¿Qué ver en Toledo? Ideas para disfrutar de tu visita

27 febrero | 2020 | Goodyear

No te pierdas qué ver en Toledo y otros planes para hacer durante tu visita a esta ciudad cargada de cultura

Toledo es una ciudad señorial y que acumula grandes dosis de historia. No en vano, se la conoce como la ciudad de las tres culturas pues en ella se concentran monumentos de la cultura musulmana, judía y cristiana que se han conseguido preservar, a pesar del paso de los años, de una manera más que sobresaliente. Imagina que tienes el tiempo justo para descubrirla y disfrutarla, ¿no sabes por dónde empezar? No te preocupes, en este artículo te vamos a ayudar contándote cuáles son las visitas imprescindibles que no pueden faltar en tu visita. Si quieres saber qué ver en Toledo, ¡prepara tu maleta!

Alcázar de Toledo

Esta imponente fortificación que se sitúa en la parte más alta de Toledo es, quizás, el monumento más identificativo de la ciudad. Su origen es romano, pero el actual edificio fue mandado construir por el emperador Carlos V en 1535, para tener una residencia digna. Para ello se destruyó casi por completo el anterior castillo medieval, aunque en la fachada oriental quedan estructuras almenadas.

A lo largo de la historia, además de servir de acomodo al monarca, el Alcázar de Toledo ha tenido múltiples fines como cárcel de la Corona, cuartel militar o taller de sederos. En la Guerra Civil sufrió daños importantes, pero fue restaurado a partir de 1940 y ahora también acoge de manera permanente el Museo del Ejército.

Alcázar de Toledo

Monasterio de San Juan de los Reyes

Es considerado por muchos como uno de los templos góticos más bellos del país. Lleno de majestuosidad, fue concebido como el lugar donde se enterrarían los Reyes Católicos (aunque, finalmente, descansan en la Capilla Real de Granada, adosada a la Catedral de la ciudad andaluza) y con esa intención lo mandó construir la reina Isabel I de Castilla, convirtiéndose en el edificio más importante de su reinado.

Como buen monasterio, el silencio y la tranquilidad son signos definitorios de San Juan de los Reyes, algo que ayuda al visitante a abstraerse del bullicio cotidiano. Destaca el claustro del monasterio, de dos plantas y lleno de vegetación y artesonados… y con una sensación de paz indescriptible.

Plaza Zocodover

Se trata de la plaza más conocida de Toledo y sirvió como centro neurálgico y plaza mayor durante gran parte de la historia de la ciudad, honor que sigue detentando. En tu recorrido turístico, seguramente pasarás por ella más de una vez y, si te pierdes, es un buen lugar al que recurrir para volverte a encontrar.

Parte de la plaza fue obra de don Juan de Herrera, conocido arquitecto de Felipe II, que también es responsable de El Escorial. La palabra Zocodover viene del árabe ‘sūq ad-dawābb’, que significa “mercado de bestias de carga”. Cuenta la leyenda que en esta plaza se llevaron a cabo autos de fe de la Inquisición y ejecuciones públicas.

Catedral de Toledo

La Catedral de Toledo, nombrada Bien de Interés Cultural y uno de los monumentos incluidos por la Unesco como Patrimonio de la Humanidad, comenzó a construirse a principios del siglo XIII encima de una Catedral visigoda antigua y fue, además, usada como mezquita.

Esta catedral es uno de los emblemas y templos más importantes del cristianismo en España. Sus dimensiones, 120 por 60 metros, la convierten en la segunda catedral gótica de España, tras la catedral de Sevilla, y en la actualidad tiene el reconocimiento como Catedral Primada de España. Está compuesta de 5 naves, 88 columnas y 72 bóvedas.

No obstante, lo verdaderamente llamativo no está en el exterior, sino en la grandiosidad de su  interior. Aquí destacan la Capilla Mayor, con un bello retablo de estilo gótico florido y el sepulcro renacentista del Cardenal Mendoza; el Crucero, que separa la Capilla Mayor del Coro; o la Capilla de los Reyes Nuevos, donde se encuentran enterrados los reyes de la dinastía Trastámara (a excepción de los Reyes Católicos). Tampoco te pierdas la Sala Capitular, la Sacristía y las vidrieras de estilo gótico que rodean todo el interior.

Catedral de Toledo

Otras visitas

Es cierto que nos hemos dejado más de un monumento interesante que, de tener más tiempo podrás visitar con tranquilidad. Estamos hablando de, por ejemplo, el barrio de la Judería, el Castillo de San Servando, el Mirador del valle, la Mezquita Cristo de la Luz, las Sinagogas del Tránsito o de Santa María la Blanca o el famoso cuadro de ‘El entierro del conde de Orgaz’, de El Greco, que se encuentra en la Iglesia de Santo Tomé. Apúntatelos, porque si puedes ampliar tu visita todos ellos merecen mucho la pena.

Tampoco es mala opción deambular por sus calles y callejuelas, empapándose del ambiente que podía impregnarlas hace unos cuantos siglos, ni tampoco disfrutar de la gastronomía toledana, con platos tan variopintos como las carcamusas, la trucha a la toledana, la perdiz estofada, el cochifrito, las sopas de ajo o el cocido en tres vuelcos.

Ahora que ya sabes qué ver en Toledo, no tienes excusa para no visitar esta preciosa ciudad. Además de hacer turismo, podrás comer los platos típicos de esta tierra, así que prepara la maleta y pon rumbo a una cita con la historia.

Good Year

Si quieres saber más de motor, rutas en coche, viajes y planes, déjanos tu e-mail y te mantendremos informado de toda la actualidad

¡Prepárate para tu siguiente aventura con GoodYear!

Good Year Kilometros que cuentan