Rosquillas tontas o listas, ¿cómo las prefieres?

14 mayo | 2020 | Goodyear

En Goodyear te enseñamos los mejores lugares para descubrir uno de los clásicos de San Isidro: sus rosquillas. Descúbrelas

La pandemia del Covid-19 ha provocado la suspensión de las celebraciones de San Isidro (Ayuntamiento de Madrid, Comunidad Autónoma y Plaza de las Ventas han dado por cancelada la fiesta del 8 al 12 de mayo). El consistorio entregará la medalla de oro de San Isidro al pueblo de Madrid por «su actitud ejemplar» en la lucha contra el nuevo coronavirus.

Ni San Isidro, ni la Batalla Naval de Vallecas, ni San Cayetano, ni San Lorenzo, ni La Paloma, ni El Carmen, ni los Mayos en Malasaña ni las fiestas del barrio del Pilar, Aluche u Hortaleza se celebrarán este año en Madrid. Pero los madrileños son auténticos especialistas en rosquillas. ¡Y  más con la vista y el paladar puestos en San Isidro (por muy atípico que sea este año)! Nos vamos de ruta (aunque sea virtual, con cita previa o guardando las distancias de seguridad) por los establecimientos donde serán bienvenidos los golosos (sí, nosotros somos de ese club).

¿Tontas o listas? No te estamos preguntando por ningún grado de inteligencia sino por uno de los postres típicos del San Isidro madrileño. Las rosquillas del Santo son una de las especialidades de las pastelerías de Madrid. Recubiertas de azúcar, almendra o merengue las posibilidades de este dulce son infinitas. ¿Quieres descubrirlas?

Harina, huevo, aceite y azúcar. Ésta es la base de unas rosquillas. A partir de ella los madrileños han realizado diferentes variaciones con resultado siempre exquisito. Las tontas no llevan ningún tipo de cobertura; las listas están recubiertas de azúcar, zumo de limón y huevo batido; las de Santa Clara con merengue seco; las francesas con trozos de almendra; las de Alcalá con yema… ¿a que ya se te está haciendo la boca agua? ¡Empezamos la ruta por los lugares en los que encontrar las mejores rosquillas de Madrid! Como en Madrid aún estamos en la fase cero, quizá algunos locales no podrás visitarlos aún. Pero… ¡toma nota para que esté en tus planes para cuando puedas salir!

Antigua pastelería del Pozo

Fundada en 1830 . Un lugar único -es la pastelería más antigua de Madrid (es más antigua que la pastelería El Riojano, fundada en 1855)– en la calle del Pozo, 8. La visita merece la pena tanto por la decoración como por las rosquillas que preparan. Eso sí, ve sin prisas porque probablemente tendrás que hacer un poco de cola. Además de rosquillas, la pastelería es famosa por sus roscones de reyes (durante la primera quincena de enero, venden aproximadamente 1.000 roscones diarios), pan de Cádiz, turrones y hojaldres.

Rosquillas de Madrid

Lardhy

Uno de los restaurantes más auténticos de la capital dispone, además, de una pastelería en la que las rosquillas son una delicatessen. Listas, tontas, con almendras… También realizan pedidos a domicilio. En Carrera San Jerónimo, 8. Lhardy está considerado como uno de los primeros y más antiguos restaurantes de Madrid. Fundado en 1839 por el francés Emilio Huguenin Lhardy, el local abrió como pastelería y, poco a poco, fue ofreciendo comidas. Hasta el escritor José Martínez Ruiz, Azorín, sentenció en una ocasión:

“No podemos imaginar Madrid sin Lhardy”

El Riojano

Fundada en 1855 por el riojano Dámaso Maza, pastelero personal de la reina María Cristina de Hagsburgo. Conserva los mostradores y vitrinas originales cuya madera se trajo de Cuba cedida por la reina. Así que si quieres degustar el postre típico de San Isidro como si fueses un rey no dudes en visitarla. En Calle Mayor, 10, El Riojano es un establecimiento con solera, una centenaria pastelería artesanal y salón de té, ubicado en pleno centro de Madrid. Entre sus especialidades destacan los azucarillos, los bartolillos, las pastas del consejo y los merengues.

