Restaurantes de carnes: dónde comer en Segovia

¿Buscas buenos restaurantes de carnes? Segovia esconde algunos rincones donde degustar espectaculares platos, ¡entra a descubrirlos!

Segovia es una de esas ciudades que te sorprenden a cada paso que das. Pese a su pequeño tamaño y a tener poco más de 53.000 habitantes, cuando la visites te darás cuenta de todo lo que tiene que ofrecer y te marcharás deseando volver. Sobre sus calles empedradas se alzan monumentos históricos con una arquitectura y estado de conservación dignos de admiración. Su acueducto, declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en 1985, se considera la obra de ingeniería civil romana más importante de nuestro país y el palacio del Alcázar aparece en las mejores posiciones de rankings de los castillos más bonitos del mundo, y no es de extrañar porque parece haber salido de un cuento de hadas.

Pero esta provincia castellana no sólo se disfruta andando, sino también comiendo en alguno de sus mesones, donde podrás degustar delicias gastronómicas como los Judiones de la Granja, el famoso cochinillo, la trucha segoviana, y de postre, ponche segoviano, con el acompañamiento perfecto de un buen Ribera del Duero o un vino de Rueda. Segovia es la capital del asado castellano y si quieres marcharte con un buen sabor de boca, estos son los restaurantes de carnes que debes visitar.

Acueducto de Segovia

 

Los restaurantes más antiguos en la capital

El restaurante Casa El Abuelo abrió sus puertas en 1890 y está situado en pleno corazón de Segovia. En su interior, de ambiente cálido y acogedor, podrás disfrutar de una experiencia gastronómica inigualable, y degustar los mejores platos de cocina tradicional con un toque moderno y creativo. Entre sus especialidades destacan los Judiones de La Granja con rabo de toro, el cochinillo asado, la paletilla de cordero lechal o el solomillo de buey al Pedro Ximénez. El menú es de 28,50 € y podrás elegir entre sopas castellanas o Judiones de la Granja o garbanzos con setas, seguidos de cochinillo asado o lubina a la sal, además de pan, una copa de vino y café.

Otro de los restaurantes con mayor tradición es el Restaurante Duque, situado en un emblemático edificio de la calle Real que data de 1565. Comenzó siendo una casa de comidas en 1895 y en la actualidad es uno de los restaurantes más regentados. El cochinillo es su plato estrella. Cuenta con la garantía de calidad de cochinillo de Segovia  y se prepara asado en un horno de leña al estilo tradicional, tal y como lo hacía su fundador, el gran maestro asador Dionisio Duque. Si quieres probar lo mejor de la gastronomía segoviana, te recomendamos su menú degustación, de 39,95€, que incluye entrantes, segundo plato, postre y una botella de vino tinto joven D.O. Ribera del Duero.

La mejor carne de buey en Segovia

En la  localidad de Carbonero el Mayor, a 27 km de la capital segoviana, se encuentra El Riscal, donde se sirve una de las mejores carnes de buey de toda España. Fundado en 1958 y en la actualidad regentado por los hermanos Jesús y Javier García Álvarez, entre estas cuatro paredes podrás saborear pura carne de buey de trabajo español de una calidad incomparable. Javier, veterinario de profesión, se encarga personalmente de seleccionar los mejores bueyes que después son trasladados a su ganadería (su explotación cuenta con un centenar de ejemplares), donde permanecen hasta conseguir el engrasamiento óptimo. La carne se sirve sobre la mesa, cocinada vuelta y vuelta sobre un plato de barro, previamente untado con grasa de buey.

Carnes rojas de primera calidad

El Figón de los Comuneros está a tan sólo 8 minutos andando del Acueducto y a él acuden locales y turistas por igual para disfrutar de sus especialidades gastronómicas. La especialidad de este restaurante son las carnes rojas, el lomo de buey, solomillo de choto, entrecot de choto, y por supuesto, el cochinillo y las chuletas de lechal. El menú diario cuesta únicamente 12€ y el menú especial 24€.

Lechón asado Segovia

Si buscas un ambiente relajado y selecto, te recomendamos el Hotel San Antonio El Real un remanso de paz en el que disfrutarás de verdaderas joyas gastronómicas cocinadas al estilo tradicional. Lo encontrarás en el Monasterio de San Antonio El Real, declarado Monumento Nacional de Segovia, en una ubicación privilegiada, junto al nacimiento del Acueducto. El complejo sirvió sirvió antiguamente como pabellón de caza a Enrique IV, fue transformado posteriormente en convento, y actualmente es un rincón ideal para disfrutar con amigos, pareja o familia de un menú de primera calidad desde sólo 25€ de lunes a viernes y desde 30€ los fines de semana y festivos. El Monasterio ofrece también régimen de alojamiento, con habitaciones desde 75€ la noche.

Localizaciones espectaculares: en el interior de una iglesia románica

En el interior de una iglesia románica. Sí, has leído bien. El restaurante El Refectorio de San Pedro está en el ábside de la antigua iglesia románica de San Pedro, en la localidad de Cuellar. La iglesia data de 1904, está perfectamente conservada, y en su interior alberga este peculiar restaurante donde las recetas tradicionales se fusionan con las técnicas más actuales e innovadoras. ¿Buscas una cena romántica? Reserva una mesa para cenar en su terraza a la luz de la luna y con vistas al pie de la iglesia. Su menú Misericordes es de 32€ e incluye un entrante, un pescado o carne y un postre, pan y vino Ribera del Duero.

Otra localización que no debes perderte en esta ruta por los mejores restaurantes de carnes de Segovia es el El Rancho de la Aldegüela. Se encuentra en una antigua finca del siglo XVII donde se realizaba el esquileo de ovejas. Actualmente, la finca alberga un restaurante (El Rancho ofrece menús a la carta, destacando el cordero y cochinillo asados en horno de leña), una taberna (donde podrás degustar un exquisito menú del día por sólo 10€ de lunes a viernes y 15€ durante fines de semana y festivos), un bar (perfecto para tomarse un vermut en su espectacular terraza para ir abriendo apetito antes de comer) y dos hoteles (el Hotel del Rancho, de 4*, con spa y piscina, y la Posada del Rancho, con una decoración rural y acogedora).

Así que ya sabes, si eres más de carne que de pescado, haz las maletas y escápate a Segovia para disfrutar de productos de primera calidad en alguno de estos
restaurantes. ¡Seguro que repites!