Reparaciones de coche más comunes y cómo prevenirlas

Los coches se estropean, ya sea por averías comunes, por desgaste o por mal uso. Descubre en Goodyear cómo prevenirlas

Lo queramos o no los coches se estropean, ya sea por averías comunes, desgaste o mal uso. Te mostramos las reparaciones de coches más comunes y cómo prevenirlas.

Incluso los mejores coches necesitan hacer una parada en boxes. No debe ser un drama. Hay que aceptarlo. Independientemente de la calidad de las piezas y la marca, los kilómetros no suman en vano y, en momentos puntuales, se hace necesario llevar nuestro coche al taller para revisar el correcto funcionamiento de los elementos o corregir algún posible defecto. El ABC del mantenimiento preventivo. En este sentido, como en otros casos, existen todo tipo de posibles problemas mecánicos, desde los más graves y farragosos a otros más frecuentes de lo que puedes pensar. Cada coche es un mundo pero, pese a ello, un estudio realizado por la plataforma Autingo ha analizado las contrataciones de reparación del coche más frecuentes realizadas por sus usuarios, lo que nos permite recoger estas revisiones comunes y averías frecuentes a las que deben enfrentarse la gran mayoría de conductores, así como una estimación de su posible coste. ¿Conoces estos casos?

Sustituir el kit de embrague

Se trata de una de las revisiones más habituales y, por lo general, lidera el ránking de reparaciones realizadas por los conductores habituales. El desgaste del kit de embrague se produce debido al uso continuado del vehículo y puede generar un riesgo importante para la seguridad del conductor: debido a un fallo de transmisión de la potencia de motor a la caja de cambios, el coche puede ser inestable y responder de forma inadecuada. ¿Cómo podemos este tipo de fallos?

  • Disminución en la potencia
  • Fallos en el cambio de marcha
  • Exceso de revoluciones en los cambios de velocidad
  • Dificultad para afrontar terrenos ascendentes

Reparaciones comunes

Cambiar kit de distribución

Otro de los sospechosos habituales es el kit de distribución<. Muchos conductores han oído hablar de los fallos en la correa de distribución de su vehículo. Sin embargo, esta correa de distribución forma parte de un engranaje mayor de piezas cuyo correcto funcionamiento e interacción afecta decisivamente al rendimiento del vehículo.  De esta forma, si uno de estos complementos sufre algún tipo de daño, es más que probable que el kit de distribución en su conjunto se vea afectado. Los síntomas principales para detectar un fallo en este conjunto son los siguientes:

  • Ruido en el motor
  • El motor no arranca
  • Fugas de aceite en el frontal
  • Fallos de ignición

Cambiar la correa de distribución

Una rotura en la correa de distribución puede suponer una de las inversiones más elevadas a la hora de acometer reparaciones en nuestro vehículo. Esto se debe a que su función es primordial dentro de la interconexión del cigüeñal y el árbol de levas. Es, por decirlo así, “el corazón” del kit de distribución que se menciona en el punto anterior. Prestarle menos atención de la debida puede suponer pasar de un coste normal a verse en la tesitura de gastar una suma de dinero muy considerable. Aunque una rotura de la correa de distribución puede ser imprevisible, debemos seguir las recomendaciones del fabricante que, por norma general, aconsejan cambiar la correa cada cinco años o una vez alcanzados los 80.000 kilómetros. En cualquier caso, ¿qué signos más evidentes muestran un deterioro de esta pieza?

  • Ruido en la transmisión
  • Vibraciones en el vehículo
  • Dificultad para arrancar

Reparaciones mecánicas

Cambiar el volante de inercia o volante motor

Se trata de una pieza para muchos desconocida pero que resulta dañada de forma habitual. Se trata de una pieza circular situada en el extremo del cigüeñal más cercano a la caja de cambios. Por lo general, esta pieza resulta dañada debido a un uso incorrecto o poco adecuado del embrague, ya que su función principal es la amortiguación de las vibraciones generadas por el motor, así como permitir el correcto arranque del vehículo. Es la pieza que asegura un arranque progresivo cuando se acciona el embrague. ¿Cómo podemos detectar fallos en esta pieza?

  • Ruidos molestos con el motor al ralentí
  • Vibraciones fuertes en el pedal de embrague
  • Ruidos infrecuentes al pisar el pedal de embrague
  • Dificultad a la hora de cambiar las velocidades

Pastillas de freno

Cambiar las pastillas de freno es otra de las tareas más frecuentes en los talleres de reparación. El desgaste de estos elementos hace que nuestro vehículo pierda efectividad y capacidad de fricción, de forma que frenar el coche puede comenzar a ser peligroso. Se trata de una de las piezas a las que debemos prestar especial atención, ya que su desgaste no depende tanto de un uso incorrecto del vehículo, sino de un uso prolongado y habitual del mismo. Es muy importante mantener la seguridad en carretera y, por tanto, realizar una revisión periódica de las pastillas de freno. ¿Cuándo es un buen momento para cambiarlas?

  • La mayoría de fabricantes recomiendan cambiar las pastillas de freno cada 10.000 kilómetros
  • Ruidos molestos en el frenado
  • La luz del testigo de frenos está iluminada

Son las reparaciones más comunes, algunas resultado de averías y del desgaste habitual por el uso, otras, sin embargo, pueden prevenirse con un correcto mantenimiento.  Toma nota y asegura la vida útil de tu vehículo y todos sus elementos.