Ruta por Lanzarote: descubre los mejores paisajes de la isla desde tu coche

Explora con Goodyear y David Escribano de Viaja Blog una ruta por Lanzarote con la que podrás descubrir lo mejor de la isla mientras disfrutas del maravilloso paisaje desde tu coche

Si algún día se confirmara la teoría conspiradora que defiende que la NASA realizó un montaje para adjudicarse la conquista de la Luna, no me sorprendería que admitieran que las imágenes en las que aparecía Neil Armstrong dando saltitos sobre su superficie fueron grabadas en Lanzarote.

La isla volcánica de Lanzarote, declarada Reserva de la Biosfera por la UNESCO en 1993, se encuentra a tan sólo 125 km de la costa africana y, con sus 60 km de sur a norte y 25 km de este a oeste, es perfecta para recorrerla en coche mientras te invade la sensación de encontrarte en otro planeta donde la vida no se desarrolló tal y como la conocemos.

 

    Sus cerca de 150.000 habitantes se hayan concentrados, principalmente, en poblaciones costeras como Arrecife, Puerto del Carmen y Costa Teguise, y los pequeños pueblos blancos del interior de la isla, que aparecen como motas de luz y color en el manto volcánico de tonos grises, rojizos y marrones que cubre la isla.

    Aunque su superficie no sea tan grande, lo ideal es realizar una ruta de 5 ó 6 días por la isla, explorando sus bellos rincones sin prisa y absorbiendo cada partícula de la poderosa energía que emana de su tierra volcánica.

    Así lo hice yo en dos ocasiones y estos son los lugares que, a mi juicio, no puedes perderte en tu ruta en coche por Lanzarote.

    El arte de César Manrique en Jameos del Agua

    El gran artista local, César Manrique, fue un enamorado de su isla. En su creativa mente, Manrique veía Lanzarote como un ser vivo de gran pureza cuya belleza intentaría incrementar con obras totalmente integradas y respetuosas con la naturaleza que les rodeaban. De entre ellas destaca Jameos del Agua. Se encuentra a unos 40 km de Puerto del Carmen, en el norte de la isla y a los pies del volcán de La Corona.

    Al llegar al aparcamiento nos saludó una escultura representando a uno de los archiconocidos cangrejos ciegos que pueblan la laguna natural del jameo principal. Jameo es un vocablo aborigen que da nombre a la parte de un tubo volcánico en la que se ha desprendido el techo a causa de la acumulación de gases, creando una oquedad circular abierta a la luz.

    gastronomía lanzarote

    Tras cruzar la puerta de la entrada principal, descendimos unas escaleras talladas en la roca que conducían al Jameo Grande. Aquí se encuentra la laguna donde los cangrejos ciegos, minúsculos y albinos, aparecieron sin que nadie supiera cómo. Estos curiosos seres sólo se encuentran en este lugar y los abismos de profundas fosas abisales.

    Tras cruzar Jameo Chico llegas a una pequeña piscina que precede a la Casa de los Volcanes, que hace las funciones de centro didáctico.

    No os perdáis tampoco el auditorio que se encuentra en las cuevas de Jameos del Agua. Escuchar un concierto de música clásica en ese entorno es algo que jamás olvidarás.

    Naturaleza en estado puro en La Graciosa

    Continuando la ruta hacia el extremo norte de Lanzarote, llegamos al pueblo pesquero de Órzola. Aquí dejamos el coche y nos dirigimos al puerto desde el que parte el ferry que lleva a la isla de La Graciosa.

    Tras un corto viaje sobre las azules aguas del Atlántico, desembarcamos en el pueblo de Caleta de Sebo, uno de los dos núcleos poblados de La Graciosa. El lugar es minúsculo, con calles de suelo arenoso jalonadas de casas bajas, restaurantes, bares, tiendas, un pequeño puerto, algún hostal y un local de alquiler de bicicletas. Por unos 14 euros alquilamos dos para todo el día y nos lanzamos a explorar los caminos de La Graciosa, por los que sólo un puñado de viejos Land Rovers están autorizados a circular.

    la graciosa lanzarote

    La isla también es volcánica, poblada por pequeñas colinas que custodian senderos que mueren en calas de arena y roca donde puedes descansar y admirar la naturaleza que te rodea en casi absoluta soledad.

