Qué ver en Burgos: ideas para disfrutar

Si estás pensando qué ver en Burgos, aquí tienes un interesante listado de cosas que hacer para que aproveches al máximo tu visita.

Es inevitable. Decir la palabra cala y no pensar en una isla mediterránea es difícil, pero hoy vamos a sorprenderte para descubrirte una de ella en un lugar que no imaginarías. Ya sabes que nos gusta conocer los sitios de los que habla todo el mundo, ¡pero nos fascina lo excepcional! Y este sitio, lo es.

 

Cuando piensas en Burgos, ¿qué te viene a la cabeza? Yo pensaría en su catedral, en la rica morcilla, sus calles empedradas, el frío en invierno… ¡Y en su cala! Sí sí, has leído bien, porque el Pozo Azul es una maravillosa cala de aguas cristalinas que, para tu sorpresa –al igual que lo fue en su día para mí- está en la localidad burgalesa de Covanera.

pozo azul

Imagina 10 metros de profundidad en un recóndito manantial de aguas transparentes, rodeado de pura naturaleza. De hecho, tendrás la sensación de estar inmerso en un cuento, desarrollando al máximo tu poder de imaginación, viviendo una experiencia única. Para llegar hasta allí tendrás que seguir un camino rodeado de árboles en un bosque. El coche podrás dejarlo en un parking que hay en la ribera del río Rudrón, antes de esta senda. Lo primero que verás, una cueva. Después… el pozo estará frente a ti. Y te sucederá algo inevitable: querer parar el tiempo en un lugar tan mágico como ése.

 

Si el propósito de tu visita es darte un chapuzón en el Pozo Azul, aprovecha el calor de estos meses de verano porque el agua está tan fresca como cristalina. Puede que al principio cueste un poco entrar en el agua, pero luego, una vez pasada la primera impresión, podrás disfrutar al máximo de refrescarte lejos del barullo y el gentío de la ciudad.