Qué llevar en un viaje: los imprescindibles y algo más para tu maleta

Si estás planeando tu próxima escapada necesitarás saber qué llevar en un viaje. Descubre con Goodyear los imprescindibles en tu maleta como: zapatillas, neceser, mapa y los “por si acaso” ¿Aún te sobra espacio en la maleta?

Un viaje no comienza en el destino, no. Tampoco en el trayecto de ida. El viaje de verdad arranca cuando, con la maleta abierta sobre la cama, piensas qué vas a meter en ella. Porque tan importante como elegir el lugar donde vas a disfrutar de unos merecidos días de descanso es seleccionar qué te vas a llevar contigo, de qué puedes prescindir y, por supuesto, que todo quepa en la maleta. Al fin y al cabo, de poco vale desplazarte hasta la playa para desconectar si te olvidas el bañador, la toalla y tu libro preferido en casa. Por eso, para que nada enturbie tu esperadísima escapada, toma nota de los imprescindibles y algo más que debes llevar en tu viaje.

Paso 1, planifica tu viaje

¿Una escapada de fin de semana? Con una maleta pequeña bastará y, si el plan es realizar una ruta con varias paradas, te resultará muy cómoda para moverla de un lugar a otro. ¿Viaje de varios días? Maleta grande y con ropa suficiente si quieres ahorrarte el servicio de lavandería – y no olvides echarle un un vistazo a nuestros consejos para aprovechar el espacio en el maletero -. ¿Excursión a la montaña? La mochila es tu aliada. ¿Fin de semana en la playa? ¡Que no falte la sombrilla!

Ahora llega la parte complicada: ¿qué metemos en la maleta, mochila o bolso de viaje? Lo ideal es planificar el viaje para saber qué necesitarás. Dónde vas a alojarte, qué vas a ver, etcétera. Pero deja siempre hueco para los planes improvisados que puedan surgir – y surgirán -. Por eso no debes olvidarte de estos imprescindibles.

Imprescindibles en tu maleta

  • Unas zapatillas o calzado cómodo para patear tu destino, ya sea por carreteras, calles o caminos sin asfaltar. Mejor si ya las has utilizado, que no queremos que una molesta ampolla en el pie te fastidie las vacaciones.
  • Ropa adecuada para el lugar y la estación. Pantalones largos, camiseta transpirable y cazadora de abrigo si te diriges a la montaña. Prendas fresquitas, bañador y chanclas si buscas sol y playa. Y lo más cómodo que tengas por casa si quieres recorrer de punta a punta una nueva ciudad.
  • El neceser con tus productos de aseo imprescindibles y un pequeño botiquín, donde no pueden faltar tiritas para proteger cortes y ampollas y analgésicos para el dolor.
  • Una bolsita para guardar aparte la ropa usada o que esté húmeda y así evitar la mezcla de olores en la maleta mientras regresas a casa.
  • Una maleta para los pequeños de la familia, sobre todo a partir de los 7 u 8 años. A ti te resultará más fácil localizar sus juguetes o prendas preferidas, y ellos se sentirán más arropados si viajan con sus personajes favoritos.
  • Una cámara o smartphone para capturar tus mejores momentos, ¡y el cargador para tenerlos siempre preparados!
  • Un mapa para llegar a tu destino a tiempo y no perderte una vez llegues allí – aunque, a veces, es el propio lugar el que te invita a perderte… -.
  • Un compañero para desconectar y disfrutar de lo bien que se está cuando se está de vacaciones. Bien puede ser un libro adictivo, una revista interesante o cualquiera de nuestras playlists de kilómetros de música para disfrutar al máximo de cada experiencia.

Qué llevar en la maleta para un viaje

Cómo hacer frente a los ‘por si acaso’

Ahora que ya has metido los imprescindibles en la maleta, toca pensar en los ‘por si acaso’. Por si llueve, por si hace frío, por si estás comiendo y te salta un poco de salsa de tomate al pantalón… Por si acaso, toma nota.

Mudas. Camiseta y pantalón de repuesto, ropa interior, un segundo bañador… – la ropa húmeda tarda en secarse más tiempo de lo que imaginamos cuando estamos de vacaciones -.

Ropa de abrigo, siempre. Da igual que tengas planeado pasar todo el día en la playa a 30 grados de temperatura. Cuando cae la noche y el cuerpo te pide un paseo por la orilla del mar, puedes necesitar una chaqueta si no quieres pillar un resfriado a cuenta de la brisa marina.

Paraguas y/o chubasquero, aunque sólo si hay previsión de lluvias o si no la hay pero el viaje es largo – las predicciones pueden cambiar de un día para otro -.

Y si te sobra espacio…

Unas zapatillas de estar en casa te vendrán de maravilla para descansar en el hotel tras un jornada de largos paseos y varios kilómetros.

Ropa elegante, porque pocos planes son más románticos que una improvisada cena en un restaurante con encanto, ya se encuentre en Asturias, Galicia o en una playa con vistas al mar.

La tableta o el portátil, para consultar nuestros planes en el destino elegido y, por supuesto, para seguir escuchando nuestras playlists viajeras sin agotar la batería del teléfono móvil.

Un cuaderno de viaje, para apuntar los rincones descubiertos, guardar las tarjetas de los restaurantes visitados o, si te sientes inspirado, dibujar la puesta de sol junto a la arena.

Porque en una maleta bien organizada cabe todo lo necesario para sacarle el máximo partido a tu viaje. Y así, ya estás listo para lo más importante, ¡disfrutar!

Qué llevar en un viaje:

  • Calzado cómodo.
  • Ropa adecuada.
  • Neceser y botiquín.
  • Bolsa para la ropa usada o húmeda.
  • Cámara de fotos.
  • Mapa.
  • Libro, revista o playlist de Kilómetros de música.