Cómo quitar arañazos del coche: consejos útiles y económicos

Los arañazos en la pintura del coche son una cosa segura, algo que ni el más previsor de los conductores puede evitar. Pero no siempre requieren una visita (normalmente cara) al taller. ¿Has rozado al entrar en el garaje? ¿No has visto la maceta de la acera? Antes de buscar la ayuda de un profesional, mira aquí si alguno de los métodos que te presentamos a continuación ayuda a disfrazar ese maldito arañazo que has notado en el coche esta mañana.

1. Métodos anti-arañazos: Basta fallar con la llave en la cerradura, una mala jugada de tu perro o un vecino indeseable para que te aparezcan los inevitables arañazos. Pero, si son superficiales, son ocultables. Ten en cuenta que ninguna de las soluciones presentadas aquí hará desaparecer todos los vestigios del daño, algo que solo es posible con una acción más profunda, pero harán casi invisibles muchos arañazos y marcas en la pintura.

Para eliminación de arañazos, empieza por lavar cuidadosamente la zona en la que has visto el daño. Si hay suciedad en esa área, pon atención para que no dañe aún más la pintura. Después, verifica la profundidad del arañazo: si ves que es solo superficial puedes seguir, pero si es profundo habrá que recurrir a un taller. Hay una “capa” que envuelve el material del chasis y a la que se agarran la tinta y el barniz. Si esta capa esta dañada, ningún producto que le eches encima se fijará.

2. Reparaciones del barniz: Este es el daño más simple de resolver y es el más común en zonas como las cerraduras, donde manos y llaves golpean todos los días. Puedes adquirir un kit de pulido, que incluye esponjas de aplicación del producto y paños de microfibras, en tiendas especializadas. No apliques este tipo de producto cuando el coche esté expuesto al sol.

Cuando el arañazo es un poco más profundo que la capa incolora del barniz, vas a necesitar usar una lija. Moja una lija 1500/2000 en agua y nivela la superficie en movimientos circulares. Después, pasa agua y limpia delicadamente con el paño de microfibras hasta que la superficie esté seca. En el paso siguiente, pule también en movimientos circulares, hasta que el blanco del producto comience a desaparecer y comiences a ver el brillo de la pintura. Termina el proceso con la aplicación de una capa de cera para proteger el acabado, y puedes encontrar brillos y sellantes diversos en el mercado para un resultado excepcional.

riscos2

3. Bolígrafos quita arañazos: Con daños localizados, los arañazos comunes que rebasan el barniz y llegan a la pintura, la solución podrá pasar por un bolígrafo contra ralladuras “touch up”. Deberás contactar con la marca e indicar el código del color o del chasis de tu coche, y podrás adquirir un kit que, según los casos, incluirá diversos productos (la tinta, el barniz o un anti-herrumbre, por ejemplo).

Como antes, la aplicación de estos productos debe realizarse a la sombra para que la luz y el calor no alteren sus características. Aplica la punta del bolígrafo (o pincel en algunas marcas) en el arañazo y acompáñalo con un movimiento firme y preciso. La tinta de estos bolígrafos seca rápidamente, por eso prepárate con un poco de papel seco que ayudará a retirar el exceso o imperfecciones. Puede que tengas que aplicar dos o tres veces hasta llenar totalmente la ralladura, dejando secar entre cada aplicación. Al final, pasa un producto de limpieza y pulido y deja el coche expuesto al sol durante un día para que la tinta seque completamente.

Inevitables pero solucionables, no dejes que se acumulen los arañazos en la pintura de tu coche. El placer de conducir tu bólido siempre impecable no tiene por qué acabarse cuando éste deja de ser nuevo.