Realidad aumentada e inteligencia artificial: el taller del futuro

La realidad aumentada y la inteligencia artificial serán protagonistas en el taller del futuro: descubre todas las novedades

Aplicaciones de realidad aumentada e inteligencia artificial, conectividad en todas las áreas y avanzados equipos de diagnosis. Así es el taller del futuro. Una realidad cada vez más cercana. ¿Internet de las cosas aplicada a talleres? Eso parece o, al menos, en eso trabajan fabricantes del sector de automoción y tecnológicas. La idea es convertir el procesamiento inteligente de grandes volúmenes de datos y la creciente conexión entre los productos y su entorno en alidos para la diagnosis y prevención de averías. Si las nuevas tecnologías se aplican con éxito a la conducción autónoma y al desarrollo de más y mejor baterías eléctricas ¿cómo afectarán estos mismos avances a los talleres mecánicos del futuro?

Bosch está trabajando para lograr una experiencia de conducción integrada y lo que se conoce como movilidad conectada. La iniciativa de Bosch, pensada para los gestores de flotas de vehículos, se traduce en la puesta en marcha de una unidad de comunicación instalada en cada vehículo que envía datos sobre el estado del coche a la infraestructura IT de Bosch para su análisis. Ubicación, consumo de combustible, kilometraje del vehículo e incluso el estilo de conducción son otros de los datos que quedan registrados en esta aplicación y que permiten a los gestores de flotas y a los talleres compartir información vital para el mantenimiento y el diagnóstico de posibles averías. Todos los datos de los clientes se manejan desde la nube utilizando mecanismos de protección para evitar problemas de seguridad en la transmisión de información.

Bosch: realidad aumentada y software conectado

¿Qué ocurre con la realidad aumentada? Gracias a una cámara de una tablet o unas gafas inteligentes se puede obtener la imagen real con información adicional de cada vehículo. Esta información puede incluir desde textos explicativos e instrucciones, manuales o diagramas de circuitos hasta objetos tridimensionales o fotos y videos.

Lo que ya es una realidad es Connected Repair. Se trata de un software desarrollado por Bosch que conecta la recepción del taller con el equipamiento del vehículo y las diferentes áreas del taller mecánico, facilitando así el diagnóstico de averías o anomalías. El técnico selecciona las órdenes de trabajo y las tareas asignadas a cada vehículo. Todas las estaciones de trabajo están conectadas al mismo sistema compartiendo información y permitiendo realizar seguimiento de cada tarea y ampliar nuevas tareas a medida que se superan fases de revisión.

El taller del futuro

General Motors, los coches que se autodiagnostican

No es Bosch la única compañía que trabaja en el taller del futuro. General Motors anunció su sistema Prognostic en el CES Las Vegas de 2015. Se trata de un sistema de sensores que permiten al propio vehículo predecir averías. Disponible en algunos vehículos de la marca desarrollados en 2016, la función se enfoca inicialmente en tres componentes: la batería, el motor de arranque y la bomba de combustible. Los datos que recogen los sensores son enviados a los servidores de la compañía, donde los algoritmos se encargan de analizarlos y determinar si hay alguna anomalía. En el caso de que se detecte un fallo en la batería, por ejemplo, el sistema avisa al conductor en su smartphone o email. La previsión por parte de General Motors es sumar a este servicio de autorevisión más componentes del vehículo en el futuro.

Tesla, talleres a distancia y a domicilio

Tesla también ha puesto en marcha un sistema de actualizaciones a distancia. Un formato que permite identificar a distancia el 90% de los posibles fallos o averías. El sistema facilita una posible solución a distancia al conductor y si la anomalía es más grave ofrece la posibilidad de concertar una cita con su servicio técnico más cercano. La compañía de Elon Musk anunció la ampliación de su red de servicios técnicos con la apertura de 100 nuevos establecimientos y 1.400 nuevos mecánicos, que permitirán en total triplicar la capacidad de atención de Tesla a nivel global. Esta ampliación entra dentro del concepto “técnicos a domicilio”. En caso de necesitar una reparación, y no poder ir al taller, un equipo técnico de Tesla acude al vehículo siempre que se trate de reparaciones menores.
Son varias las modalidades del taller del futuro pero todas ellas pasan por la hiperconexión de datos y la aplicación de de nuevas y avanzadas tecnologías a la diagnosis, reparación y mantenimiento de los vehículos. Realidad aumentada o inteligencia artificial son la punta del iceberg en un sector que apunta hacia la movilidad conectada y la conducción integrada.