir algo increíble siempre habrá el típico de “eso te lo estás inventando”.

La soledad

El proceso de conocerse a uno mismo está muy bien y la experiencia y los momentos únicos y demás familia. Pero seamos sinceros, en algún momento puede aparecer la temida soledad. Cuando nos encontramos lejos de casa, cualquier pequeño detalle puede hacer que empecemos a extrañar nuestro hogar, a nuestra mascota o la simple rutina. Los momentos de soledad son difíciles de llevar, sobre todo, si se producen cuando todavía te quedan varios días de viaje así que no queda otra que sobreponerse e intentar buscar entretenimiento para mantener la cabeza ocupada.

Ventajas de viajar solo

Al igual que las malas noticias se encajan mejor primero, los inconvenientes de viajar solo también. Así que ahora es el momento de hablar de las ventajas que tiene emprender viajes en solitario y que seguramente te animarán a lanzarte a vivir esta experiencia.

A tu manera

Lo que quieras. Cuando quieras. Una de las ventajas más importantes que tiene lo de viajar solo es que puedes hacer todo a tu manera. No tienes que establecer esos horarios que a tu pareja tanto le gusta cumplir ni imponerte ver ese museo que le encantaría a tu colega pero que a ti ni te va ni te viene. Si hoy quieres una hamburguesa con queso, pues adelante, y si decides quedarte a pasar el día tirado en la playa en lugar de hacer turismo cultural, nadie va a impedírtelo.

Liberación

Por unos días o semanas te olvidarás de tus preocupaciones. Ni trabajo, ni alquiler ni personas tóxicas. El estrés no tiene cabida en tu periplo por un mundo nuevo. Aquí no hay nadie que te juzgue ni más inquietudes que las del momento. Nadie te conoce. Olvídate del caos de tu vida diaria y vive el día a día. Y es que, a veces, perderse es una buena manera de encontrarse y de madurar como persona adulta.

Conoces gente

Si estás en un momento de tu vida en el que te apetece conocer a gente diferente y ampliar tu círculo de conocidos con personas nuevas, viajar solo es la ocasión perfecta. Muchos viajeros piensan que esta es una de las mayores virtudes de emprender camino sin compañía. Las habitaciones compartidas en hostales y albergues o las zonas comunes de estos establecimientos son lugares perfectos para establecer conversación. Incluso puedes probar a hacer couchsurfing y alojarte en una casa particular.

Aumenta tu confianza

Tanto si eres de esas personas un poco cortadas y a las que les cuesta dar un primer paso como si eres más sociable, una travesía en solitario te hará más fuerte con tus habilidades sociales. Nadie va a hablar por ti o a preguntar dónde queda una calle así que aprenderás a apañártelas y perderás el miedo. Incluso tendrás que chapurrear ese inglés que sabes. Sí, te entenderán. Y los gestos también están ahí en caso de necesidad. ¡Y no nos olvidemos de Google Translate!

Descubrirte a ti mismo

Puede sonar a típica frase del azucarillo pero es muy cierta. Te conocerás a ti mismo como nunca antes lo habías hecho y sacarás una experiencia muy enriquecedora. Es el momento perfecto para sorprenderte, reflexionar sobre tu vida y descubrir a tu verdadero yo. Salir de la zona de confort cuesta pero supera tus miedos y lánzate a viajar solo. ¡No te arrepentirás!