La ruta por los molinos de viento de Don Quijote de la Mancha

Te presentamos la ruta Don Quijote, una experiencia donde podrás conocer los famosos molinos de viento y algunos monumentos a Cervantes

Seguro que recuerdas cuando leíste el pasaje sobre los gigantes molinos de viento en “El ingenioso hidalgo Don Quijote de la Mancha”. Todos hemos leído sobre las aventuras de Don Quijote y su fiel y querido escudero, Sancho Panza.

La Mancha se ha convertido desde entonces, y gracias a Miguel de Cervantes, en uno de los lugares de España más conocidos en todo el mundo, y por supuesto, también sus desaforados gigantes, los molinos de viento castellano-manchegos.

Hoy queremos rescatar este fragmento de Don Quijote para proponeros una extraordinaria ruta que puede hacerse en cualquier época del año, la Ruta de los Molinos de Viento. En ella encontraremos, además de la famosa estampa de los molinos de Cervantes, monumentos de interés histórico y artístico así como diferentes museos etnográficos que serán el completo ideal para esta ruta perfecta.

Empezamos nuestra ruta desde la Villa de Orgaz, situada en la provincia de Toledo. En ella, podremos encontrar la Iglesia de Santo Tomás, varias casas nobiliarias y un gran castillo medieval que merece la pena ver. Además, se conservan dos de las cuatro puertas originales de entrada a la villa, los Arcos de San José y de Belén.

A unos 6 km por la carretera CM-410, encontramos la Villa de Mora, famosa por su aceite. Una vez allí, os recomendamos visitar el Museo Molino Aceitero, ya que aún lo elaboran de manera tradicional, ¡y es algo que no se ve todos los días! Ten en cuenta que debes solicitar cita previa si quieres verlo, y que el horario de visitas es solo de 11 a 13h. En la zona, encontramos también el castillo medieval de Peñas Negras, uno de los más importantes de Castilla-La Mancha a nivel arquitectónico por ser una fortaleza roquera, que además posee una vista magnífica de un campo de olivos enclavados en las inmensas y cobrizas llanuras.

quijote

Continuamos nuestro camino hacia Tembleque y ya podemos avistar los primeros dos molinos de viento en su entrada. A otros 6 km de la villa se encuentra El Romeral, donde podremos visitar de forma gratuita otros cuatro molinos, y los museos Etnográfico y del Esparto.

Ya por último, tras 20 km, encontraremos las dos últimas paradas de nuestro viaje: Consuegra y Madrilejos, cuyo panorama sirvió a Cervantes de inspiración para escribir su afamada novela y donde podemos encontrar no treinta o cuarenta molinos de viento como indicaba el ingenioso hidalgo, pero sí unos 11 molinos en perfectas condiciones que nos sumergen en la auténtica época medieval.

Asimismo, en Madrilejos contemplamos el último molino, el del Tío Genaro, declarado Bien de Interés Cultural siendo uno de los más antiguos cuyo origen ronda los cuatrocientos años. También podremos disfrutar del Museo del Azafrán y del Convento de Santa Clara y la Plaza de Toros, que junto a la ermita del Cristo del Prado, constituyen los principales monumentos del lugar.

  • PAULA

    Interesantísimo!!