¿Qué es el carburador del coche? Descubre para qué sirve y cómo funciona

11 diciembre | 2019 | Goodyear

¿Sabes qué es el carburador, qué mantenimiento tiene o por qué se sustituyó por los inyectores en los coches modernos? ¡Descúbrelo en Goodyear!

Se trata de un componente que, aunque ya está en desuso en los automóviles que se venden hoy en día en los países más avanzados, era clave en la estructura del motor de los coches más veteranos y lo sigue siendo en algunos modelos que se venden en países en vías de desarrollo.

Ventajas e inconvenientes del carburador

Definiéndolo de manera simple, el carburador es la parte del motor en donde se mezclan el aire y la gasolina antes de entrar a la cámara de combustión y su función es la de crear la mejor mezcla posible para obtener una explosión óptima.

Una de las ventajas de este sistema es la simplicidad en su diseño, algo que le permitió “estar en activo” más tiempo del que se preveía. Un carburador no cuenta con muchas piezas, por lo que es menos proclive a sufrir averías y su mantenimiento, del que luego hablaremos, resulta sencillo debido a la facilidad que representa trabajar en ellos.

Otro de sus grandes atractivos es que se trata de un elemento relativamente barato, sobre todo comparándolo con otras partes del motor, lo que generaba un ahorro de costes tanto para el fabricante como para el comprador. Igualmente, su evolución no ha sido demasiado radical, ya que las mejoras que se le podían hacer estaban condicionadas por lo bueno que era su diseño original.

¿Por qué ya no se usa el carburador?

A pesar de sus bondades, el carburador no se usa en automóviles salidos de fábrica desde hace dos décadas aproximadamente aunque, eso sí, lo tendrán funcionando muchos de los veteranos de nuestras carreteras.

Una de las principales razones por las ya no se usa carburador es a causa de la eficiencia de combustible. Los sistemas de inyección electrónica de combustible comenzaron a sustituir a los modelos de carburador en los años 80, aunque, como te decimos, modelos de los años 90 todavía lo incluían en su motor

Los nuevos sistemas de inyección se basan en unidades de control electrónicas, que son capaces de administrar de manera más inteligente el combustible, reduciendo su consumo y, al mismo tiempo, las emisiones, aumentado la autonomía y logrando cifras de potencia más elevadas

Es cierto que esos sistemas electrónicos son más caros de mantener y es más difícil trabajar con ellos, a pesar de la inestimable ayuda de los ordenadores de diagnóstico, pero al final son una mejor solución económica y medioambiental, por lo que han sustituido al carburador casi por completo. Son una buena solución para una conducción eficiente.

Mantenimiento del carburador

Si tu coche lleva carburador y hace mucho que no se ha limpiado es muy recomendable que se haga. Se debe limpiar con regularidad (es fácil y en media hora lo habrás hecho) ya que puede ocasionar problemas con el tiempo. Y es que no estamos hablando de una pieza cualquiera: se trata de una de las partes más importantes del motor. Utilizando una metáfora, en un coche sería como el corazón en una persona, ya que es el encargado de suministrar el combustible y el aire para que el coche funcione bien y alargar su vida útil.

El propio vehículo, no obstante, te va a mandar una serie de señales. Si notas como tu coche tiene poco “repris” a baja velocidad o el motor sube y baja de revoluciones caprichosamente cuando está al ralentí, quizás vaya siendo hora de hacerle  una pequeña operación de mantenimiento.

¿Cómo limpiar el carburador del coche?

  • Para limpiarlo, lo primero que debes hacer (aunque parezca una tontería te lo recordamos) es tener el motor apagado y esperar a que se enfríe. Entonces, extrae la carcasa del filtro de aire para trabajar más desahogado.
  • Con un producto de limpieza específico, y protegiendo el resto de piezas con un trapo o un plástico, limpia conexiones y piezas móviles, con especial cuidado con la mariposa, la válvula que regula la cantidad de aire que entra al motor, y que suele ir directamente conectada al pedal del acelerador.
  • Conforme va pasando el tiempo, esta válvula puede comenzar a cubrirse de suciedad proveniente de los vapores del combustible que, eventualmente, puede llegar a impedir su correcto funcionamiento haciendo que no pueda cerrarse del todo y confundiendo a la centralita del motor, provocando esos vaivenes en las revoluciones que os contábamos más arriba.  Ante eso, un cepillo y producto de limpieza especializado y que quede lo más limpia posible.
  • Antes de arrancar el motor, echa un poco de limpiador al carburador, y retira los trapos y todo lo que hayas dejado alrededor. Arranca el motor y, en un par de ocasiones, suministra directamente limpiador en el carburador y en los barriles, utilizando el control del acelerador para que el producto de limpieza potencie su efectividad y llegue más lejos, evitando futuros atranques del motor.
  • Una vez que hayas terminado estas operaciones, deja el motor en marcha unos cinco minutos y luego apágalo y monta todo lo que habías desmontado. Tras esto, conduce el coche unos 20 minutos y podrás comprobar mayor suavidad del motor, mayor potencia y, a la larga, un incremento del ahorro de combustible.

Como veréis, el carburador, aunque ya con un uso limitado en coches modernos, sigue siendo parte esencial del motor de algunas joyas de cuatro ruedas, por lo que si tu coche tiene uno, ya sabes lo que hace y cómo cuidarlo. El otoño es un buen momento para ponerlo a punto y como parte del mantenimiento previo al invierno.

Good Year

Si quieres saber más de motor, rutas en coche, viajes y planes, déjanos tu e-mail y te mantendremos informado de toda la actualidad

¡Prepárate para tu siguiente aventura con GoodYear!

Good Year Kilometros que cuentan