    La mejor playa de arena y dunas es la de Las Conchas, a unos 6 km de Caleta de Sebo. Aquí las aguas son bravas, con fuertes corrientes, y hay que tener mucho cuidado si decides bañarte.

    Aunque nosotros no lo hicimos, lo ideal es quedarse a dormir en la isla y darte una vuelta por la noche para contemplar el cielo estrellado acompañado de naturaleza en estado puro.

    Practicando el surf en Caleta de Famara

    Tras volver a tierra con el ferry pusimos rumbo suroeste para disfrutar del surf en la mejor playa de arena de Lanzarote, la de Famara.

    La población de Caleta de Famara solo veía pasar, por sus adormiladas calles de arena, a los pescadores con sus aparejos, hasta que llegaron unos surferos con las tablas sobre los techos de sus furgonetas.

    Su larga playa de 6 km, amparada por las Peñas del Chache, sirve ahora de lugar de prácticas para varias escuelas de surf que ofrecen cursos y estancias de una semana en pequeñas casas compartidas en el pueblo.

    Realicé uno de estos “Surf Camps” y lo pasé en grande, practicando toda la mañana con la tabla y aprovechando las tardes para descubrir los rincones de la isla.

    surf en lanzarote

    Volcanes y paisaje lunar en el Parque Nacional de Timanfaya

    Ocupando una gran parte del suroeste de Lanzarote, en los municipios de Yaiza y Tinajo, se encuentra el Parque Nacional de Timanfaya.

    Tiene una extensión de algo más de 50 km cuadrados y cuenta con unos 25 volcanes. Entre los más famosos destacan las Montañas del Fuego, la Montaña Rajada y la Caldera del Corazoncillo.

    Entramos a él en nuestro coche alquilado pero el recorrido turístico se debe hacer en un autobús con audio-guía incorporada. El trayecto completo lleva poco más de 30 minutos. Las montañas y colinas rojizas, ocres, grises y pardas se sucedían en un paisaje en el que los árboles no tenían cabida. En ese ambiente lunar, sin embargo, sobreviven algunos arbustos y animales, siendo también una importante reserva de aves.

    Una buena forma de acabar la visita es disfrutar de las carnes asadas al calor que desprenden las profundidades del Timanfaya. El restaurante El Diablo utiliza esta curiosa barbacoa natural para ofrecer un menú de corte canario.

    lago verde en lanzarote

    Colorido en el Lago Verde y pescado fresco en El Golfo

    Conduciendo hasta cerca del extremo sur de Lanzarote encontramos una extraña muestra de hidrovulcanismo.  El agua del mar ha ido erosionando la pared de un volcán costero hasta llegar a formar un lago en su mismo cráter.

    Aunque su nombre oficial es la Laguna del los Clicos, los isleños le llaman el Lago Verde por el color de sus aguas, conferido por el fitoplancton que habita en ellas.

    Hay un mirador situado sobre el lago desde el que se observa una bella estampa, producida por el contraste del verde sobre el negro de la arena de la playa, el ocre de las rocas y el azul del mar.

    Se puede descender hasta el lago por un sendero arenoso aunque está totalmente prohibido el baño en sus aguas. Contemplamos sus aguas desde el otro lado del cordón protector y paseamos tranquilamente por la oscura arena volcánica que las separa del mar.

    Tras subir de nuevo al mirador para contemplar un precioso atardecer, cogimos el coche para acercarnos al pequeño pueblo pesquero de El Golfo. No puedes marcharte de la isla sin probar el fantástico pescado fresco en cualquiera de sus restaurantes familiares.

    The following two tabs change content below.
    David Escribano de
    David Escribano es un redactor de viajes freelance que trabajó durante años en fondos de inversión antes de descubrir su verdadera vocación. Ha realizado viajes de larga duración por los cinco continentes, contándolo en Viajablog desde el 2007. Colaborador habitual en Skyscanner y Rumbo y ocasional en Ocholeguas, se declara como un enamorado de África y los viajes improvisados