Ruta por las carreteras más espectaculares de España

Si estás pensando en hacer una ruta por carretera, aquí podrás conocer las carreteras más espectaculares de España para viajar

Cualquier viaje comienza en el instante en el que te pones en movimiento, por lo que disfrutar de un viaje no significa únicamente disfrutar del destino, sino también del recorrido: el trayecto, los paisajes, las carreteras… Hay viajes, de hecho, que están pensados exclusivamente para relajarse y conocer el camino. Descubre a continuación algunos de esos trayectos por la geografía española, escapadas donde los protagonistas son el paisaje y las carreteras, y donde la emoción está asegurada. ¿Te apuntas?

Valle de Ordesa

Casi cualquier ruta que se realice por el privilegiado paisaje de los Pirineos es un auténtico regalo para los sentidos. Es tal la belleza de su naturaleza que hasta los más reacios quedarán prendidos de los árboles, bosques, ríos e incluso de los arcoíris que ponen la nota de color en los días lluviosos. Pero el valle de Ordesa, en Huesca, tiene el encanto de poder combinar la ruta en coche a través de una carretera típica de montaña y con curvas con el trayecto a pie. Es una ruta muy estimada por montañeros y amantes de la naturaleza en general, y que, para los aficionados al esquí, tiene el mejor colofón posible muy cerca: las impresionantes estaciones de esquí de Aramón, con más de 280 kilómetros esquiables y unas vistas espectaculares sobre los valles del Pirineo Aragonés.

Carretera a Roque Nublo

El Roque Nublo es, con sus 1.813 metros sobre el nivel del mar, el segundo punto más alto de la isla de Gran Canaria, por lo que no debería extrañar que la carretera de acceso, la estrecha GC-60 que parte de Maspalomas, sea abrupta y presente tantas curvas que los más débiles físicamente quizá sientan la tentación de dar media vuelta. Sin embargo, para quienes soporten bien los vaivenes del coche, el trayecto será toda una experiencia y, las vistas al llegar, inolvidables. Porque una cosa es cierta: los barrancos de Gran Canaria no tienen nada que envidiar en espectacularidad a las playas de la isla.

Carretera Berdún Huesca

Subida a los lagos de Covadonga 

Los aficionados al ciclismo no podrán resistirse a subir uno de los puertos clásicos de la Vuelta a España. La carretera CO-4 que va del santuario de Covadonga (desde donde también salen varias rutas de senderismo a los lagos Enol y Ercina lo tiene todo: paisaje de montaña espectacular, el verde brillante propio de Asturias, vacas que acompañan al viajero en algún tramo del trayecto, vistas impresionantes desde las alturas… y nieve, mucha, mucha nieve los meses de invierno, así que te recomendamos que no olvides llevar cadenas. En verano, el acceso a particulares está cortado y sólo es permitido hacer el trayecto en autobús.

Sa Calobra 

Dos grandes colinas custodian una de las carreteras más llamativas de la isla de Mallorca. Es tan bonita como transitada, sobre todo en la época estival, donde los autobuses turísticos acercan a cientos de personas a la cala Sa Calobra. Se trata de un tramo de trece kilómetros que incluye una curva de 380 grados, todo un reto para los amantes de la playa. Eso sí, recomendable viajar sin prisas.

Puerto del Escudo en Burgos 

La abrupta carretera que recorre este puerto en la parte norte de la provincia de Burgos es, sin duda, un diamante en bruto. A su paso se pueden visitar pueblos pintorescos, bonitos y bien conservados, así como admirar paisajes alucinantes. El puerto del Escudo es un tramo en el que es frecuente conducir sobre suelo mojado, al menos durante el invierno, puesto que la climatología en esta estación del año es bastante dura. Sin embargo, cuando el tiempo se torna más agradable, realizar esta ruta en coche es un regalo para los sentidos.

Ruta por el Valle del Jerte 

En un valle conocido a nivel nacional por sus cerezas, la carretera que fluye paralela al río Jerte, en Cáceres, deja estampas muy diversas dependiendo de la época del año en que se visite. Cuando los cerezos están en flor, un manto blanco cubre el paisaje, mientras que en la época estival es el color rojo el predominante. ¿Cómo no hacer uso de los coches que menos consumen y realizar una ruta ecológica por estas tierras? Sin duda, un gran plan para los amantes de los road trips.

Carretera Sa Calobra

Sierra de Mariola 

La carretera secundaria CV-794 cruza la sierra de Mariola, situada entre las provincias de Valencia y Alicante. Es una ruta que une las poblaciones de Alcoy y Bocairent y que es muy transitada los fines de semana por motoristas que quieren disfrutar de la naturaleza, ya que presenta algunas curvas sin excesivo tráfico. Es el ejemplo idóneo de una carretera en la que lo importante es disfrutar del trayecto entre una localidad y otra. Existen otras vías  desde las que se puede acceder a ambas poblaciones, pero sólo en esta se puede admirar con cierta emoción la belleza los bosques mediterráneos.

Ruta de los pantanos 

Especialmente pensada para aquellos que se encuentren en el centro de España y tengan la necesidad de vislumbrar agua cerca. La carretera M-501 hacia Pelayos de la Presa, en Madrid, discurre cerca del pantano de San Juan y presenta un trayecto con una buena cantidad de curvas.

Repartidas por toda la geografía de España, una gran multitud de carreteras secundarias te ofrecen una forma de hacer turismo diferente. ¡Disfruta del camino! ¿Nos sugieres alguna más?