Nunos

Al frente de ella está José Fernández-Ramos, un maestro pastelero que ha reinventado las torrijas (ganadoras del Premio a las Mejores Torrijas de la Comunidad de Madrid 2011) y los buñuelos. También se atrevió a hacerlo con las rosquillas. A la receta tradicional se les añade chocolate o limón sin olvidarse de las que llevan anís de Chinchón o vainilla emulando a las monjas clarisas del siglo XV.  En Narváez, 63.

Neguri

Se abrió en 1928 en la calle de Claudio Coello y se trasladó hace 20 años aproximadamente a su ubicación actual, en la calle Espronceda. Una pastelería “de toda la vida” en la que poder saborear unas buenas rosquillas tontas o listas. ¡Seguro que no te resistes a comer sólo una! Prueba también los pasteles de arroz y el ponche segoviano. Puedes hacerlo en sus instalaciones ya que la pastelería cuenta con una cafetería donde degustar sus dulces. ¿Dónde ir? Calle Espronceda 38.

Oso y madroño

Horno San Onofre

El Horno San Onofre abrió su primera tienda, especializada en panadería y repostería de calidad en 1972 en la calle San Onofre. Especialistas en Roscón de Reyes, pan (con una oferta de más de 800 variedades) y rosquillas. A la receta tradicional le han dado un toque gourmet con un resultado espectacular. Una de sus especialidades son las rosquillas de Alcalá, elaboradas con hojaldre y recubiertas de crema de yema y azúcar. ¿Dónde ir? En la calle San Onofre.

Vait pastelería

Una apuesta por lo artesano y tradicional dándole a las recetas su particular toque. Por eso, además de las tontas, listas o francesas, su propuesta de rosquillas también incluye a las Segovianas (fritas y envueltas en azúcar). Félix Boix, 9.

¿Sólo siete paradas en Madrid para disfrutar de las mejores rosquillas? Una ruta sólo apta para los más golosos, ¿dónde probar las mejores tontas y listas de la capital?

Dónde encontrar las mejores rosquillas de Madrid

  • Antigua pastelería del Pozo
  • Lardhy
  • El Riojano
  • Nunos
  • Neguri
  • Horno San Onofre
  • Vait pastelería

Cómo hacer tus propias rosquillas de San Isidro

Recuerda que siempre puedes hacer tus propias rosquillas (listas o tontas) en casa. Para la receta necesitarás los siguientes ingredientes:

    • 500 g de harina
    • 5 huevos M o 3 huevos L
    • 50 g de aceite de oliva suave (también puede ser de girasol)
    • 200 g de azúcar blanca
    • 25 g de anís o aguardiente
    • 2 cucharaditas de anís en grano
    • 1 pizca de sal
    • 1 sobre de levadura (16 g)
    • 1 huevo para pintar las rosquillas

Para el glaseado necesitarás

    • 2 clara de huevo
    • Sal
    • Zumo de 1/2 limón o esencia de vainilla
    • 400 gr de azúcar glas
    • Colorante amarillo (opcional)

Sigue unos sencillos paso a paso pra disfrutar de tus rosquillas de San Isidro:

  • Bate los 5 huevos con el azúcar blanca hasta que la mezcla sea homogénea.
  • Añade licor de anís y el aceite de oliva. Mezcla otro poco hasta que se integren con el resto de ingredientes.
  • Pasa la harina y la levadura por un colador fino o tamiz y añádelos a la mezcla poco a poco para evitar grumos. Añade sal y los granos de anís.
  • La masa resultante debe ser densa y pegarse ligeramente a los dedos.
  • Deja reposar la masa durante 1 hora en la nevera.
  • Con las manos untadas en un poco de aceite, coge porciones de masa y dales forma.
  • Coloca las rosquillas en una bandeja de horno engrasada con mantequilla o aceite y pinta la superficie con huevo batido.
  • Hornea las rosquillas con el horno precalentado a 210 ºC durante unos 15 minutos o hasta que veas que están ligeramente doradas.

Good Year

Si quieres saber más de motor, rutas en coche, viajes y planes, déjanos tu e-mail y te mantendremos informado de toda la actualidad

¡Prepárate para tu siguiente aventura con GoodYear!

Good Year Kilometros que cuentan