Presión de los neumáticos: todo lo que debes saber

19 febrero | 2020 | Goodyear

¿Por qué es tan importante la presión de los neumáticos?¿Cada cuánto tiempo revisarla? En Goodyear, respondemos a todas tus dudas

Entre las preguntas frecuentes sobre neumáticos que se hacen los usuarios, la de cuál es la presión adecuada y cómo lograr mantenerla son algunas de las cuestiones que más se repiten. Además, desde Goodyear te vamos a explicar los beneficios de tener una presión adecuada (y los riesgos de no hacerlo) y cada cuánto tiempo has de revisarla para mantener la seguridad y el buen estado de tu vehículo.

Neumáticos presión

¿Por qué debes mantener la presión de tus neumáticos?

La mayor parte de los conductores sabe que la revisión periódica de la presión de los neumáticos puede evitar averías y garantiza el correcto rendimiento de tu vehículo en carretera. Pero, ¿sabes realmente la razón?

Presiones más bajas de lo recomendado

Una presión insuficiente es el motivo más habitual de desgaste en el neumático y aumenta la posibilidad de sufrir un reventón al producir deformaciones en la llanta que pueden llegar a ser permanentes y supone un coste económico elevado.

Además, presiones de aire muy bajas aumentan la distancia de frenado. Pongamos un ejemplo, la distancia de frenado para pasar de 90 km/h a 70 km/h es de 40 metros con unos neumáticos con una presión adecuada; pero con 1,0 bar menos de presión esta distancia se alarga hasta 45 metros, frenando 5 metros más lejos.

Una baja presión, al mismo tiempo, incrementa esas cifras en pavimentos mojados o superficies con baja adherencia y favorece el efecto aquaplaning, en el que el neumático de tu vehículo es incapaz de evacuar el agua por la que transita y “patinará” sin que lo puedas controlar adecuadamente.

Otro factor crucial es el consumo de combustible debido al efecto que tiene una baja presión sobre la resistencia a la rodadura. Los neumáticos con 1 bar menos de presión de inflado de la recomendada tienen una resistencia mayor a la rodadura, es decir, al coche le cuesta más energía avanzar, lo que puede suponer un 6% más de consumo de carburante.

Neumáticos duración

Presiones más altas de lo recomendado

Una excesiva presión de los neumáticos también reduce la seguridad de la conducción, ya que el contacto con la superficie de la carretera resulta insuficiente. Además, la banda de rodamiento de un neumático inflado en exceso se desgastará mucho más rápido en el centro y será más vulnerable si circula por una mala calzada. 

Una presión excesiva puede disminuir en exceso la superficie de goma que está en contacto con la carretera, lo que reducirá el agarre y, por lo tanto, una menor seguridad en la conducción.

Al mismo tiempo, los flancos de la rueda quedarán sin apoyo y el neumático se desgastará de manera irregular. 

¿Cuál es la presión correcta?

Aunque la idea generalizada es que la presión de los neumáticos debe situarse en torno a los 2.5 bares, lo cierto es que todo depende. La presión idónea para cada neumático viene dada por el fabricante del vehículo que, según los índices de peso y velocidad, determina la presión que se les debe aplicar. Tienes la información de cada modelo concreto en el manual del vehículo y en la tapa del depósito de combustible o en el montante de la puerta del conductor. Normalmente se indican dos presiones: una para condiciones de conducción normales y otra para el vehículo en plena carga, con todos los ocupantes y el maletero lleno. En el flanco del neumático también aparece la presión de inflado máxima del neumático.

Cada cuánto tiempo hay que medir la presión de los neumáticos

Los neumáticos pierden presión de forma habitual. Aproximadamente 0,069 bar al mes, cifra que aumenta además con el aumento de las temperaturas. De hecho, en la época estival la presión puede llegar a bajar medio kilo por cada descenso de 10ºC en la temperatura. Por eso es muy recomendable revisarla, al menos, una vez al mes

Presión de los neumáticos

Cómo medir la presión

Utiliza para medir la presión un manómetro que encontrarás en estaciones de servicio. Desenrosca el tapón de la válvula y coloca el manómetro sobre ella (oirás el característico silbido). Compara la presión del manómetro con el valor en bares o psi recomendado para tu neumático y añade más aire con el compresor si es necesario. Revisa todos los neumáticos, incluido el de repuesto. Si la presión del neumático cae en picado, acude a un taller porque es probable que se haya producido un problema en el ajuste de las llantas o hay algún defecto en las válvulas.

Recuerda que es muy importante medir la presión de los neumáticos cuando estos estén fríos. Por ejemplo, a primera hora de la mañana o después de haber recorrido pocos kilómetros. Los neumáticos se calientan al conducir y la revisión no será fiable si se hace en caliente. Si haces la medición con los neumáticos calientes, debes agregar 0,2 o 0,3 bares a la presión recomendada por el fabricante. 

¿Y si mi coche lleva remolque?

Si llevas caravanas o remolques, aumenta la presión de los neumáticos traseros del coche hasta 0,4 bar (siempre en frío).

Una presión correcta en los neumáticos es fundamental para una conducción segura y cómoda evitando desgastes y garantizando el agarre en carretera y la vida útil de tus neumáticos. Resuelve todas tus dudas y haz primar la seguridad por encima de todo.

Good Year

Si quieres saber más de motor, rutas en coche, viajes y planes, déjanos tu e-mail y te mantendremos informado de toda la actualidad

¡Prepárate para tu siguiente aventura con GoodYear!

Good Year Kilometros que cuentan