Comer setas en Soria: una ruta diferente

14 septiembre | 2015 | Goodyear

TEXTO Y FOTOS: Alfonso López, Recetas de Rechupete

Si hablamos de setas, es seguro que Soria está en todas las conversaciones. Un territorio dotado de un clima y una geografía que constituyen un hábitat óptimo para las setas y hongos. Entre ellas podemos hablar de más de 700 especies catalogadas, de las cuales unas 50 son comestibles.

Principalmente en el otoño, en los meses de octubre y noviembre, Soria se convierte en la capital española de la Micología. Los pinares y encinares se extienden por toda la provincia, y en ellos se encuentran gran cantidad de setas muy apreciadas por los aficionados: los Migueles (Boletus), níscalos, rebozuelos, colmenillas, amanitas, setas de cardo, parasoles, etc.

La Micología es también importante para la economía y el turismo de Soria, donde alrededor de un 60% de la población rural está directamente relacionada con este sector. Hoteles, restaurantes y pueblos se llenan de visitantes durante el otoño, temporada de setas.

Las zonas más “clásicas” para desarrollar el turismo micológico suelen ser las Tierras Altas, Pinares Llanos, El Burgo de Osma y zonas de Almazán. Haremos una pequeña ruta de 3 días para disfrutar del campo, de la recolección de setas, y de paso visitar también lugares emblemáticos de esta bella provincia.

Es una obviedad, pero debemos repetirlo una vez más: sólo recogeremos las setas que conozcamos y que sean comestibles. Realizando una recolección sostenible, respetando el entorno y dentro de las normas establecidas.

En Soria encontraréis muchas zonas con regulación, donde es necesario obtener “permisos de recolección”. Con fines recreativos, este permiso para “foráneos” ronda los 5-15 euros /día y los 20-60 euros /temporada. Precios que varían en función de la zona y/o localidad. Se pueden consultar tarifas y obtener permisos vía internet en la web micocyl.es.

    41.505428-2.640641

    1ª etapa. Comenzamos nuestro periplo en Matamala de Almazán, una localidad próxima a Almazán, a 50 km de Soria capital. Aquí podemos visitar la Antigua fábrica resinera de La Concepción, el interesante Museo de la Resina, y el Centro de la Naturaleza del Río Izana. Y estamos de suerte, ya que este es un centro especializado en el mundo micológico, y durante el otoño desarrollan numerosas actividades, cursos y salidas al monte.

    Una de las rutas para hacer en familia es la Senda micológica de La Alberguería, de unos 5 km, que transcurre por pinares y es apta para recorrer a pie o también en bicicleta. Encontraremos los afamados níscalos, champiñones, llanegas, parasoles y hasta el Boletus pinícola, una auténtica joya de los bosques de pinos.

    En la zona podemos disfrutar de otras rutas como “Los Cuártagos”  en Matute de Almazán, y la de “Los Vallejuelos”  en Tardelcuende.

    Tras una estupenda jornada en el campo, que mejor alojamiento que una tranquila y relajante casa rural. Las más cercanas a estas rutas son “la Casa del Maestro”  en Tardelcuende, y también la “Casa de la Villa” en Fuentepinilla. Lugares donde se respira auténtica naturaleza.

    2ª Etapa. La Ruta continúa dirigiéndonos hasta El Burgo de Osma, a 48 km, por la carretera CL-116. Esta es una de las localidades más bellas de Soria,  donde destacamos su Catedral gótica, el imponente Castillo de Osma, la Universidad de Santa Catalina y en general todo el conjunto histórico medieval. Si la visitáis un sábado, os encontraréis con que es día de Mercado.

    Este año, durante el Puente de todos los Santos (31 octubre – 2 noviembre), se celebrará el certamen “MercaSetas”. Un evento que gira en torno a la micología y donde podremos encontrar mercados, exposiciones, charlas divulgativas, talleres para niños y degustación de tapas elaboradas con setas.

