Descubre la interesante ruta por los pueblos blancos de España

Descubre la bellísima ruta que recorre los pueblos blancos andaluces y disfruta de algunos de las mejores vistas de España.

Cádiz y Málaga, unidos por un itinerario que se ha convertido con el tiempo en un atractivo turístico, especialmente para los que no nos conformamos con cualquier cosa. Buscamos lugares que nos sorprendan, que nos aporten, que sean un conjunto de muchas cosas, en los que vivir experiencias únicas. Sitios que nos encanten. Y a nosotros, éste, nos fascinó.

Blanco por la cal que tiñe el exterior de las casas que se enlazan de pueblo a pueblo; verde por la vegetación que rodea la zona; marrón de la sierra que se une al anterior color… A ello hay que sumarle la arquitectura de las calles y la presencia de los productos artesanos como la piel y los dulces. ¿Acaso no daría tal estampa para un lienzo? 19 pueblos, que son casi una veintena de curiosos conjuntos blancos, sureños, ubicados a lo largo de 300 kilómetros que conforman una de las rutas más pintorescas de España, la ruta de los pueblos blancos.

    36.756004-5.811652

    Esta vez Cádiz y Málaga se presentan de espaldas al mar para fijar su vista en sus sierras y barrancos. Un recorrido que empieza en Arcos de la Frontera y termina en Ronda. Sí, al revés también nos sirve, el orden de los factores aquí no altera el producto.

    La ciudad más blanca de Cádiz se llama Arcos de la Frontera y en cuanto pongas el pie en ella, te fascinará la distribución de estrechas callejuelas en el casco antiguo. No te importará perderte entre ellas por un instante, pero no te preocupes porque la plaza del Cabildo te ayudará a reencontrarte. Además, en ella encontrarás los principales edificios del lugar, sin olvidarnos de las vistas que tendrás desde ella del castillo.

    Tras esta ciudad, aterrizamos en el epicentro de la ruta, en Grazalema, de reconocido encanto tanto por la espectacularidad de su entorno natural como por el mantenimiento de la arquitectura a pesar del paso del tiempo. Verde y blanco se funden en este paisaje dejando una panorámica para muchos, al igual que para nosotros, idílico.

    Zahara de la Sierra nos asombró por la belleza de su pantano, sus cuestas y las rejas que esconden tras ellas las ventanas de las viviendas, siempre tan blancas… Y nos vamos acercando a Málaga, así nos lo indica nuestro paso por Villaluenga del Rosario y Benaocaz, anteriores a nuestra entrada en Ronda, siempre sublime, como ya te contamos en este mismo blog.

    pueblos_blancos2

    Como dice un amigo, “el sur es mucho sur”, eso es cierto. Pero, te animamos a que compruebes que provincias como Cádiz y Málaga son mucho más que sus playas.