Qué hacer en Asturias con niños y lluvia

Te contamos qué hacer con niños en los días lluviosos para divertirse con los peques. ¡No te pierdas estos planes!

Todo padre intenta que su hijo se mantenga siempre ocupado y más si ese pequeñajo es un bichito travieso. En ese caso, el esfuerzo es doble. Se trata de que se lo pasen bien no solo los niños, sino también los mayores: ¡pasar un rato divertido en familia es posible!

Es verdad que no podemos controlarlo todo en un viaje y dentro de ese grupo de posibles se encuentra el clima. ¿Qué hacemos si empieza a llover? Tranquilidad, mente fría y que no cunda el pánico. Busquemos soluciones, no problemas.

Manos a la obra

Para empezar, deberíamos inculcar a nuestros hijos la importancia de la cultura y no hay mejor forma de hacerlo que mediante la costumbre. Si desde pequeños los llevamos a espectáculos, cines, ferias culturales, festivales musicales, mercados de libros… iremos despertando en ellos ese gusto por la cultura que irá solamente en aumento durante su crecimiento. Por tanto, uno de los grandes planes en familia para cuando el tiempo no acompaña es visitar espectáculos o museos. En Asturias encontramos el Museo Marítimo de Asturias, en Luanco, o el Museo de la Minería y de la Industria, en El Entrego. Puede que la palabra “museo” tenga para los más pequeños una connotación aburrida, pero solo tenemos que darle una oportunidad para cogerle el gusto. En el MUMI, por ejemplo, podréis recorrer la recreación de una galería minera y, lo que hará las delicias de vuestros hijos, podréis subiros en un auténtico tren minero que os llevará a la cercana Mina de San Vicente.

Planes en Asturias

Y si no encontráis ninguno que os llame la atención -cosa difícil-, siempre podemos optar por el Autocine de Gijón. Los días de lluvia la organización reparte unas viseras especiales que evitan tener que mantener los limpias del coche encendidos.

Que encontremos Asturias con lluvia es algo bastante común. Quizá a priori no se nos ocurran muchos planes, pero hay muchísimas cosas y experiencias por hacer que hará que tanto los papás como sus niños abran y liberen la mente. Al fin y al cabo, la oferta turística de la región está más que preparada para los días lluviosos. Viajar con niños puede ser agotador, por eso os recomendamos tenerlo todo organizado, y para eso estamos aquí.

Si queremos alejarnos un poco del centro de la comunidad, podemos visitar Ribadesella, un paraíso natural perfecto para disfrutar en familia. No solo disfrutaréis de la naturaleza, sino que combinaréis el mar con la montaña, podréis ver huellas de dinosaurios (e incluso visitar el Museo del Jurásico en la cercana Colunga) y admirar unos paisajes espectaculares. Además, el Centro de Arte Rupestre Tito Bustillo os trasladará a otra época, o, mejor dicho, a otro milenio.

Qué ver en Asturias

Más destinos familiares. La ciudad de Avilés es una excelente opción. Su casco histórico y el Centro Niemeyer, con sus extrañas formas, encantarán a los más pequeños. En Gijón también encontramos una especie de casa encantada en la que solo utilizando el ingenio podréis escapar de ahí. Se trata de El Misterio de Andrew Wolf, una mansión llena de enigmas. Por otro lado, la capital asturiana, Oviedo, no deja indiferente a nadie. Su casco histórico está formado por esculturas casi vivas con las que hacerse fotografías muy divertidas (¡imprescindible hacerle una visita a la Mafalda del Parque San Francisco!). Y las vistas de la ciudad desde el Monte Naranco son impresionantes. Aquí, además, podréis practicar senderismo. Bueno, bonito, barato.
A los niños les encantan las excursiones divertidas, pero los padres muchas veces no están seguros de qué es lo divertido para un niño. Un plan que no falla es la Cueva de Avín, donde encontraréis réplicas de la fauna glaciar a tamaño real. Si queremos escaparnos de la lluvia pero nos encanta la nieve, podemos acercarnos al puerto de Pajares, en el límite de Asturias y León, y jugar a hacer muñecos de nieve.

Si Asturias se os queda pequeña, os proponemos visitar la ecoaldea de Matavenero en el Valle del Bierzo, porque todo lo que sea en la naturaleza los niños lo disfrutarán corriendo y descubriendo nuevos escondites.

Imposible que después de todos los planes que te proponemos no hayas encontrado nada que te convenza del todo. ¡A disfrutar en familia!