Ruta turística para disfrutar la Costa Brava

13 julio | 2015 | Goodyear

Enclavada en la Bahía de Portlligat y situada en las cercanías del Cabo de Creus (Girona), Cadaqués posee una atmósfera mágica que la convierte en un pueblo costero único. Conocida como la perla de la Costa Brava, ha servido de refugio e inspiración a numerosos pintores y escritores vanguardistas atraídos por su especial singularidad y por la belleza de su paisaje geológico.

Y no es para menos, ya que a pesar de no tener un fácil acceso, miles de personas se acercan cada año a conocer este auténtico lugar de ensueño. Recuerdo lo especial que fue cuando lo visité por primera vez. Caminar por el casco antiguo, por sus calles blancas que parecían una inmensa mancha que separaba cielo y mar; el ambiente bohemio de sus galerías de arte, el verde de su vegetación, su recogida playa llena de barcos pesqueros atracados en la orilla… transmitía mucha tranquilidad.

Situada en la parte más oriental de la península, fue en otro tiempo puerto de paso de numerosas civilizaciones como griegos, romanos, sardos, etruscos o egipcios por su situación geográfica, y además albergó a temibles piratas y corsarios que la asaltaban constantemente como el famoso y despiadado Barbarroja.

Siglos después acogió a numerosos escritores como Paul Eluard o Federico García Lorca, a cineastas de la talla de Luis Buñuel y a pintores contemporáneos como Picasso, Duchamp, Ernst, Magritte, y al que se convertiría en símbolo de Cadaqués, Salvador Dalí. De hecho, aún hoy puede visitarse la que fue su residencia-taller, una casa que estuvo modificando 40 años y que es reflejo absoluto de su personalidad. Una vez entras y caminas por el patio, entre sus extravagantes muebles y objetos, sientes a Dalí impregnado en las paredes. Además la parte exterior es impresionante, posee una panorámica de la bahía que merece la pena ver si pasas por Cadaqués.

cadaques2

Y aunque Cadaqués destaca por su singularidad y autenticidad, también lo hace por su amplia oferta de actividades que abarcan desde dar un paseo por el casco antiguo de la ciudad y visitar la iglesia Sta. María de Cadaqués, situada en el punto más alto de la localidad; pasando por distintas rutas de senderismo con unas vistas maravillosas, por la amplia oferta de galerías de arte o la variedad de playas y calas cercanas. Además, hay fiestas populares que se repiten cada año, y el conocido Festival Internacional de Música de Cadaqués que se celebra la primera quincena de agosto y que este año cumple su 44 edición.

Llegado el momento de sentarse a la mesa, Cadaqués está salpicado de bares mirando al puerto y de restaurantes famosos por su excelente pescado y marisco, debido al terreno rocoso y a los temporales que azotan el mar que le dan ese sabor tan intenso. Los platos más típicos son la paella de marisco, el suc d’escòrpora (cabracho con salsa y patatas), las sardinas, las anchoas, la dorada, el mero, los erizos de mar y los mejillones de roca. Todo ello acompañado de buen vino (blanco, negro o rosado) y de dulces tradicionales como el roscón, la crema catalana, los burrilles o los crespells. En definitiva, comida sencilla y de calidad basada en la dieta mediterránea donde el aceite de oliva tiene un especial protagonismo, y que destaca por su sabor característico “salvaje” como el pescado de la zona.

No esperes más y programa una escapada a Cadaqués… ¡No te arrepentirás!

Good Year Kilometros que cuentan