    En la oficina de turismo nos indicarán varias rutas micológicas en zonas próximas a El Burgo, llenas de pinares, y donde encontraremos gran variedad de especies: níscalos, cantarellus, boletus, senderuelas, setas de cardo, etc. Todo un espectáculo para los aficionados al campo y la recolección de setas.

    Para comer, muy recomendable el restaurante Virrey Palafox, con gran variedad de platos micológicos.

    Para dormir, os proponemos dos alternativas: la “Posada del Canónigo”, en el centro histórico, o los apartamentos turísticos “Argaela Rural”, especialistas en turismo micológico. Mariano os tratará como en casa y os indicará zonas estupendas para recolectar las mejores setas.

    3ª Etapa. De camino a la siguiente parada, Navaleno, haremos una parada “técnica” a unos pocos kilómetros de nuestro destino. El desvío merece la pena para disfrutar del hermoso Parque Natural del Cañón del Río Lobos, una visita obligada para todos los que visitamos Soria.

    Ya en Navaleno, estaremos en uno de los puntos “calientes” para el turismo micológico. Por una parte está el “Centro Micológico de Navaleno”, con exposición permanente de setas, rutas guiadas, talleres de cocina, guías micológicos, etc. En temporada, tienen un amplio programa de actividades, y que podéis conocer con detalle en su web.
    Por otra parte, a unos pocos kilómetros, en dirección Soria Capital, se encuentra un auténtico paraíso micológico: el Parque Micológico de Pinar Grande. Una inmensidad de bosques y naturaleza, con 12.500 Ha de extensión, y cómo suponéis, un hábitat perfecto para todo tipo de setas y hongos. Recordad que es necesario solicitar el permiso de recolector antes de llegar a estas zonas recolectoras.
    Durante 20 días, en los meses de octubre y noviembre, se celebran las Jornadas Micológicas de Navaleno, con muchas actividades para los aficionados. En el Puente de todos los Santos se sitúan los  días “grandes”, y el pueblo es un hervidero de gente procedente del turismo micológico.

    En la ruta natural del propio Navaleno y de los pueblos que lo rodean. Entre los opciones de que disponéis os proponemos las siguientes que han llamado nuestra atención: La Posada Cabaña Real de Carreteros, en Casarejos. Dentro de la Red de Posadas de Castilla y León, está constuida en lo que fue una casa de carreteros del sigo XVIII, perteneciente a la asociación «La Cabaña Real de Carreteros» fundada por los Reyes Católicos para ser transportistas oficiales del Reino. La casa ha sido reconstruida con los mismos materiales de épocas pasadas como el barro, la piedra y la madera, y se ha respetado la arquitectura original de la misma.

    Además durante los meses de Otoño ofrecen a sus clientes rutas micológicas, por sus pinares, dirigidas por guías titulados. Con una charla preparatoria para la identificación de especies y valoración de su interés gastronómico, una salida al campo acompañados de guía micológico titulado y una sesión de identificación de los ejemplares recolectados. Y en su restaurante durante la temporada de setas ofrecemos gran variedad de setas y platos elaborados con las mismas, destacando sobre todo el Boletus Edulis.

    Dónde alojarse:

    La Casona de Navaleno
    La Casona del Herrero
    Casa Rural el Sastre

    Para comer:

    Restaurante La Lobita. Restaurante de referencia en el sector, con platos dedicados durante todo el año, y Menús degustación micológicos. En temporada, realizan Jornadas dedicadas a la cocina con setas.
    En definitiva, una ruta de unos pocos días, perfecta para una escapada de Fin de semana, o por la semana si queréis evitar las aglomeraciones. Espero que os guste, y no olvidéis la cordura y la precaución en la recolección de setas.

    PROMO_Blog_CONCURSO_1280x500

    Cerrado concurso

     

    Good Year

    Si quieres saber más de motor, rutas en coche, viajes y planes, déjanos tu e-mail y te mantendremos informado de toda la actualidad

    ¡Prepárate para tu siguiente aventura con GoodYear!

    Good Year Kilometros que cuentan